El Festival de Cannes es un evento cultural tan grande que su trascendencia va más allá del cine. Repasamos, entre ovaciones, bromas e insultos, los momentos más destacados de su última edición.

Humor incómodo
La jornada empezó con una gran polémica debido a una broma que el anfitrión Laurent Lafitte hizo durante la ceremonia de inauguración del festival. ¿Qué pasó? Justo antes de proyectar Cafe Society, el último film de Woody Allen, dijo que es genial que un director pase tanto tiempo en Europa haciendo películas, sobre todo si evita ser apresado en su país por denuncias de abuso sexual. La respuesta del estadounidense al ser interrogado por este episodio fue bastante salomónica: “Estoy completamente a favor de que los comediantes hagan las bromas que ellos quieran. No estoy para juzgar ni ser censor de ningún individuo sobre sus bromas personales. Yo mismo soy un cómico y siento que todos tenemos que tener la libertad de decir lo que queramos. Me pondría en un lugar muy arrogante por ofenderme.”

https://www.youtube.com/watch?v=wSipfLProFU

La ciudad y la pena
Adam Driver fue el protagonista de uno de los momentos más tristes del festival. El actor, que es la estrella de la elogiada Paterson, hizo que la prensa se afligiera al comentar que Nelly, la perrita que interpreta a la mascota de su personaje en la película, había muerto dos meses antes de la presentación del filme en Cannes.

960

Tacones lejanos
No nos referimos a la película de Almodóvar, sino a lo lejos que actrices como Kristen Stewart y Julia Roberts mandaron el protocolo sobre la obligatoriedad de usar tacos durantes sus presentaciones en el festival. Roberts, por ejemplo, declaró que si alguien la detenía por no usar tacos, ella diría que entonces su compañero también debía recibir un llamado de atención pues tampoco los estaba usando. Fuerte y reivindicativa.

rs_1024x602-160512130631-1024-julia-roberts-barefoot-cannes-2016

Palabras mayores
Si bien el festival trata de celebrar la belleza del cine, a veces es imposible evitar que sucedan episodios no tan agradables. Y eso lo sabe de sobra Nicolas Winding Refn, quien fue insultado tras la proyección de su película The Neon Demon. Pero el director danés no se quedó con los brazos cruzados ni con la boca cerrada: durante la conferencia de prensa aprovechó para menospreciar el establishment cultural y, también, para hablar de lo desbocado que puede ser su compatriota Lars von Trier debido a su abuso con las drogas. “La última vez que estuvo conmigo y con mi mujer intentó acostarse con ella”, confesó.

Insultos-en-espanol-a-Nicolas-Winding-Refn-tras-el-pase-de-The-Neon-Demon-en-Cannes_landscape

A las puertas del cielo
El gran ganador del festival fue Ken Loach, quien se llevó la Palma de Oro por su drama I, Daniel Blake. Pero quien también se ganó una lluvia de aplausos fue Xavier Dolan. El quebequense de 27 años recibió el Gran Premio del Jurado debido a su ovacionada Just la fin du monde. Sin dudas, uno de los mejores directores de su generación.

xavier-dolan-wins-at-cannes