El doctor de estética de celebridades dice que deberíamos bañarnos en leche como Cleopatra. La Dra. Barbara Sturm revela por qué.

En un almuerzo reciente en un evento en Manhattan, la Dra. Barbara Sturm, famosa doctora en estética, cuya lista de admiradores incluye a Kim Kardashian, Victoria Beckham y Rosie Huntington-Whiteley, admitió haber tomado baños de leche regularmente.

Tal vez Cleopatra, que se bañó en leche de burra, lo hizo bien todo el tiempo. Y ella no estaba sola; también se cree que Catherine Parr y la reina Isabel I utilizaron este procedimiento. “Los baños de leche están llenos de vitaminas y minerales nutritivos”, explica Sturm; “La vitamina E es un antioxidante que ayuda a apoyar la función celular y la salud de la piel, mientras que el zinc posee propiedades antiinflamatorias que son ideales para calmar y curar la piel.” Además, el ácido láctico en la leche es ligeramente exfoliante y deja la piel luminosa y flexible -perfecto para un baño previo a una fiesta-. “Lo mezclo con agua tibia, pero nunca caliente”, dice Sturm.

Barbara Sturm se ha convertido en una gurú de los tratamientos de belleza y en la experta más solicitada por las celebridades.

Propiedades curativas de la leche

Las propiedades curativas de la leche también son un remedio brillante para después del sol. “Aunque el ácido láctico es exfoliante, no dañará la piel dañada por el sol. Agregue miel, un antibacteriano natural, y aplíqueselo después de exponerse al sol, para desinfectar su piel y agregar un efecto extra hidratante y calmante”.

No solo los adultos están absorbiendo el beneficio de los baños de leche; Sturm también baña a su hija, Pepper, en leche. Ella explica que la piel del bebé es increíblemente frágil y tratarla de manera incorrecta puede desencadenar afecciones de la piel. La piel del bebé no tiene un manto ácido completamente formado y, por lo tanto, tiene un pH más alto que el de los adultos; también es más sensible al desequilibrio. Por ello, es importante tomar en cuenta que el agua del grifo es más alcalina que la piel de su bebé, y esto alterará su pH y la dejará seca, irritada y roja, lo que contribuirá a algunos trastornos de la piel como la dermatitis perioral “.

De esta forma, Sturm nos revela que un baño de leche podría ser un salvador para el cuidado de la piel de toda la familia. Así que es hora de sumergirse.