Aunque no surgió ninguna tendencia revolucionaria, el 2019 fue un año musical atiborrado de momentos y lanzamientos sumamente gratificantes, tanto en el Perú como el resto del mundo.

Por Raúl Cachay A.

El 2019 fue un año plagado de crisis y ansiedades, y ese estado colectivo de desconcierto e incertidumbre -ya sea por el destino del planeta, el país o, sencillamente, por estar en condiciones económicas de llegar a fin de mes- también se vio reflejado en la música que consumimos. O mejor, muchos de los músicos que nos sorprendieron, maravillaron o conmovieron durante el año que se termina parecieron sintonizar a la perfección con nuestros miedos y paranoias. Y con la necesidad del bendito escapismo, tan esencial en tiempos de convulsión como los que no está tocando vivir.

En tal sentido, “Old Town Road”, de Lil Nas X, uno de los sencillos más populares y masivos del 2019, es también el perfecto emblema de una era, como la nuestra, que si bien en ciertos niveles parece condenarnos irremediablemente a la angustia y el pesimismo, también es cada vez más inclusiva, democrática y abierta en otros: se trata de una canción de claro ascendiente country que es interpretada por un artista afroamericano abiertamente gay. La conjunción de esos tres elementos hubiera sido inaudita años atrás.

La gran revelación en el mainstream musical del último año fue, sin duda, la californiana Billie Eilish, quien con apenas 17 años lanzó un disco que la proyectó como toda una visionaria del pop contemporáneo, algo que puede sonar precipitado e hiperbólico, pero no tanto si recordamos que la neozelandesa Lorde lanzó su álbum debut a los 16 años.

El escapismo también es un sello de fábrica del llamado género ‘urbano’, por lo que figuras como Bad Bunny, J Balvin, Ozuna e incluso la española Rosalía prolongaron este año sus respectivos reinados en las pistas de baile globales. Los dos primeros, incluso, lanzaron un disco en conjunto, como intentando dejar por sentado quiénes son realmente los que controlan actualmente el espectro musical latino.

Los singles son ahora la piedra de toque de la industria musical gracias a plataformas como Spotify o Deezer, pero felizmente los nuevos rumbos y las tendencias todavía siguen siendo marcados por el álbum, un formato que se resiste a desaparecer y que, sostenido por el renovado auge del vinilo, nos regaló demasiadas razones para ser felices durante el 2019, aunque ‘felices’ es un término que resulta bastante paradójico si reparamos en que algunos de los mejores discos del último año fueron inequívocamente tristes, melancólicos o densos, como el crepuscular “Ghosteen”, de Nick Cave & The Bad Seed; el abigarrado y apoteósico “MAGDALENE”, de FKA twigs; los vaporosos y entrañables “U.F.O.F.” y “Two Hands”, de los neoyorquinos Big Thief, la gran banda de este 2019; y el disco homónimo de Purple Mountains, el último proyecto del inolvidable David Berman (Silver Jews), quien se suicidó en el mes de agosto.

“Norman Fucking Rockwell!”, de Lana del Rey, fue uno de los discos del año 2019.

La gran parábola de redención que viene experimentando desde hace años Lana del Rey alcanzó algo cercano al clímax con “Norman Fucking Rockwell!”, que encabeza merecidamente nuestro inventario de los mejores discos del año y que demuestra, una vez más, que “Video Games” nunca fue un bluff: contra todo y contra todos, Del Rey se ha consagrado así como una de las artistas capitales de la última década. Un poco más atrás, Solange volvió a distanciarse de la carga que puede representar el apellido ‘Knowles’ para rubricar un álbum irresistible que suena, a un tiempo, respetuoso de la tradición y minuciosamente futurista (“When I Get Home”) y, en la misma línea, el británico Michael Kiwanuka y la estadounidense Jamila Woods conjugaron los estímulos del pasado, el presente y el futuro de la música negra contemporánea en los extraordinarios “Kiwanuka” y “LEGACY! LEGACY!”. Para terminar con los talentos femeninos que dejaron huella durante el 2019, es imposible dejar de mencionar a la siempre estupenda Angel Olsen, quien sumó una nueva joya a su sólida discografía con “All Mirrors”; y a Brittany Howard, cantante de Alabama Shakes, quien debutó como solista con el notable “Jaime”, un escaparate perfecto para el lucimiento de sus proteicas habilidades como vocalista, guitarrista y compositora.

Lea también:  Prepárate para una nueva versión de Catalina la Grande con Elle Fanning

Luces entre sombras

En términos musicales, entonces, no fue un mal año, pese a que todas las señales indicaran lo contrario. Poque el 2019 también estuvo sembrado de tristeza por las despedidas definitivas de muchos iconos inolvidables de la música popular, como los jefes supremos de la balada romántica hispanoamericana, José José y Camilo Sesto, o los eternamente incorfomes Scott Walker, Roky Erickson, Ginger Baker y Celso Piña, amén de los venerables Joao Gilberto, Ric Ocasek, Dick Dale, Dr. John y Hal Blaine. Otras partidas que seguimos lamentando: Mark Hollis (Talk Talk), Keith Flint (The Prodigy), el compositor y arreglista André Previn, Daniel Johnston, Philippe Zdar (Cassius), Doris Day y, en el medio local, el maestro Enrique Iturriaga; Carlos Ramírez, director del grupo Centeno y Willie Thorne, ex integrante de Traffic Sound, entre otros.

