A veces, al viajar, es bueno organizarse: puede ser conveniente armar un itinerario con las actividades de cada día y ayuda separar de antemano los restaurantes en los que se almorzará o cenará. A veces eso es lo mejor. Y a veces no. Y Luciano Mazzetti lo sabe. El reconocido chef y presentador de Viaja y prueba recorrió la Ruta P9 y más de una vez se escapó del camino de este viaje diseñado por Huawei y PromPerú cuyo trayecto incluía seis destinos distintos en tres regiones diferentes. Un día podía ser el primero en separarse del grupo para irse a ver el paisaje, y en otra ocasión desaparecía del hotel para darse un paseo por los mercados y encontrar algo de comer. Lo bueno es que, en cada uno de sus comunes extravíos, llevaba consigo el Huawei P9, un smart phone con una cámara creada en colaboración con Leica que ayudó a Luciano a registrar todo. Nosotros, antes de que se marchara por ahí, lo interceptamos a orillas de la laguna Parón, en Huaraz, para que nos cuente qué fue lo que más le gustó del viaje y nos explique por qué a veces es tan importante salirse del rumbo.

¿Cuál ha sido el lugar que más te impresionó?
Me parece que la Cordillera Huayhuash es impresionante. Por todo su terreno agreste, montañoso, con nieve, con lagunas celestitas y un montón de agua. Me gusta mucho porque tiene vegetación. Hay otras partes de la sierra que también son bonitas, pero un poco más desérticas. En cambio acá sí hay árboles, gente, vida. Es una combinación perfecta.

En Puno hiciste un poco de turismo gastronómico off-road…
Sí, me abrí un poquito. Yo creo que una cosa básica cuando alguien visita un sitio es conocer los mercados o los huariques donde come la gente que vive ahí. Porque si te quedas sólo en un hotel comiendo mixtos calientes o pollito a la plancha no estás conociendo la mitad de la cultura que es la gastronomía.

Tradición en Lampa, Puno. Chicharron de alpaca, chuño negro, rocotito, mote. #OO #rutap9

A photo posted by @luciano_mazzetti on

¿Y en Puno qué comiste?
Comí un caldo de cabeza. Es un plato que se repite mucho en distintas partes de la sierra. Pero cada sitio tiene ahí su toquecito particular.

En el bosque de piedras de Hatun Machay, en Huaraz, te hicieron escalar. ¿Qué tal la experiencia?
Fue increíble. Yo ya había escalado antes, pero nunca a una altura como la que estábamos, que era por encima de los cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Entonces ahí sí sentí la pegada. Pero el sitio es hermoso. Brutalmente lindo.

Pero la experiencia en Hatun Machay no quedó ahí…
No quedó ahí. Probamos una pachamanca, también conocimos a Don Aguirre, un señor de la comunidad que nos explicó un poco sobre las pinturas rupestres. Y eso es muy bonito: conocer la cultura y saber qué más hay detrás de todo lo que podemos percibir a simple vista.

Pachamanca en Hatun Machay, Ancash #OO #rutap9

A photo posted by @luciano_mazzetti on

Te ha gustado, entonces, conocer estos destinos que no son los comunes en cualquier ruta…
Definitivamente. Creo que es muy importante salir del circuito turístico tradicional y buscar cosas nuevas. Las sorpresas que te puedes llevar son miles y son lindísimas.

¿Y cuál de estos destinos recomendarías?
Si les gusta la sierra y las montañas y los nevados, Huaraz no tiene pierde. Y además hay mil cosas para hacer en distintos niveles físicos. Si es que alguien quiere hacer algo súper exigente puede meterse un trekking de nueve días increíbles. Y si quiere algo mucho más tranquilo también puede estacionarse junto a una laguna hermosa y bajarse y disfrutar.

¿Y ha sido bueno tener como aliado en este viaje al Huawei P9?
Definitivamente. Las fotos que toma este teléfono son increíbles. Y le hecho de que una cámara tan buena esté incorporada a un celular te evita el tema de tener que estar con un equipo enorme.

*Todas las imágenes y videos de esta nota (a excepción del video final) han sido tomadas y/o grabados por el nuevo Huawei P9