A raíz del aislamiento social obligatorio decretado en varios países con el objetivo de frenar el contagio del coronavirus, la contaminación se ha reducido considerablemente en las últimas semanas y la fauna ha tomado por asalto desoladas ciudades.

Por Redacción COSAS

El mundo entero está experimentando importantes cambios a causa de la propagación de coronavirus. El pasado 22 de enero, y luego de que el nuevo brote de COVID-19 afectara a más de medio millar personas y cobrara la vida de 17, las autoridades chinas decidieron cerrar la ciudad de Wuhan, foco principal de contagio. A partir de entonces, los habitantes de esta localidad y, más tarde, el resto del país, se quedaron confinados en sus casas haciendo frente a un virus que, en pocas semanas, se convertiría en pandemia.

La decisión que no solo fue clave para frenar el avance del coronavirus. Además de ello, ha propiciado un hecho increíble: la naturaleza vuelve a hacerse con lo que es suyo. A finales de febrero y por el impacto de las medidas adoptadas, la NASA confirmó el descenso generalizado de la polución en China. Algo similar pasó hace unos días en Italia, cuando la Agencia Espacial Europea señalaba que la contaminación había disminuido considerablemente.

nasa coronavirus

Fuente: NASA

De la calidad del aire a las aguas cristalinas

Los satélites de observación espacial demostraron que las concentraciones de dióxido de nitrógeno habían descendido de forma notoria. “Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia para un evento específico”, sostuvo Fei Liu, investigadora del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Pero eso no es todo. A partir de ese momento, y después de que otros países como Italia, España, Estados Unidos e incluso el Perú se sumaron al aislamiento social voluntario, la flora y fauna han retornado a las grandes ciudades. Durante estos últimos días, por ejemplo, hemos visto a través de las redes sociales cómo lucen las aguas en Venecia: transparentes debido a la reducción del tráfico marítimo. Dicho escenario ha permitido el regreso de pequeños peces, quienes recorren la ciudad libremente mientras la sociedad aguarda en sus casas.

La naturaleza toma la ciudad

Mientras los seres humanos continúan batallando contra el coronavirus, los animales han comenzado a conquistar la jungla de asfalto. Así, en Italia se ha visto a jabalíes corriendo en distintas ciudades y a patos silvestres sobre la Fontana Di Trevi. Un panorama que no dista mucho del que se vive en España, donde los cerdos salvajes y los pavos reales hacen de las suyas en Barcelona y Madrid.

Sin embargo, no todo lo que se ve en redes sociales es cierto. Recientemente, se propalaron imágenes de delfines aparentemente en los canales de Venecia cuando en realidad se trataba del puerto de Cagliari, en la isla de Cerdeña, donde son un importante atractivo turístico desde hace mucho tiempo. 

Otro usuario compartió fotografías de cisnes aduciendo que habían retornado a los canales venecianos cuando las tomas en verdad pertenecían a Burano, una pequeña isla del área metropolitana de Venecia, donde las aves son asiduas concurrentes todo el año.

Severas consecuencias

Lo sí es un hecho es el impacto que está teniendo la ausencia del hombre en otros espacios, como los zoológicos. Hace unos días se supo que ciervos y demás animales del parque de Nara, en Japón, habían abandonado dicho lugar y empezado a recorrer las calles en busca de alimentos. 

Situación similar han enfrentado dos manadas de monos en la localidad de Lopburi, en Tailandia. Los animales se enfrentaron violentamente a causa del hambre, ya que el coronavirus disminuyó drásticamente el número de turistas en la zonal. Medios locales sostienes que los visitantes solían alimentarlos.

Entre tanto, al sur de Lima, en Punta Hermosa, sí se observa un cambio positivo en el medio ambiente. Al cielo despejado que presenta la ciudad en estos días se suma una mayor presencia de aves en las costas. Un espectáculo maravilloso que nos regala la naturaleza en un momento sumamente crítico para la especie humana, y que nos invita a reflexionar sobre nuestro lugar en el planeta. 

View this post on Instagram

No es gente, son aves de fiesta en un playa que siempre la ves con sombrillas 🦅 🦢 🌍 . . No creo que debamos agradecer lo que está pasando, porque hay muchas personas y familias pasando por momentos terribles, pero sí hay algo que me imagino que muchos ya percibieron: el planeta NECESITABA algo así. . . Estamos viendo cosas que JAMÁS nos hubiéramos imaginado, porque JAMÁS se tuvo en mente paralizar al mundo, por dos semanas, a favor de la naturaleza. Solo estamos en el cuarto día y el que conoce esta playa, estará igual de impresionado que yo. . . No hay mal que por bien no venga, tomemos esto de manera positiva y tomemos CONCIENCIA, respetemos la cuarentena y démosle gracias a los hechos por mostrarnos que no somos los únicos en la tierra que merecemos gozar de ella. . . El mundo venía de cabeza y me atrevo a decir que algo así necesitaba para unirnos y hacernos pisar tierra. Ojalá que esta misma sensibilidad y conciencia le llegue a las autoridades capaces de imponer normas a favor de la conservación del planeta y sus especies. . . Daría mucha pena ver que esto termine y todo vuelva a ser como antes y que las ambiciones de los dirigentes y controladores de las grandes industrias sean más grandes que el respeto al 🌍 y sus vidas mismas, porque todos necesitamos de todos y si el tema no está balanceado seguirán pasando cosas terribles 🤷🏼‍♂️ . . Yo feliz me quedo, dos semanas, todos los años, con tal de ver este balance de la vida, con tal de ver este espectáculo que no debería serlo en sí, porque en realidad es el respeto que se merece el planeta. . . . Por el momento, la mejor forma de incentivar estas acciones es compartiéndolo y haciéndolo llegar a las personas indicadas. Buena cuarentena para todos 🤙🌍!! . . #zapatips #quedateencasa #planeta

A post shared by CMZ (@carlosmariozapata) on