El arquitecto Javier Artadi propuso una caja contenedora abierta a la vegetación en este proyecto en la Encantada de Villa en Chorrillos. El diálogo entre el interior y el exterior se da a través de un juego de diversas alturas, con ventanas y mamparas de dimensiones ajustadas las columnas de la fachada permiten controlar esa relación establecida con el exterior.

Por Gonzalo Galarza Cerf / Fotos: Elsa A. Ramírez

Vegetación

El intercolumpio cumple una función estructural y control de la relación con el exterior para que no se fuguen demasiado los espacios.

El carácter apacible de la zona tiene que ver con la naturaleza presente en La Encantada de Villa: las palmeras en las calles, los pantanos y la fauna local en las proximidades y el mar cercano de Chorrillos. Reconociendo ese entorno, y a partir de su experiencia previa trabajando en el lugar, Javier Artadi trazó para este proyecto un volumen ortogonal compacto que conecta el interior con el exterior a través de un juego de diversas alturas. El terreno, rectangular y alargado, determinó que la arquitectura se concentrara hacia delante, dejando a la vegetación de fondo.

“El concepto es el de una caja contenedora abierta al área verde de la parte posterior del terreno. Otros volúmenes secundarios ubicados adelante completan el programa”, cuenta Artadi. Más allá de los requerimientos convencionales de una casa de estas características, el cliente solicitó un área para exhibir obras de arte, un taller de cerámica y un gimnasio.

Vegetación

El arquitecto define el estilo de esta casa como racionalismo conceptual.

Estos dos últimos ambientes se encuentran junto a la entrada de la casa, separados del volumen principal, donde se hallan el área social, la cocina y el dormitorio de visitas en el primer nivel. Las habitaciones y el family room están ubicados en el segundo nivel, donde el puente conector de la casa se transforma en el espacio de exhibición de las obras de arte que cubren sus paredes.

Lea también:  Hunter Douglas: el placer de disfrutar del aire libre

“Es un espacio lineal de doble altura, la espina dorsal de la casa y además una galería de arte. Los extremos de ese ambiente son dos grandes aberturas de ingreso de luz natural”, precisa Artadi  sobre esa imponente galería que se despliega por la casa, tutelada por una gran viga de concreto “El proyecto enfatiza la idea de la arquitectura como telón de fondo de la vida cotidiana y el arte”, subraya.

En busca de luz

Vegetación casas

Visuales amplias líneas verticales volúmenes limpios y una paleta austera es el lenguaje de esta casa en La Encantada.

En esa vida cotidiana que convive con el arte, la luz natural cumple un rol fundamental. El volumen central de la casa tiene tres maneras de relacionarse con ella: las habitaciones cuentan con ventanas y mamparas de dimensiones ajustadas, el corredor central de doble altura posee mamparas verticales en los extremos, y las áreas sociales están abiertas completamente al paisaje interior. La vegetación en primer plano se ha dispuesto en los muros perimetrales para convertirla en muros verdes.

En esa fachada posterior, o principal, como la llama en realidad Artadi, las columnas que sobresalen también son determinantes para la privacidad y marcar los espacios. “El intercolumnio cumple una función estructural, pero además controla la relación con el exterior, de manera que no se fuguen demasiado los espacios ahí”, explica.

Visuales amplias, líneas verticales, volúmenes limpios y una paleta austera es el lenguaje de esta casa de La Encantada, cuya automatización estuvo a cargo de Smart House. “El diseño se enmarca dentro de lo que yo llamo racionalismo conceptual”, apunta el arquitecto. Durante los tres meses que le tomó diseñar el proyecto, trabajó de forma muy cercana con la propietaria, que se encargó del diseño interior y la decoración de la vivienda. “El mayor desafío ha sido resolver de manera simple y ordenada un programa amplio y de cierta complejidad”, revela Artadi. Y hacerlo con una sólida y potente sencillez, como la naturaleza misma del lugar

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.