Como cada año desde 1994, octubre volverá a ser sinónimo de altruismo gracias a El Rastrillo, evento benéfico que combina lo mejor del arte, el diseño y la gastronomía en un solo lugar, y que para esta edición promete grandes novedades: desde la presencia del famoso diseñador Naeem Khan, hasta la inclusión de arte amazónico. Todo por una buena causa: mejorar la calidad de vida de cientos de niños y jóvenes peruanos en situación de abandono.

Hace veinticinco años, Cristina Matossian fundó la Asociación de Hogares Nuevo Futuro Perú, institución privada sin fines de lucro que forma parte del grupo Fundades, y cuya misión consiste en proveer una infancia digna a niños y adolescentes declarados judicialmente en abandono, que estén a la espera de ser adoptados o en proceso de reinsertarse a su familia. En la actualidad, dicha asociación cuenta con cinco centros de atención residencial (CAR), ubicados en los distritos de Comas, La Molina y Villa El Salvador, donde a la fecha se ha brindado acogida a setecientos cuatro menores. Además, desde 2008, se encarga de ejecutar el Programa de Prevención del Abandono Infantil en instituciones educativas de Lima Sur, un proyecto que hasta el momento ha tenido impacto en más de dos mil adolescentes.

Es por eso que, con la finalidad de solventar los gastos de atención a los menores, Cristina y su equipo de voluntarios realizan anualmente El Rastrillo, la feria que este año abre sus puertas del 16 al 20 de octubre en la Torre Real 12 del Centro Empresarial de San Isidro (cruce de la Av. Víctor Andrés Belaunde y la Calle Choquehuanca). Durante cinco días, Meche Correa, Sitka Semsch, Ana María Guiulfo, Edward Venero, Andrea Llosa, entre otros renombrados diseñadores, exhibirán sus más recientes creaciones en un espacio dedicado exclusivamente a la moda y el arte. En el marco de este evento, además, se celebrará el esperado desfile inaugural de moda que año a año organiza Mariana Correa de Hochschild, y que en esta oportunidad tendrá entre sus protagonistas a Ani Álvarez Calderón, Karen Mitre, Isidra y el Peruvian Fashion Council –Alessandra Petersen, Juan Arias y Susan Wagner–, y como invitado especial, el famoso diseñador Naeem Khan.

Lea también:  Lonche de agradecimiento organizado por Mariana Correa

Como en cada edición, nuestra gastronomía tendrá un lugar privilegiado y estará representada por restaurantes como La Huaca, Panchita y La Bonbonniere. Tampoco faltarán la tradicional tómbola, el cuarto de las ofertas, los juegos de té y la zona de niños.

La feria se renueva

Aunque la moda no es un asunto propiamente de artistas, se requiere mucha sensibilidad para poder dar forma a las prendas. Bajo esta reflexión, desde este año, El Rastrillo dinamiza su sección dedicada al arte, diseño y decoración, y crea un espacio interactivo donde la moda conversará con diferentes disciplinas de las artes plásticas.

El recorrido comienza en el primer nivel, donde se ha previsto que cada uno de los treinta diseñadores que participarán en esta edición de la feria cuente con un espacio amplio en el cual pueda recrear el universo de su marca. Esto con el objetivo de brindar a los concurrentes una experiencia de compra cautivadora. “Los stands se están construyendo bajo el concepto de una boutique. La idea es que, al ingresar a la feria y transitar por esta zona, la gente sienta que visita un centro comercial”, explica Jercy Gutiérrez, diseñador peruano y uno de los responsables de esta sección de El Rastrillo.

Por tercer año consecutivo, y con el apoyo del Instituto Cultural Peruano Norteamericano (Icpna), también se implementará el pabellón Comparte, donde se exhibirá el trabajo de consagrados artistas contemporáneos, entre los que sobresale el pintor expresionista Carlos Enrique Polanco. “Luego de ver la gran acogida que ha tenido El Rastrillo en los últimos años, se pensó que la feria debía ampliarse a distintas áreas, a fin de atraer a nuevos públicos y funcionar como vitrina para jóvenes talentos”, sostiene Consuelo Salinas de Pareja, esposa del exembajador del Perú en Estados Unidos, Carlos Pareja, y organizadora del área de Arte, Diseño y Decoración. De esta manera, Comparte pondrá al alcance de los concurrentes el trabajo de artistas emergentes que están ganando terreno en disciplinas como la pintura, escultura, el grabado y la fotografía. Tampoco se puede  dejar de mencionar en esta sección a Patica Jenkins y Melissa Larrañaga, quienes desde un inicio han colaborado con esta noble causa, donando sus obras de arte.

Otro de los espacios más atractivos y tradicionales de la feria lo ocupa la Asociación de Cónyuges de Diplomáticos Acreditados en el Perú, un grupo de damas comprometidas con la obra que realiza Fundades, y que desde hace veinticinco años se encarga de promocionar los productos típicos de su país de origen.

Como ya es costumbre, la feria será matizada cada día con espectáculos de música en vivo, danzas, intervenciones artísticas, desfiles de moda y activaciones en la terraza. Desde España, llegará la destacada modelo y presentadora de televisión Nieves Álvarez, imagen de firmas como Saint Laurent, Dior, Hermès y Armani. Ella compartirá su visión de la moda con los diseñadores peruanos y, tras su visita, cumplirá un rol crucial como embajadora de El Rastrillo en el mundo. Por otro lado, para esta edición se ha incluido la participación de influencers, entre los que cabe mencionar a las blogueras de moda y estilo Talía Echecopar, Jeani Jaramillo y Carolina Braedt.

Lea también:  La moda de El Rastrillo

Mirada al interior

Pero la gran novedad de esta edición proviene de la espesura de la selva. El Rastrillo inaugurará una sección dedicada al arte amazónico realizado íntegramente por mujeres. Bajo la curaduría de la artista Diana Riesco-Lind, las piezas de arte de variados formatos irrumpen en la feria como un llamado de la naturaleza. “Ante los ojos de mujer – Amazonía” es el título de la muestra que pondrá al alcance del público una selección de obras procedentes de la Bienal Internacional de Arte Amazónico, evento que se realizará a partir del 10 de octubre en Pucallpa. “Más que una vinculación a la Bienal, queremos celebrar el desarrollo de una actividad de esta envergadura”, señala Salinas de Pareja, y agrega: “Se trata de una mirada hacia el arte que se está trabajando no solo en Lima, sino también en distintas partes del Perú. Ya sea creación de artistas originarias o no de esa región, todas ellas son piezas contemporáneas e inspiradas en la Amazonía. Creemos que es una iniciativa bastante atractiva para el público de El Rastrillo”.

Para este año, la feria espera la visita de más de diez mil personas. Todo lo recaudado a través de las ventas directas de productos y los donativos servirá para cubrir el 50% de los gastos fijos de la institución. De sobrepasar la suma de dinero establecido para esta edición, Cristina Matossian asegura que Fundades podría ampliar el Programa de Prevención del Abandono Infantil, que  no solo involucra a adolescentes, sino también a tutores de colegios y padres de familia en etapa escolar. La cita está fijada en el calendario. Los niños del Perú nos necesitan.