En esta edición de “Arte”, te presentamos la última exposición del MAC, que critica a los modelos patriarcales de identidad de género y sexualidad; una mirada a la fotografía femenina en la Galería Icpna de San Miguel, y más. 

Por: Gloria Ziegler 

Una gran comunidad

Jorge Miyagui ha creado un universo pictórico donde las plantas, las montañas, los animales y las estrellas no son simples cosas, sino seres sensibles y –en palabras del artista peruano– con voluntad. Tinkuy Cósmico reúne sus obras más recientes, bajo la curaduría de Issela Ccoyllo. No faltan, allí, las historias de los apus, los ríos y las divinidades prehispánicas, rescatadas a través de relatos orales, con un planteamiento contemporáneo. Se presenta en la Galería Icpna de Miraflores, hasta el 11 de marzo.

La mirada femenina

Lo que importa, aquí, son las historias. La de una inmigrante portuguesa que empieza a asilarse en su casa, con tal de evitar los peligros de una ciudad como Caracas. O la de las mujeres de Pachangara, una comunidad peruana donde los hombres son minoría. Mujeres latinoamericanas y la fotografía es una exposición del colectivo Foto-Féminas, que explora estas y otras historias de la región, desde el retrato, el paisajismo y el trabajo documental. Se presenta en la Galería Icpna de San Miguel, hasta el 3 de marzo.

Proyecciones subjetivas

F-20: solitario como un esquizofrénico despliega una propuesta intrépida. Su autor, Lautaro Arrau, ideó esta serie de video y pinturas de colores vibrantes –pequeño y mediano formato–, a partir de sus experiencias personales (sufre de esquizofrenia); pero también de la observación meticulosa de distintos espacios de la ciudad. La curaduría, en su primera exposición individual, es de Jorge Villacorta. Se puede visitar hasta el 28 de febrero, en la Sala Siete Setenta del Centro Cultural Ricardo Palma.

Lea también:  Herencia familiar: entrevista con la artista peruana Silvana Pestana

Por la diversidad

La referencia a José María Arguedas y su novela más vehemente no es casual. Todas las sangres analiza la construcción de la identidad nacional, desde la diversidad. Para eso, integra pinturas, instalaciones, murales, impresiones digitales y esculturas de Harry Chávez, Lici Ramírez, Santiago y Rember Yahuarcani, entre otros veinte artistas y colectivos representativos de los nuevos escenarios urbanos. La muestra está curada por Jaime Higa y Rafael Llimós. Se exhibe hasta el 18 de marzo, en la Galería Juan Pardo Heeren.

Visibles e innegables

Una crítica a los modelos patriarcales de identidad de género y sexualidad.

Juan José Barboza-Gubo y Andrew Mroczek ponen en escena un tema impostergable: la discriminación y el clasismo por la identidad de género y la sexualidad en la sociedad peruana. ¿El punto de partida? Los modelos patriarcales más tradicionales. Canon está organizada en dos grupos de obra. Vírgenes de la Puerta propone, en primer lugar, una reinterpretación de cuadros coloniales como el de la Virgen de la leche o Santa Rosa de Lima y personajes del siglo XIX, como las tapadas limeñas. Pero sus protagonistas –claro está– son representantes de las distintas identidades de las comunidades LGTBQI.

La segunda parte del proyecto está compuesta por Los chicos, una serie de retratos de jóvenes activistas por los derechos de la comunidad gay, que desafían el machismo y las costumbres más tradicionales; y el videoperformance Anda, con un replica de los paseos procesionales. Sin embargo, esta vez, los cargadores llevan un anda sin imagen, en referencia al peso del estigma social. Se presenta en simultáneo en el MAC (primera sección, hasta el 1 de abril) y en el Centro Cultural de España (segunda sección, hasta el 23 de abril).