El próximo mes la cantante y productora presentará Giramos, una página web que facilitará que un músico salga de gira y difunda su arte. Conversamos con ella sobre su ambicioso proyecto, la escena cultural actual y el futuro de la industria musical peruana. 

“La cualidad principal de la música es que fluye, camina, nada la detiene. Así como la música tiene esa cualidad, los músicos deben tener esa oportunidad, afirma Pepita García Miró, quien en su vasta experiencia como intérprete y productora a cargo de Cernícalo, ha conocido en carne propia lo difícil que es ser artista en el Perú. 

La falta de articulación de la industria musical, la poca exposición mediática y el desinterés de parte del Estado hacia la promoción de espectáculos culturales han sido por mucho tiempo los mayores obstáculos en el camino. Por eso, apenas pudo, Pepita se aventuró a recorrer el país y nutrir así la plataforma Giramos, proyecto ganador del Concurso de Innovación Sectorial 2017 del programa Innóvate Perú, organizado por el Ministerio de la Producción

Giramos Reel (versión full)

#GIRAMOS: La plataforma digital que busca poner en vitrina a la industria musical en el Perú, al brindar herramientas para gestionar giras en Lima y ocho provincias del país 🎵 💪🏼[Creada por Cernícalo Producciones]Para ver el video en youtube ingresa a este link: https://youtu.be/MoLuoel-TGMMúsica: Colectivo Circo Band (la pueden encontrar en ▶️https://colectivocircoband1.bandcamp.com/releases)Innóvate Perú Ministerio de la Producción del Perú Ministerio de Cultura del Perú Copiloto THEMMA

Posted by Giramos on Thursday, November 23, 2017

El 21 de noviembre García Miró y su equipo lanzarán oficialmente la web en el Ministerio de Cultura

—¿Cómo nació Giramos?

—Desde Cernícalo siempre nos interesó enlazar a los diferentes actores que intervienen en la producción de espectáculos y lograr una industria musical sólida en el Perú. Cuando he visitado diferentes mercados musicales en el extranjero, me han preguntado: “Y aparte de Lima, ¿a dónde se puede ir?”. Respondía que existían otros lugares pero no tenía a la mano esa información.

En otra oportunidad, íbamos a viajar con mi grupo Encantos Andinos a Ayacucho. Separé el Teatro Municipal porque me dijeron que era muy bonito. Cuando empecé a pedir detalles del espacio, me di con la sorpresa de que no sabían nada. Ni siquiera la cantidad de butacas de las que disponían. Incluso, consideré alquilar equipos para que haya un sonido adecuado. Pero cuando volví  para confirmar la cantidad de butacas, descubrí que tenían un excelente equipo. Lo único que les faltaba era un técnico que supiera de sonido. Este es solo un ejemplo de las múltiples carencias que hay en el país. Por eso apostamos por una base de datos que permita a los músicos girar sin necesidad de viajar y gastar previamente.

—¿Qué información ofrecerá?

—Quien ingrese a la plataforma encontrará información de los 150 locales en Lima y provincias que hemos evaluado. Podrá conocer la capacidad de cada espacio, el equipamiento con el que cuentan, la acústica, permisos de Defensa Civil y los datos de contacto. Para los artistas peruanos, además, tenemos las fechas de cierre de los mercados musicales donde podrán promocionar sus productos. 

—¿Cuál es la situación actual de los locales destinados a espectáculos artísticos?

—Muy pocos están al 100% y cumplen los estándares de calidad. Pero existe el deseo de mejorar, sobre todo el tema de la acústica, que es un problema recurrente en espacios capitalinos. Con Giramos queremos alimentar ese interés y promover acciones que conduzcan a la profesionalización de la escena musical. Más adelante, por ejemplo, se anunciarán talleres y asesorías sobre producción musical, técnicas de acústica, organización de eventos, entre otros. 

—¿Qué otros actores enlazará la plataforma?

—Además de los locales para espectáculos, ponemos al alcance de artistas y productores una amplia lista de estudios de grabación, espacios de ensayo y proveedores de sonido. Ahora estamos trabajando con datos de prensa. Si tú quieres girar, necesitas contactarte con la prensa local. En esa misma línea, queremos incluir imprentas para la elaboración de afiches, que son básicos en la promoción de eventos.

La propuesta de Pepita y su equipo busca poner en vitrina el talento peruano y fortalecer la industria musical en el país.

—¿Cuál cree que es el principal problema que enfrenta la escena musical peruana?

