En esta edición de Arte, te presentamos una muestra inspirada en la figura de Francisco Bolognesi, un panorama de la producción pictórica y escultórica de Lima, la serie fotográfica de Giancarlo Shibayama, y la última exposición del Museo de Arte Contemporáneo. 

Por Gloria Ziegler

Héroes a medida:

Jorge Eduardo Maita cree que es innegable. Si los relatos históricos se construyen y reelaboran seleccionando hechos, personajes, íconos y villanos según la necesidad de cada época, entonces los héroes patrios reflejan parte de la identidad nacional. Salve Patria Fides es una instalación multidisciplinaria enfocada en la figura de Francisco Bolognesi. Con ese eje, analiza las distintas imágenes del coronel y sus manipulaciones a lo largo del tiempo, e incorpora, además, nuevas intervenciones para indagar por qué recordamos a nuestros héroes como lo hacemos. Se presenta hasta el 27 de enero en la Galería Fórum.

Modelador de historias

Esta muestra repasa el legado de Miguel Baca Rossi a partir de dos grandes conjuntos de obras: las del artista moderno, con sus desnudos, trabajos que destacan el movimiento y un estilo expresivo figurativo; y, por otro, las del creador de un costumbrismo alternativo, pero también de obras monumentales. Miguel Baca Rossi. La materia cobra vida. Arte e historia modeladas. Retrospectiva (1917-2016) se presenta hasta el 11 de febrero en la Galería Juan Pardo Heeren.

Lenguaje contemporáneo

Dimensión variable V ofrece un panorama de la producción pictórica y escultórica más reciente a nivel local. La exposición incluye obras de mediano y gran formato de Gam Klutier, Toto Fernández Ampuero, Ricardo Wiesse, Iliana Scheggia y Jean Paul Zelada, y otros trece artistas, entre consagrados y de proyección intermedia. Las propuestas son diversas: desde obras con un planteo irreverente hasta dibujos delicados y piezas donde el color y la línea tienen el protagonismo. Se exhibe en La Galería, hasta el 28 de febrero.

Lea también:  Semana del Arte: la agenda social

Personal y colectivo

The Shibayamas reconstruye la historia de una familia migrante –la del fotógrafo Giancarlo Shibayama–. Pero deja en evidencia, también, algo que enfrentaron muchos otros: el choque de culturas y la construcción de la identidad en una tierra nueva. Está conformado por tres piezas: He Never Talked, que fusiona un diario personal con registros históricos de la migración japonesa y fotografías familiares; el libro de viajes He Traveled on an Island, y The Shibaymas, una compilación de documentos oficiales peruanos en los que aparece su apellido con errores ortográficos. Ganó el Premio FoLa al Mejor Fotolibro 2017.

La ventana indiscreta

Una instalación que permite husmear (y entender) a miles de familias latinas.

Todo empieza con un video: la fachada de un edificio de 560 departamentos dentro de la urbanización Simón Rodríguez, en Caracas. La imagen, con ese mosaico de ventanas y balcones estrechos, es imponente. Pero el primer impacto llega con el bullicio. El de una radio y conversaciones entrecortadas, el chillido de un animal, el ritmo de una salsa y el sonido de los cuerpos. Todo a la vez, como un concierto desopilante y sincronizado. Entonces, es el espectador quien decide dónde pondrá su atención. En qué departamento hará zoom in –con unas pantallas alternas– para ver y escuchar al detalle qué ocurre en cada espacio de esta torre de concreto.

No se trata, sin embargo, de un mero ejercicio de voyerismo. Esta instalación interactiva de la artista y cineasta venezolana Mariana Rondón propicia una reflexión sobre los conjuntos habitacionales, el espacio social y la vulnerabilidad del espacio íntimo. Y lo hace desde una experiencia sensorial que no deja lugar a la indiferencia. Superbloque –exhibida antes en Brasil, Puerto Rico, Francia y Venezuela– se presenta en el Museo de Arte Contemporáneo de Lima, hasta el 1 de abril.