Magaly Medina y Alfredo Zambrano

“No había pensado en casarme otra vez hasta que me enamoré de Alfredo. Fue ahí que surgió la ilusión de la boda. Siempre pensamos que si decidíamos unirnos, íbamos a querer compartirlo con nuestros amigos y familiares.  Estuvimos juntos más de cuatro años. Luego, nos separamos por ocho meses. Alfredo intentó reconquistarme sin éxito hasta que, en junio del año pasado, acepté ir con él a Hawái y me propuso matrimonio en una cena romántica, a orillas del mar y a la luz de las velas. Fue un momento muy emotivo.  Empezamos a planear todo de inmediato, porque fijamos la boda para diciembre, antes de que acabara el año. Llamé a Carlos Andrés Luna para que me ayudara con la organización de la boda. Pero todo lo hicimos entre Alfredo y yo.
La semana previa al matrimonio estuvo llena de muchos nervios. El courier no entregó los partes a tiempo y eso generó problemas con amigos y familia. De igual modo, estábamos muy emocionados esperando nuestro día especial”, nos cuenta la novia.