Es imposible no hacer un paralelo entre Martin Scorsese y su actor fetiche, Leonardo DiCaprio. Los trabajos más sobresalientes, retadores y emocionantes de ambos han sido menospreciados por el jurado de la Academia, que ha preferido premiarlos por trabajos correctos, pero menores en comparación con el resto de su obra. A Scorsese el Oscar le llegó con “The Departed”, una película que se ruboriza y encoge al lado de “Raging Bull” y “Goodfellas”. Si el mundo fuera un lugar justo, Leo hubiese recibido un Oscar de la mano del testarudo Scorsese –con “Gangs of New York” o “The Wolf of Wall Street”– y no de González Iñárritu, un hacedor de películas que abruman más por sus efectos, coreografías y grandes preocupaciones, que por sus personajes, climas o historias.

44915

Nos gusta pensar que lo de DiCaprio no fue un premio por “El renacido” (como se tradujo al español), sino un premio a la resistencia y, sobre todo, a la insolencia de crear cada vez mejores personajes cuando se le negaba, de manera sistemática, el mayor premio para un actor. La carrera de Leo por el Oscar arrancó hace veintitrés años con “What’s Eating Gilbert Grape?” y siguió hasta que Julianne Moore le entregó la estatuilla dorada. Leo la recibió con la cabeza bien puesta y una reflexión sobre el calentamiento global: “‘El renacido’ es una película sobre la relación del hombre con la naturaleza y el pasado año 2015 fue el más caluroso del que tenemos registro. El cambio climático es algo real, está sucediendo en estos momentos y es la amenaza más urgente a la que se enfrenta nuestra especie, y tenemos que trabajar juntos para hacerle frente”.

Un día después, Leo habló con indignación en sus redes sociales sobre el derrame de petróleo en la selva peruana: “Al menos dos devastadores derrames de petróleo han ocurrido en la Amazonía peruana en el último mes, fueron vertidos miles de barriles de petróleo en los ríos amazónicos. La compañía nacional de petróleo del Perú es la responsable, sin embargo, continúa operando, mientras que estos derrames siguen afectando a las comunidades indígenas y locales. Únete a mí y a Amazon Watch en nuestra petición a la empresa para limpiar el derrame y tomar medidas por lo ocurrido. Es hora de #MantenerloEnTierra para proteger a la Amazonía, a los pueblos indígenas y a nuestro clima global”. Lo de Leo no es ninguna moda, el actor ha hablado fuerte y claro sobre el tema en la ONU y en la COP21. Actor y ecologista dice en su Twitter. Nosotros le creemos.

Texto: Ana Carolina Quiñonez