Hace unos veinticinco años, hablar de la visita al psicoanalista era un tema de conversación más que cotidiano en la Argentina. “Era muy normalizado eso. Si no ibas al psicólogo te decían: ‘¿Qué te pasa?’”, cuenta Daniel Veronese, el director detrás de la puesta de Bajo terapia, escrita por el dramaturgo Matías del Federico y estrenada por primera vez en 2015. Las tres parejas, conformadas por Gianella Neyra y Renzo Schuller, Denisse Dibós y Sergio Galliani, y Ximena Díaz y Marco Zunino, asisten a una inusual terapia: en ausencia de la psicóloga, deben seguir las instrucciones que encuentran en unos sobres. Con algunas reminiscencias de las ya estrenadas en Lima, Toc-Toc y El método Grönholm, Bajo terapia lleva la dinámica de las relaciones de pareja a niveles insospechados gracias al humor, y se aleja de cualquier obra predecesora que se base en la premisa del psicólogo ausente.

13620332_10153883412645889_8597796635211344812_n

Como director de teatro comercial, tengo que armar una obra que le dé una nueva mirada a algo que siempre estuvo ahí”, cuenta Veronese. La búsqueda de lo novedoso en lo cotidiano es la premisa artística del director, que se caracteriza por un acercamiento natural al elenco. “Te dirige desde el escenario”, agrega Denisse Dibós, quien interpreta el rol de una mujer muy tímida que desea, por fin, hacer una importante revelación a su pareja.

Bajo terapia

Daniel Veronese, director, y Denisse Dibós, actriz y productora de “Bajo terapia”.

Bajo terapia es en esencia una comedia y representa un giro artístico para la Asociación Cultural Preludio, que desde 1997 realiza un loable trabajo de hormiga con el objetivo de crear nuevos públicos para el teatro musical. “Marco Zunino es mi partner in crime. Un día le dije: ‘¿Qué vamos a hacer?’. Y Ximena Díaz, una amiga de muchos años, nos contó que vio esta obra en Argentina, nos contactó con Gustavo ‘Peto’ Menahem, un actor brillante de allá que tiene aprecio por nuestro trabajo. Y así llegamos a Daniel y le ofrecimos montar la obra en Lima”, cuenta Dibós sobre las mentes detrás de la idea de traer esta pieza teatral. “Si Preludio iba a tomar un rumbo distinto, quisimos asegurarnos de que sea con la persona ideal. En este caso, no solo estamos hablando de un texto buenísimo, sino que encontramos una dirección que no es común, es brillante, ves el ritmo y la mano del director en escena”, agrega Dibós.

Lea también:  Guía COSAS: actividades culturales para este fin de semana

Al terminar los ensayos, Veronese partirá a Barcelona para trabajar el montaje en catalán. Cada elenco ofrece nuevos matices para la obra, los seis actores peruanos están listos para el reto.

Por Caroline Mercado

*La fotografía de Daniel Veronese y Denisse Dibós fue tomada en el Country Club.