Cuentos para chicas en trance : “Raw”, la película maldita de los millennials

Raw” (“Grave”, en francés) no es otra película gore, ni otro estilizado filme francés, ni otra cinta indie protagonizada por alguna chica solitaria, vulnerable y a la deriva. Es todo eso revuelto y aliñado con la ferocidad y la precisión para los detalles de la directora Julia Ducournau.

Justine –como el personaje del Marqués de Sade, cuya virtud es derrotada por el vicio y la animalidad– es la hija perfecta y de perfil bajo de un matrimonio acomodado de veterinarios que practican el vegetarianismo más ortodoxo. La directora sabe captar los matices de belleza de su protagonista, Garance Marillier. En una misma toma, pasa de andrógina a muñeca de porcelana. Y viceversa. Los cambios de la adolescencia de Justine se potenciarán con su ingreso a la escuela de veterinarios, donde también estudia su hermana mayor, Alexia, la “idiota de la familia”, según sus propias palabras. Pero, más que la idiota, es el personaje dionisiaco, aquel que inocula el caos en el pequeño y perfectamente estructurado universo de Justine.

En la escuela de veterinaria sentirá la incertidumbre y el miedo de estar rodeada de adolescentes sádicos, quienes ejercen poder sobre los novatos con ritos de iniciación. La prueba de fuego para Justine será tragarse las vísceras de un animal. Al atravesar ese umbral emerge su lado oscuro, y la directora sabe capturar su belleza de súcubo, de niña enfermiza y de femme fatale.

“Raw” se inscribe en esa tradición de películas en la que el paso de niña a mujer despierta algo demoniaco, como en “Carrie”, “The Exorcist” y “The Witch”. Pero sus tratamientos recuerdan más a “It Follows” o a la serie inglesa “Black Mirror”. Pesadillas contemporáneas perfectamente creíbles, donde el cuerpo mutante o poseído suele ser protagonista.

Lo mejor de “Raw” es la comprensión del mundo de las chicas: el lazo fuerte y problemático entre hermanas, las ganas violentas de besar a alguien, la ropa incómoda de fiesta, la primera depilación y las largas horas de autoinspección en el espejo. Esperemos que se estrene pronto en la cartelera peruana.

Michael Keaton protagoniza “The Founder”: El hombre tras McDonald’s

“Birdman” resucitó en 2014 a Michael Keaton, ex actor fetiche de Tim Burton, con quien hizo “Batman” y “Beetlejuice”. Este año, lo veremos en “The Founder” y en “Spider-Man: Homecoming”. En la primera, encarna a Ray Kroc, un veterano vendedor de licuadoras que ve un potencial enorme en un restaurante de hamburguesas, papas fritas y malteadas en San Bernardino, California. Dirige John Lee Hancock, guionista y realizador de “The Blind Side”, filme que le dio a Sandra Bullock su primer Oscar. “Más que una biografía, la película resume lo que es este país: la tierra de las oportunidades, del trabajo duro, de la libre empresa y del capitalismo con todas las letras, las buenas y las malas”, dijo Keaton sobre “The Founder”.

Fecha de estreno: 13 de abril

“Wi:k”, atractivo estreno peruano: La importancia de no hacer nada

“Wi:k” trata sobre el aburrimiento y el desencanto de tres posadolescentes en un suburbio limeño. La ópera prima de Rodrigo Moreno del Valle se estrenó el año pasado en el Bafici (el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires), donde despertó interés en la crítica, y después se llevaría una mención especial del jurado en el Festival de Iquique. El teaser tráiler nos dice que está emparentada con “25 watts”, de los uruguayos Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, y “Nadar Solo”, del argentino Ezequiel Acuña, por los personajes abúlicos y las atmósferas de ciudad vacía y adormilada. Los hijos latinoamericanos bastardos de “Dazed and Confused”, de Richard Linklater. “Wi:k”, “El soñador” y “Microbús” nos hablan de un interés reciente por hacer películas más urbanas, indie y de espíritu juvenil en nuestro medio. Imperdible.

Fecha de estreno: 20 de abril

Por Ana Carolina Quiñonez