Uno de los mayores problemas que tenemos es que no defendemos nuestra música. Si las grandes casas discográficas copan todos los espacios radiales, la música local no entra en sus paquetes musicales porque no es de su interés. El artista nacional entonces no tiene entrada y debe vender sus productos como mejor puede. Por más buena que sea tu música, si no ha sido absorbida por estas grandes empresas no tiene cabida en señal abierta. Lo positivo es que aún hay cierta libertad de expresión a través de redes sociales. De esa forma el artista da a conocer su música actualmente. 

—Festivales como Siete Mares también contribuyen a la difusión artística…

—Sí, un evento bien organizado puede convocar a mucha gente. Hay un gran interés sobre todo entre la juventud por la música en vivo y los medios digitales han contribuido a esta proliferación de espectáculos. Pero sería mejor que esas bandas que la gente escucha en festivales sonaran en la radio. Eso sería masivo y más rentable para los artistas. Pero es muy difícil atravesar el bloqueo en estos espacios. 

—Frente a esa situación, ¿qué se puede hacer?

—En un momento se planteó como normativa que cierto porcentaje de música peruana se transmita en radios. Así, la misma radio tendría la obligación de dar un espacio a la producción nacional. Lamentablemente, el proyecto fracasó. Las radios no lo aceptaron porque nuestra música no significaba altos puntos de sintonía. Claro, cómo va a ser eso, si lo que has hecho durante tu programación es colocar 20 veces el tema de un cantante extranjero. No hay punto de comparación, no se puede competir así. 

Lo que tenemos que hacer es reformular las políticas culturales para la difusión musical. Pero no desde el paternalismo, sino para dar igualdad de oportunidades a los artistas locales. Por último, podría entregarse un incentivo para que las radios pasen música peruana. Eso sí sería rentable para estas empresas. Hay muchas soluciones, estas son algunas que se me ocurren. Todo depende de la voluntad política de nuestras autoridades.

—A propósito de lo que menciona y de las recientes Elecciones Municipales, ¿qué opinión le merecen las políticas culturales que la comuna implementará desde el próximo año?

—De todos los candidatos a la alcaldía de Lima, el único que tenía súper claro el tema era Jorge Muñoz. Me parece perfecto que alguien entienda que promover la cultura no solo contribuye al bienestar ciudadano. Es algo de lo que todos se pueden beneficiar, porque requiere inversión pero también genera oportunidades de desarrollo y puestos de trabajo. Cuando hicimos el Festival Siete Mares, directa e indirectamente, contratamos a 500 personas para un solo día de evento.

—Pero el festival dejó de organizarse en 2015. ¿Influyó mucho el cambio de gestión municipal?

—Muchísimo. Con Susana Villarán tuvimos un subsidio que permitió a los estudiantes acceder al festival a un precio módico (3000 entradas). Aunque no se pudo replicar en la tercera edición, fue una iniciativa bien pensada de su gestión. Pero Castañeda ni siquiera quiso prestarnos el parque (Parque de la Exposición). Al final, cuando salió la noticia, se preocuparon. Sobre todo por el escándalo mediático que se armó. Quisieron arreglarlo pero ya era muy tarde. 

—Entonces, ¿el problema de fondo fue el desinterés de la alcaldía en temas de cultura?

—Creo dos cosas: que no les importó la cultura y que no tenían visión. Se considera que la música es solamente un pasatiempo, una actividad de ocio. Pero todos recurrimos a la música para algo, en distintos momentos de la vida. Nos falta una visión real y sensible que integre la música a otros aspectos más allá del esparcimiento. De igual forma con el teatro, la danza y demás artes. 

—A puertas del Bicentenario, ¿cómo vislumbra el futuro de la industria musical peruana? 

—Tenemos una diversidad musical, una calidad, y una noción de parte de los músicos y productores que están conduciendo a la profesionalización de esta industria. Podemos y debemos potenciar desde distintos ámbitos este desarrollo, a fin de posicionar a Lima como un importante destino cultural en América Latina. Imagínate empezar a promover así el turismo. Que Lima no sea solo una ciudad de paso a Cusco. Que la gente venga aquí a comer y disfrutar de la movida cultural nocturna, de una variada oferta de conciertos. Tal y como ocurre en otras partes del mundo. 

Me da la sensación de que cada vez más gente apunta a eso. Solo hay que generar conciencia en el resto. Eso también es parte de lo que estamos haciendo con Giramos, juntar las voces de todos los implicados para poder ser escuchados.