Daido Tokio Color es la primera exposición del fotógrafo japonés Daido Moriyama en Sudamérica. La muestra estará abierta al público a partir del 19 de octubre. 

Acaba de cumplir 80 años y es considerado “el último vagabundo de la fotografía”. Se cree que desde sus inicios, en 1961, Daido Moriyama ha revelado cerca de diez mil imágenes —algunas de ellas forman parte de sus más de 40 libros— poseído por un deseo que, como él mismo define, linda con lo “animal” y lo transforma en un “perro que se deja llevar por el olor de las ciudades”.

Moriyama empezó su carrera en la fotografía al mudarse a Tokio. Ahí experimentó una extraña atracción por la inhumanidad de las grandes urbes, la acelerada vida de sus habitantes y los profundos cambios que atravesaba su país tras la Segunda Guerra Mundial. La capital nipona se convertiría a partir de entonces en la protagonista de su obra.

De la serie Japan Photo Theater.

Retrato de la decadencia urbana 

Inspirado en la irreverencia de William Klein, el artista japonés irrumpió con fuerza en la escena fotográfica japonesa. Su peculiar gusto por la “no técnica” —que lo hacía renunciar a la composición y las normas establecidas— rompió los convencionalismos de la época. Moriyama solo confiaba en la naturalidad y el desorden de las calles. 

Prueba de ello es su primer libro publicado en 1968. En él se sumerge en los estratos más bajos del Tokio industrial y se mezcla con prostitutas y mafiosos. El lado más oscuro del creciente desorden de la capital asiática. 

Durante la década del 60, Moriyama formó parte de un selecto grupo de fotógrafos de izquierda que criticaban la occidentalización de su país. Aún en estado de posguerra, el artista hizo numerosas capturas de filas interminables de productos de origen norteamericano en los supermercados japoneses. Fueron momentos de gran contestación social que se vieron reflejadas en su fotografía: llenas de ruido y desenfoques. 

Stray Dog (1971) es la fotografía más famosa de Moriyama.

Pero a partir de los 80, su estilo se suaviza y experimenta con las formas más nítidas. Aunque su obra más conocida sea monócroma y con alto contraste, Moriyama también ha probado la fotografía a color. En la década pasada, incluso, captaba tomas a color y las convertía en blanco y negro.

Al respecto, el artista describe la diferencia así: “El blanco y negro representa mis mundos interiores, mis emociones y sentimientos más profundos que me invaden cada día caminando por las calles. El color describe lo que me encuentro, sin ningún tipo de filtro”.

Daido Tokio Color en Lima

Esa fijación con la deriva urbana perdura hasta nuestro días. En los últimos años, Daido Moriyama ha tomado miles de fotografías digitales a color. Ellas aluden a la cultura pop, el exceso y la basura que inunda los callejones de Tokio. La vitalidad y vulgaridad del entorno citadina en todo su esplendor. 

Uno de los trabajos más recientes de Daido Moriyama. Pertenece a la serie Pretty Woman.

Estas obras se exhiben en exclusivos recintos como el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Centro Pompidou de París, el Museo de Bellas Artes de Boston y, dentro de algunos días, en el Museo MATE. 

A partir del 19 de octubre, y por primera vez en Sudamérica, se exhibirá al público una selección de imágenes a color realizadas por el artista entre 2011 y 2017. La muestra que ha recorrido el mundo bajo el título Daido Tokio Color constituye la quinta edición de la serie anual del museo Maestros de la Fotografía

Por otro lado, MATE ha editado un fotolibro sobre la muestra y durante el primer mes de la exposición se presentará Color, una proyección de 128 fotografías de 35 mm tomadas en los años setenta. 

[ngg src=”galleries” ids=”1592″ sortorder=”34452,34450,34449,34451,34448″ display=”basic_slideshow” gallery_width=”1000″ show_thumbnail_link=”0″]

© Daido Moriyama Photo Foundation / Courtesy of Taka Ishii Gallery

 

El dato:

TEMPORADA
Del 19 de octubre de 2018 al 3 de marzo de 2019 | 10 a.m. – 7 p.m.
Museo MATE – Av. Pedro de Osma 409, Barranco.
Ingreso libre