El fotógrafo estadounidense ha estado capturando a sus Weimaraners durante 30 años, y todo comenzó con Man Ray

Por Alejandra Grau

William Wegman fotografió por primera vez a Man Ray, su perro de raza Weimaraner, en la década de 1970. Las fotografías de Wegman, artista surrealista, lo mostraban en diferentes partes de su casa, en la mesa de la cocina, vestido como un caballero o como un noble ruso. Man Ray se  convirtió en su querido modelo y figura reconocida de la escena del arte contemporáneo de la época de Wegman, por sus juguetonas fotografías y videoarte. (De hecho, Wegman le dijo a David Letterman a principios de los años 80, que cuando el artista Man Ray murió en 1976, recibió llamadas telefónicas de personas que querían saber si se trataba del artista o del perro).

William Wegmar Man Ray

Este perro gris plateado fue el primero de muchos otros de la misma raza que Wegman adoptó. Tres décadas más tarde, el creador de imágenes estadounidense se hizo conocido por sus extraordinarias fotografías de sus musas-mascotas. Después de la muerte de Man Ray, en 1982, empezó a fotografiar a Fay Ray, el segundo Weimaraner que Wegman tuvo.

Wermar Man Ray

Si fuera un hombre, podría ser un líder, un héroe

Según Wegman, Man Ray posaba “muy tranquilo e interesado” ante la cámara. Fue un accidente lo que llevó al fotógrafo a hacer del perro su tema.  En su casa en California, Wegman estaba tratando de filmar “piezas del piso” para una obra de videoarte, y Man Ray “se entrometía” a menudo.  Se interponía delante  de la cámara. Wegman, sorprendido por cómo se veía su pelaje gris en la película en blanco y negro, decidió hacer unas tomas de Man Ray. Le siguieron cortos cómicos en blanco y negro, y luego las famosas fotografías del sabueso.

Lea también:  Sabor y Control: la música contra la violencia

Wermar Man Ray Wermar Man Ray

Este es, después de todo, un perro que sería descrito por Sanford Schwartz en The New York Review of Books, con estas palabras: “Man Ray … tiene una de las caras más inteligentes, alertas y hermosas de la historia de la fotografía. Si fuera un hombre, podría ser un líder, un héroe. La mezcla de gravedad y auto-suficiencia en su rostro haría que los hombres estuvieran dispuestos a seguirlo a cualquier parte ”.