No es novedad que Donald Trump aprovecha cada premiación de Hollywood para criticar a los actores y actrices. Pues bien, desde hace algunos años, el actual presidente de Estados Unidos le ha declarado la guerra a los Oscar. Producción, invitados, presentadores: a Trump no se le escapa nada ni nadie. 

Y es que para el actual presidente de Estados Unidos, Hollywood ejerce la misma atracción que la luz para las polillas. El magnate ha participado en innumerables películas, pero nunca ha sido nominado a nada. Como mucho, fue candidato a llevarse un premio Razzie, creado para las peores actuaciones en un filme.

A continuación, hacemos un recuento de las críticas e insultos de Trump contra los Oscar.

2012: Sacha Baron y Vanity Fair

El 2011 fue la última vez que Trump asistió a la ceremonia. Pero el 2012 no fue invitado y encontró en Twitter el medio ideal para lanzar sus ácidos comentarios. El objetivo del millonario, en ese entonces, fue la fiesta de la revista Vanity Fair. Dijo que era “absolutamente la peor. Era tan aburrida como la revista”.

Trump se tomó el trabajo de grabar un video en que, además, criticó al actor y humorista Sacha Baron por haber arrojado falsas cenizas al presentador Ryan Seacrest.

2013: Django, el glamour y Anne Hathaway

Este año, a pesar de que al empresario le gustó el presentador, Seth MacFarlane, no estuvo contento con el resto de ganadores.

Primero, acusó a Django Unchained de ser “la película más racista que he visto en toda mi vida”.

Luego, dijo que el escenario era vulgar y se preguntó: “¿Dónde está el glamour y la belleza?”

Pero no todo fue crítica. Trump también elogió a Anne Hathaway.

2014

El 2014, Donald Trump volvió nuevamente a criticar a la anfitriona de la gala. Esa fue vez, fue Ellen DeGeneres la encargada de presentar los premios. Y el millonario no tuvo piedad.

Tampoco el presidente de ese entonces, Barack Obama, se salvó de la burla. “¿Estuvo Obama encargado de los premios de este año? Me recuerdan al website del Obamacare”, tuiteó.

Esa noche, Trump tuiteó hasta el cansancio. Y, en medio de la gala, ya no sabía “cuanto más puedo aguantar tanta mierda. ¡Horrible!”.

Además, se propuso como presentador para el siguiente año.

2015: Obama y el nuevo presentador

Hace dos años, y cuatro meses antes de presentar su candidatura, Donald Trump volvió a arremeter contra Obama. “Los Oscar son una broma, casi tanto como nuestro presidente. ¡Tantas cosas mal!”, expresó.

Y, nuevamente, dijo que conocía quién podía ser el mejor presentador: él.

Trump to host #Oscars? #TrumpVlog

A post shared by Donald J. Trump (@realdonaldtrump) on

Asimismo, ya desde ese tiempo comenzó a despotricar contra los mexicanos. En ese año, Iñárrity y Lubezki ganaron por la cinta Birdman. Y Trump se pronunció: “Los Oscar fueron una gran noche para México y por qué no. Están separando EE. UU. más que cualquier otro país”.

Y, para terminar, les recomendó a los organizadores aprender de la ceremonia del Miss Universo (evento que le perteneció hasta el 2015).

Este domingo, la ceremonia de los Oscar prometen un muy probable contrataque del gremio de artistas.