Emilio Rodriguez Larraín y Christine Schnyder.

Con montajes que recreaban emblemáticos paisajes de La Habana, y bajo el nombre de “¡Azúcar!”, los socios de Playa Blanca celebraron las bodas de plata del balneario. El ambiente cubano se hizo sentir gracias a la decoración y puesta en escena producida por Paloma Rodríguez Larraín y Carla Cánepa, también por las orquestas cubanas La Charanga Habanera y La Sonora Paéz, que pusieron a bailar a todos los asistentes. “Los invitados han estado realmente emocionados. Y esa era la idea: celebrar nuestro aniversario con una gran fiesta entre amigos”, cuenta Álvaro Carulla, presidente de Playa Blanca. En la celebración también participaron todas las ex reinas del balneario; por esta razón, en lugar de coronar a la reina de 2017, todas las condecoradas de los años pasados prepararon un baile especial con trajes típicos cubanos de distintos colores.