Primero fue Angelina, quien hace algunas semanas confesó que el divorcio había sido realmente difícil para ambos, sobre todo para sus seis hijos, y que la intención tanto de ella como de su exesposo era preservar la unión de su familia por sobre todas las cosas. Luego llegó el turno de Brad, quien, en una larga entrevista con la revista “GQ”, afirmó haberse refugiado en el alcohol para lidiar con la tristeza del divorcio y la soledad, después de estar rodeado de su numerosa familia por tantos años.

Angelina Jolie y Brad Pitt

Angelina Jolie solicitó el divorcio a Brad Pitt en setiembre de 2016.

Su adicción al alcohol se rumoreaba en la prensa, pero no había sido confirmada. “Desde que terminé la universidad, no recuerdo un día en que no haya bebido, consumido marihuana o algo así”, afirmó el actor. “Estoy muy muy feliz de haber acabado con todo eso. La verdad es que paré con todo, excepto el alcohol, cuando comencé mi familia. Pero, incluso este último año, no estaba lidiando con lo que tenía que lidiar, estaba bebiendo demasiado. Se convirtió en un problema. Estoy muy feliz de que hayan pasado seis meses desde entonces, lo que es dulce y amargo a la vez. Pero tengo mis sentimientos ordenados nuevamente. Creo que eso es parte del desafío humano: o reniegas de tus sentimientos durante toda tu vida o los enfrentas y evolucionas”, confesó Brad, quien, después de tratar con dos psicólogos, encontró uno con el que se siente cómodo, al punto que dice estar encantado con la terapia.

EL DOLOR DESPUÉS DEL DIVORCIO

Si Angelina fue muy explícita en sus declaraciones acerca de lo difícil que fue el proceso del divorcio para todos los implicados, Brad no se quedó atrás. “Los dos (él y Angelina) estamos tratando de hacerlo lo mejor posible”, declaró. “Nadie sale vencedor en estos líos. Pasas un año enfocado en crear un testimonio que pruebe tu argumento, por qué tú estás en lo correcto y la otra parte, equivocada. Es una inversión en odio. Me negué a hacerlo, y afortunadamente en este caso, la otra persona estuvo de acuerdo. Es muy muy difícil para los niños de pronto ver a su familia destrozada”.

Angelina Jolie

Angelina ya anunció que formará parte
de “Maleficent 2”.

El bienestar que parece haber conseguido el protagonista de “Fight Club” ha servido para disparar los rumores acerca de sus supuestas relaciones con mujeres del show business. Dada la condición de símbolo sexual de Brad, las “candidatas” de la prensa fueron muchas, desde Sienna Miller hasta Jennifer Aniston, pasando por Marion Cotillard. Lo cierto es que nada de esto se ha confirmado –es más, Aniston y Cotillard llevan matrimonios públicamente felices–, pero sí parece que Brad empieza a ver la luz después de tiempos muy oscuros.

¿ANGELINA TIENE NUEVO NOVIO?

Es imposible responder con total certeza a esta pregunta, pero la prensa estadounidense da algunas pistas. Según el portal Hollywood Life, Angelina estaría saliendo con un empresario británico que tiene “fuertes vínculos y aspiraciones políticas”, y con quien se habría reunido en secreto varias veces en su casa de Malibú.

El mismo medio afirma que la actriz habría estado vinculada a este personaje antes de su divorcio, y que aprovecha cada momento en que Brad está con los niños para verlo. Se dice, además, que ella está dispuesta a presentar a su flamante novio a sus hijos, lo cual supondría un nuevo episodio en la vida de Angelina y de la familia que construyó junto a su exesposo.

UN NUEVO HOGAR

Precisamente para fortalecer a su familia y evitar que sus hijos padezcan la ausencia de su padre, Angelina ha comprado una mansión en Los Ángeles mucho más cerca de donde vive Brad. La casa, ubicada en el barrio de Los Feliz, costó alrededor de 25 millones de dólares y se encuentra a unos tres kilómetros de la residencia del actor. Antes, en cambio, mientras Angelina y sus hijos vivían en la casa de Malibú, los pequeños debían realizar un viaje bastante largo para ver a su padre.

Angelina Jolie

Angelina y Brad tienen en total seis hijos: Vivienne, Knox, Zahara, Maddox, Shiloh y Pax.

La nueva propiedad, que perteneció al legendario director de cine Cecil B. DeMille, cuenta con más de dos hectáreas y, entre otras comodidades, también incluye dos departamentos para los huéspedes, una piscina y un gimnasio.

Todo parece beneficiar a la expareja, que podrá pasar más tiempo con sus hijos y, sobre todo, mantener una relación cordial y armónica, siempre en busca de que los seis pequeños no se vean más afectados por el que ha sido un proceso doloroso y prolongado, y que, por fin, parece estar terminando de enderezarse.

Publicado originalmente en COSAS 618.