Tras celebrar una fastuosa boda durante cuatro días, en la ciudad azul de Joghpur, en la India, la actriz y el cantante disfrutan de sus primeras vacaciones como recién casados. La estrella de Bollywood ha dejado constancia del buen momento que pasan en sus redes sociales. 

Aunque Priyanka adelantó que retrasarían su luna de miel hasta mediados de diciembre debido a múltiples compromisos laborales, la pareja ha encontrado un espacio en su agenda para descansar un poco y pasar tiempo juntos. Después de todo, organizar un enlace nupcial de tales proporciones, definitivamente, no debe ser tarea sencilla. 

Así, la protagonista de Quantico ha publicado una fotografía en su cuenta de Instagram, acompañada del texto: “‘Felicidad matrimonial’ lo llaman”. En la imagen —que hasta el momento ha conseguido más de cuatro millones de corazones—, vemos a los flamantes esposos relajados, contemplando el paisaje tropical. Ella, orgullosa, muestra sus anillos en la mano izquierda, donde aún quedan rastros del tatuaje de henna que se hizo —como dicta la tradición— para su unión. 

View this post on Instagram

Marital bliss they say.. 😍❤️💋

A post shared by Priyanka Chopra Jonas (@priyankachopra) on

Además, la actriz ha compartido en Instagram Stories un corazón dibujado en la arena de la playa con sus iniciales: NJ y PCJ (sí, porque ahora Priyanka lleva su apellido de casada). 

Foto: @priyankachopra

Pero, ¿a qué parte del trópico han viajado?

Según ha reportado la prensa, Nick y su esposa habrían elegido como primer destino Omán. Incluso, ha trascendido que la pareja estaría registrada en el exclusivo resort Six Senses Zighy Bay, ubicado al norte de la península de Musandam, y famoso por ser un espacio de desintoxicación digital sostenible. Y es que no podía ser para menos. Si la boda fue de ensueño, la luna de miel debía colmar todas las expectativas. 

Aparentemente, el lugar fue escogido con suma delicadeza por la novia. Además de ser una opción remota, ofrece increíbles vistas paradisíacas. Entre las montañas escarpadas y aguas azul ópalo, se erige un complejo de lujo, donde la noche ronda los mil euros.

Cada huésped cuenta con una suite independiente con paredes de piedra, semejante a una vivienda tradicional del sultanato. En el interior, se observa una enorme piscina con divanes, una terraza con área de comedor,  jardín privado con arena y palmeras, ducha al aire libre y sofisticado majlis —salón con alfombras y almohadas para sentarse— exterior a la sombra.

Las habitaciones están equipadas con televisores pantalla plana, surtido minibar, cooler especial para vinos y una máquina de café espresso. Cabe precisar que toda la comida que se sirve es cultivada en este lugar de manera orgánica. Poseen una granja a las afueras y, en un esfuerzo por ser sostenibles, adquieren sus insumos de productores locales. Ese es el caso de los pescados y mariscos, que se obtienen frescos en el pueblo de Zighy. 

Al estar ubicadas frente al mar, las suites son el lugar perfecto para contemplar la salida del sol. Entre otras comodidades, el retiro pone a disposición de los visitantes una amplia biblioteca, y un spa con hamman (baños turcos), sauna y gimnasio. Además de canchas de tenis y la posibilidad de practicar deportes acuáticos y de aventura. 

Fotos: @sixsenseszighybay