Penélope Cruz y su marido, Javier Bardem, estuvieron juntos en el pasado Festival de Cine en Cannes, combinando glamour y trabajo como productores de sus dos próximas películas: Escobar, sobre el romance entre el barón colombiano de las drogas y la periodista Virginia Vallejo, y una cinta –aún sin título– dirigida por el iraní Asghar Farhadi. Después de conseguir el financiamiento para ambos filmes, la pareja se encuentra ahora organizando su calendario de rodaje tomando en cuenta, como siempre lo hace, no permanecer mucho tiempo separados de sus dos hijos, Leo, de 5 años, y Luna, de 2. Esta no será la primera vez que trabajen juntos. Ya lo hicieron en 1992 en Jamón, jamón, de Bigas Luna, donde se conocieron y mantuvieron un corto romance; y luego en Vicky, Cristina, Barcelona, donde después de dieciocho años reanudaron un romance que finalmente terminó en matrimonio en 2010, cuando la actriz ya estaba embarazada de su primer hijo.

“El día que vi “Átame”(Almodóvar, 1989) decidí ser actriz”, ha confesado la madrileña.

“El día que vi “Átame”(Almodóvar, 1989) decidí ser actriz”, ha confesado la madrileña.

Penélope estrenó recientemente dos películas en Estados Unidos. Zoolander 2, junto a Ben Stiller y Owen Wilson; y Ma Ma, un drama de Julio Medem que cuenta la historia de Magda, una madre divorciada y desempleada a la que le diagnostican un cáncer a la mama grado 3. Conversamos con la actriz después del estreno de Ma Ma. Llegó a nuestra cita tan elegante como siempre, en un traje de Carolina Herrera. Es una mujer simpática, directa, pero que rehuye hablar sobre su vida personal.

¿Fue muy difícil para ti afeitarte la cabeza para esta película?
No me afeité, habría sido muy complicado. Trabajé con un peluquero mágico que creó cinco pelucas diferentes para esconder mi cabello. Era importante que Magda, mi personaje, apareciera sin pelo y que se mostraran las cicatrices en su cuerpo.

¿No te importó verte poco atractiva en pantalla?
Este es el tipo de material dramático que me atrae y me siento muy agradecida cuando aparece. Debo dejar el ego en mi casa. Son personajes que te hablan y debes escucharlos, sin importar si te ves bien o mal.

¿Siempre te has sentido segura respecto a tu atractivo físico?
Es una pregunta difícil. No sé si alguna vez he pensado en mí misma como una mujer sexy o atractiva. Creo que poseo un físico que se puede transformar, y eso es muy bueno para mi trabajo. He hecho roles como el de Non ti Muovere, donde tenía que aparecer de cierta manera que prefiero no describir como fea, porque amé a esa mujer, pero sí había que verse mal, y no tuve problemas. Lo principal es ser honesta.

“Ma Ma” ha tenido reseñas mixtas, pero incluso los que fueron decepcionados por la película, reconocen la interpretación arrolladora de Penélope.

“Ma Ma” ha tenido reseñas mixtas, pero incluso los que fueron decepcionados por la película, reconocen la interpretación arrolladora de Penélope.

¿Estarías dispuesta a subir 20 kilos por un personaje, por ejemplo?
Nunca haría nada que arriesgara mi salud. No se trata de verme demasiado gorda o delgada, sino de evitar arriesgarme, especialmente ahora que soy madre. Quizá no te habría contestado igual hace quince años, cuando era más kamikaze. Pero ahora no creo que haya ninguna película por la que valga la pena arriesgar mi salud. Sin salud, no tienes nada.

LA FAMILIA

Ahora, casada y con hijos, me imagino que tu vida ha cambiado…
Todo cambia día a día. Viajo menos y trabajo menos. Tengo mucha suerte de tener una profesión que quizá es intensa por un par de semanas o meses, pero que luego me permite estar largos periodos sin trabajar. Cuando te conocí era una niñita de 20 años y solía filmar al menos cuatro películas por año. Llegó un momento en que sentí que no tenía vida, que conocía a todos mis personajes, pero no a mí misma. Eso me asustó mucho, aunque disfruté plenamente esa etapa. Sentía una enorme energía, y tenía interés en viajar y explorar. Pero las cosas cambian. Aún valoro mi trabajo y siento pasión por lo que hago, pero me gusta equilibrar las cosas. Ahora mi prioridad es mi familia. Mi vida ha cambiado para mejor, porque como mujer lo más maravilloso que te puede pasar es tener hijos. Cambia el modo en que ves el mundo, todo adquiere una perspectiva más profunda. Es una experiencia revolucionaria, muy bella.

Una vez nos confesaste que necesitabas dormir al menos ocho horas diarias. ¿Cómo lo haces con dos niños pequeños?
Ya no me importa. La maternidad me llena tanto que no me preocupa estar siempre agotada. Mis hijos me dan mucha alegría y disfruto cada momento que paso con ellos, aunque a veces duerma seis o incluso tres horas por noche. Ser madre me transformó, pues ahora tengo menos ego. Yo vivía siempre preocupada, a veces de cosas que no eran realmente importantes. Pero desde que tuve a mis hijos dedico mi tiempo solo a lo que importa, a lo fundamental. Tampoco me importa lo que la gente piense de mí. En este trabajo estás constantemente bajo la lupa pública, pero eso ya no tiene importancia. Aprecio mi trabajo, lo tomo muy en serio, y estoy agradecida por las oportunidades que he tenido, pero ya no siento la ansiedad que sentí en los comienzos de mi carrera.

Lleva dieciséis años sin comer carne. Cambió su dieta durante el rodaje de “All The Pretty Horses” de Billy Bob Thornton.

Lleva dieciséis años sin comer carne. Cambió su dieta durante el rodaje de “All The Pretty Horses” de Billy Bob Thornton.

Siendo considerada tan sexy y atractiva, ¿cómo enfrentas el paso de los años?
Soy actriz, y quiero evolucionar en mi profesión de acuerdo a mi edad. Hace quince años no hacía roles de madre; ahora sí. Tengo 42 años, luego tendré 50, y después, 60 o 70. Habrá nuevos desafíos, nuevo material, y eso no me asusta. Quiero vivir mi vida y cada una de sus etapas a fondo.

Siendo Javier y tú tan famosos, ¿cómo escapan del acoso de los paparazzi?
Creo que ayuda elegir lugares tranquilos y de bajo perfil. Hay sitios que sabes de antemano que te traerán problemas, por eso los evitamos. No decido mi vida en función de si me encontraré o no con fotógrafos, pero me ayuda elegir lugares no frecuentados por celebridades.

Por Yenny Nun

Encuentra la entrevista completa en COSAS 595