Portada de ‘Ghosteen’, de Nick Cave & The Bad Seeds.

Para la escena local, el 2019 fue un año diverso y refrescante, en el que quizás no hubo ninguna aparición o lanzamiento que haya congregado unanimidades, pero sí algunos hitos incuestionables, como el memorable debut de Irreversible, dúo formado por Manuel Krause e Ignacio Briceño (de la imprescindible banda Cocaína) y apoyado por una pequeña pero notable constelación de músicos invitados (Cristina Valentina, Jorge Velasquez y Santiago Pillado-Matheu, entre ellos); la consolidación absoluta de dos de nuestras bandas independientes más sólidas e influyentes, como Tourista y Juan Gris, que justificaron su creciente arrastre con un par de lanzamientos absolutamente irreprochables, cuando no sencillamente geniales, como “Fantasmas” y “Tristes Hits”; el carnaval de hip hop, cumbia e insolencia de Mi Puga Mi Pishgo en “Kloaka”, su primer lanzamiento en largo; los nuevos horizontes de Danitse, una de nuestras cantautoras más singulares y talentosas; el punk rock inteligente y rabioso de Perra Vida; el rock de orfebrería de Parahelio; los retornos triunfales de Atómica, Diazepunk y Pelo Madueño, en fin… Lo que estamos tratando de decir es que, pese a todo, el 2019 fue un año francamente auspicioso para nuestra escena. Sigamos creciendo.

Lea también:  Rarezas y curiosidades que nos dejó el Oscar 2020

LOS 25 MEJORES DISCOS INTERNACIONALES DEL 2019

1.    “Norman Fucking Rockwell!”, de Lana del Rey

2.    “Ghosteen”, de Nick Cave & The Bad Seeds

3.    “MAGDALENE”, de FKA twigs

4.    “When I Get Home”, de Solange

5.    “U.F.O.F.” y “Two Hands”, de Big Thief

6.    “When We All Fall Asleep, Where Do We Go?”, de Billie Eilish

7.    “Kiwanuka”, de Michael Kiwanuka

8.    “All Mirrors”, de Angel Olsen

9.    “LEGACY! LEGACY!”, de Jamila Woods

10.     “Purple Mountains”, de Purple Mountains

11.      “Jaime”, de Brittany Howard

12.     “Father of the Bride”, de Vampire Weekend

13.     “Trust In The Lifeforce Of The Deep Mystery”, de The Comet Is Coming

14.     “I Am Easy to Find”, de The National

15.     “Western Stars”, de Bruce Springsteen

16.     “Amadjar”, de Tinariwen

17.     “Remind Me Tomorrow”, de Sharon Van Etten

18.     “Titanic Rising”, de Weyes Blood

19.      “Nothing Great About Britain”, de slowthai

20.       “i, i”, de Bon Iver 

21.        “No Geography”, de The Chemical Brothers

22.       “Designer”, de Aldous Harding

23.       “Eton Alive”, de Sleaford Mods

24.       “Better Oblivion Community Center”, de Better Oblivion Community Center

25.       “Psychodrama”, de Dave

 

LOS 25 MEJORES DISCOS NACIONALES DEL 2019

       1.            “Fantasmas”, de Tourista

       2.            “Irreversible”, de Irreversible

        3.            “Eterno retorno”, de Perra Vida

        4.             “Kloaka”, de Mi Puga Mi Pishgo
 

        5.              “De la tierra al sol”, de Danitse

Lea también:  Please Like Me: una joya LGBT escondida en Netflix

        6.               “Tristes Hits”, de Juan Gris

        7.                “Surge, Evelia, Surge”, de Parahelio

        8.                 “XXX”, de Pelo Madueño

         9.                 “Albatros”, de Mundaka

        10.                 “A Big House in the Lake”, de Cecimonster vs Donka

        11.                 “La edad no me deja pensar”, de Suerte Campeón

        12.                 “Savages Monstrosities”, de Los Huaycos

        13.                 “Pop”, de Diazepunk

        14.                 “Seis”, de Kike Larrea

        15.                 “Correr con lobos”, de Atómica

        16.                 “¿Cuánta distancia hay entre tu alma y el sol? Tributo a Silvania”, de Varios artistas

        17.                 “Ancestro”, de Ancestro

        18.                 “Distorsiones óseas”, de Specto Caligo 

        19.                 “Perdiendo Peleas, Ganando Amigos Vol. I”, de Varios artistas

        20.                 “Simbiosis”, de El Jefazo

        21.                 “22/09/1953”, de Zetangas and the monster of comida

        22.                 “Apophenia”, de Ale Hop

        23.                 “Panspermia”, de Astronaut Project

        24.                 “Residencia en la tierra”, de Artaud

        25.                  “Synthexcess”, de Sajjra