Está en su momento cumbre. La FIFA estrenó ayer un premio, Best, para homenajear al mejor jugador del año. Y el ganador fue, por supuesto, Cristiano Ronaldo, el atacante portugués del Real Madrid.

El trofeo, que confirma lo hecho por el jugador colectiva e individualmente durante el 2016, se suma a la larga lista de galardones ya posee. “Fue el mejor año de mi carrera. (…) Los premios hablan por sí mismos”, expresó en su discurso.

Listas, contratos y millones

El 2016 también le sirvió a CR7 para renovar contrato con el Real Madrid. Este será vigente hasta el 2021, cuando haya cumplido 36 años. A pesar de que no se brindó cifras sobre cuánto ganará, se estima que se llevará aproximadamente unos US$ 56 millones cada año. Esto lo convirtió en el deportista mejor pagado del mundo y lo colocó en el cuarto puesto entre las celebridades con más ingresos, según dos listas de la revista Forbes.

Por si fuera poco, el delantero firmó un convenio de por vida con una compañía de ropa deportiva, cuyas cifras también se mantienen en reserva. Anualmente, el portugués recibe un aproximado de US$ 32 millones por ser imagen de marcas. Lo auspician firmas como Nike,Tag Heuer, Sacoor Brothers, entre otras.

Asimismo, el goleador merengue tiene su propia marca de perfume, zapatos deportivos, ropa interior, camisas para hombres y mantas para dormir.

Lujos sobre ruedas

Pero, ¿en qué gasta Ronaldo los millones que gana?

Una de las aficiones del mejor jugador del mundo es coleccionar autos. Su gusto por los carros de lujo lo lleva a elegir marcas como Bentley, Porsche, Audi, Ferrari, Maserati, Lamborghini, entre otros.

No es raro ver a la estrella compartir fotos de sus millonarias adquisiciones en Instagram, a la vez que les desea un buen día a sus más 86 millones de seguidores.

Bom dia ?

A photo posted by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

En los años que lleva jugando al fútbol, se le ha visto fotografiado en al menos 20 autos. Una de los motores que más llamó la atención fue el Bugatti Veyron, versión Grand Sport, que lució en una imagen donde también aparece su hijo. El auto está valorizado en casi US$ 2 millones.

My prince love the carr ahahhaha.

A photo posted by Cristiano Ronaldo (@cristiano) on

Y si se cansa de trasladarse por tierra, Cristiano Ronaldo también tiene un jet privado de US$ 21 millones. El lujoso modelo Gulfstream G200 tiene capacidad para ocho personas y dos en tripulación. Además, baño, sala, vestuario, conexión a Internet, entro otros lujos.

Mansiones

Para descansar, el astro madridista también goza de varias mansiones de lujo. En las afueras de Madrid, tiene una casa de US$ 11 millones. Hace un par de años, hizo un recorrido para mostrársela a sus fans por video. “¿Curiosos por ver mi casa en Madrid? ¡Echen un vistazo!”, dijo a través de sus redes.

Asimismo, también tiene una mansión en la céntrica avenida da Liberdade, en Lisboa. Su valor es de US$ 3 millones y se la obsequió a sí mismo cuando cumplió 30 años.

Y si se trata de ir de compras a New York, el popular CR7 tiene un apartamento de 233 metros en el corazón de Manhattan. La viviendo está valorizada en US$ 17 millones y está ubicada en una de las torres Trump con vista al Central Park.

La nueva novia

Que ganara el premio Best FIFA no sorprendió tanto. Después de todo lo hecho, lo tiene merecido. La noticia de ayer fue en realidad que Cristiano Ronaldo presentó a los medios a su nueva novia, la española  Georgina Rodríguez.

A pesar de que solo llevan unos cuantos meses saliendo, Ronaldo ha asombrado por la rapidez con que ha salido en público con Rodríguez y su hijo. Sobre todo porque el jugador es muy celoso de su vida privada. Con la modelo Irina Shayk, con quien tuvo una relación de cuatro años, se le vio muy pocas veces en público.

Pero con la joven española es diferente. Ella trabajaba hasta hace poco como vendedora en una tienda de lujo en Madrid y ha estudiado ballet. Ha sido captada con la estrella del club madrileño en restaurantes, en el palco del Bernabéu e incluso con la familia de Ronaldo. Georgina también ha trabajado como modelo y como camarera en una discoteca de moda de la capital española.

Por André Agurto