La actriz Emma Watson, protagonista del filme Beauty and the Beast, se ha convertido nuevamente en portavoz de una causa social. Y es que la artista brilla no solo en la pantalla grande, sino que usa su poder mediático para apoyar campañas humanitarias.

Esta vez, Watson ha creado una cuenta de Instagram (@the_press_tour) en la que luce atuendos con los que promueve la moda sostenible. Las prendas que Watson utiliza están hechas con materiales sostenibles y de marcas que respetan el medio ambiente en la fabricación de ropa. A pesar de que la cuenta tiene pocos días, ya suma más de 276 mil seguidores.

El primer vestido que modeló la actriz fue obra de Stella McCartney. También tiene fotos con diseños de Oscar de la Renta, Louis Vuitton y Buberry.

Bonjour Paris! Coat is from @stellamccartney, the world's first luxury brand that is committed to producing products that do not use leather, skins, feathers or fur. Instead, Stella has spent years developing ways of using materials such as regenerated cashmere, recycled fabrics, organic cotton and forest-friendly fabrics. Jumper is from @filippa_k, a Swedish brand committed to four Rs: reducing, repairing, reusing and recycling. Tee by @boodywear, a brand that produces basics made with certified organic bamboo, produced using computerised 3D knitting, so no fabric is wasted. Its factories are zero-waste and have a closed loop system to stop any water being wasted. Shoes are @goodguysdontwearleather. The brand doesn’t use any animal products in its collections. Fashion info verified by @ecoage #ecoloves

A post shared by The Press Tour (@the_press_tour) on

Otras causas

Pero, como antes mencionamos, Watson no es nueva en su quehacer humanitario. Hace un año, ofreció un conmovedor discurso sobre la igualdad de género en la ONU. Es embajadora de esa institución y ayuda en la lucha por la equidad de oportunidades para mujeres, niños y adolescentes.

Además, la actriz también se ha comprometido a promover la lectura. Se unió a la iniciativa Books of the Underground, conformado por un grupo de personas que dejaba libros ocultos en el metro de Londres. Watson aprovechó la oportunidad para esconder algunos libros de temática feminista.