Mantuvo ese aura de reserva y misterio durante toda su vida. Sin embargo, hoy, cuando se cumple un año de la partida de David Bowie, algunos secretos acerca de su muerte están saliendo de las sombras.

El músico, que falleció a los 69 años, mantuvo en secreto el cáncer que padecía. Solo familiares y sus colaboradores cercanos sabían del mal que aquejaba al creador de Ziggy Stardust. Prefirió mantenerse enfocado en terminar la obra que dejaría antes de partir, el álbum 25 de su carrera, Blackstar.

Estos son los siete secretos que El Duque prefirió ocultar, según una nota de la BBC.

1. Quería sus cenizas en Bali

Tal como él lo deseaba, su cuerpo fue cremado. A la ceremonia asistieron su familia y amigos. Su entorno más cercano no ha revelado hasta ahora cuál fue el lugar donde pusieron sus cenizas.

Sin embargo, según su testamento, Bowie quería que sus restos sean esparcidos en Indonesia, bajo los rituales budistas de Bali.

2. Le preocupaba el recibimiento de Blackstar

Bowie sabía que Blackstar sería su trabajo final. Su deseo era llevar su música hacia una nueva dirección, pero le preocupaba el recibimiento de los fans hacia los nuevos sonidos.

Por eso, contrató a un grupo de músicos de jazz y empezó a trabajar con ellos. “Estaba nervioso de que no resulte un buen álbum”, expresó Jonathan Barnbrook, el diseñador de la portada.

3. El simbolismo de su última obra

La portada del álbum representa una estrella negra y solitaria sobre un fondo blanco. Algo simple, pero cargado de simbolismo, según quienes trabajaron con Bowie en el diseño.

La idea de mortandad está ahí y, por supuesto, la idea de un agujero negro que absorbe todo, el Big Bang, la estrella del universo”, reveló Barnbrook.