Hoy se volvió a inaugurar la exposición retrospectiva de Aldo Chaparro que se vio frustrada con el inicio de la cuarentena. “Too Late To Die Young” podrá visitarse hasta el 1 de noviembre, bajo un estricto protocolo de bioseguridad.

Por Redacción COSAS

“Me había concentrado tanto en que la muestra quedara bien, que yo sentía que mi trabajo había terminado, por lo tanto, estaba en calma”, dijo en su momento Aldo Chaparro sobre la repentina cancelación de su muestra retrospectiva. La exposición estuvo abierta al público unos días, pero finalmente tuvo que cerrar sus puertas. Hasta el día de hoy, en que se han reanudado las visitas a esta imperdible muestra que condensa décadas de trabajo de uno de los más prominentes –e internacionales– artistas plásticos del país.

Aldo Chaparro lleva casi tres décadas años radicado en México.

Con ayuda del curador Max Hernández, el artista pudo encontrar el hilo conductor que recorre su obra para poder presentarla con coherencia y sentido. “Después de muchas caminatas juntos en Lima y México, Max y yo logramos descifrar el hilo conductor entre todas las épocas de mi trabajo. La muestra se pegó al guion con mucha disciplina. Se produjeron piezas nuevas en Lima y en México, se hicieron remakes de piezas que ya no existían. Además, recolectamos obras que jamás se había mostrado y pedimos algunas cosas a coleccionistas de Lima y otros lugares”, cuenta Chaparro.

Según nos dice, en la muestra “hay un tono bastante autobiográfico y emocional que le da un giro diferente de una retrospectiva normal”. Este se puede observar, por ejemplo, en las leyendas explicativas que acompañan las obras. Escritas por el propio artista, detallan pormenores y permiten contextualizarlas, y así generar un nexo más profundo con el espectador.

Lea también:  Paisajes de la mente: Gam Klutier y su muestra “El disfraz de la razón”

Las citas son los martes y jueves de 11 am a 1 pm y de 3 pm a 5 pm, en el Espacio Germán Krüger Espantoso, del ICPNA de Miraflores. Previamente, el visitante deberá inscribirse en el siguiente link con el fin de asegurar que se cumpla el aforo correspondiente. Al ingresar al ICPNA, tendrá que desinfectar su calzado y se le tomará la temperatura. Luego, encontrará una estación de lavado de manos y un dispensador de alcohol en gel. Deberá, además, mantener la distancia recomendada de al menos 1.5 metros.

Los esfuerzos para presentar una exposición de esta envergadura en los tiempos que corren son tremendos y demuestran el compromiso de las instituciones y de los agentes culturales detrás del arte en nuestro país.