1. La nueva expedición

exotica 1 (1)
Entre 1783 y 1816, la Corona Española realizó una serie de exploraciones en la Amazonía para crear el archivo de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada. Estas investigaciones no eran más que un intento por comprender –desde la mirada occidental– una naturaleza desbocada, gracias a la esquematización y simplificación. En “Flora amazónica”, Christian Bendayán reinventa estos viajes sin marginar las tradiciones orales de sus pueblos. La exposición se presenta en el Centro Cultural Inca Garcilaso, hasta el 7 de febrero.

2. Demoliendo credos

Arte
“Catedral” retoma el carácter de la pintura peruana como elemento evangelizador para trasladarlo, de un zarpazo, a una de las grandes obsesiones de José Luis Carranza: el sentido de finitud. La temática religiosa de sus óleos se convierte, entonces, en un pretexto para celebrar la carne. La muestra se exhibe en la galería Enlace Arte Contemporáneo, hasta el 23 de enero.

3. Juguetes perdidos

Avioneta_Ensamblaje sobre tela
Esta serie es un elogio al juego. En su primera muestra individual, Lucas Rueckner parte de la idea de lo lúdico como motor de la cultura. Si en la infancia los juguetes orientan el aprendizaje, él apela a ellos para crear instalaciones que desafían al espectador a interactuar con las piezas, reconvirtiéndolos en un señuelo de recuerdos. “Último juguete” se exhibe hasta el 31 de enero, en el ICPNA del Centro de Lima.

4. La pollada pop

COLORES DEL FIN
El consumo masivo ha sido uno de los grandes referentes en la obra de Paul Fuguet. Y su acercamiento a los mercados de Lima –aun con una impronta más popular– no lo alejó de este interés. Este proyecto pictórico empezó a partir de la percepción del alto consumo de la carne de pollo de la sociedad peruana, y su relación con actividades comunitarias paralelas: las polladas. Una costumbre donde el artista pudo rastrear la supervivencia de ritos precolombinos. Su exposición se presenta solo hasta el 17 de enero, en el Centro Cultural de la PUCP.

5. La vida de las piedras

_MG_4155zw (1)
La obra de Lika Mutal ha estado marcada por su experimentación con la piedra durante más de cuatro décadas. A pesar de eso, o quizá precisamente gracias a esta obsesión, su trabajo ha logrado realimentarse, haciendo de Mutal una escultora aguda, capaz de encontrar la vida detrás de estos aparentes objetos inertes. En sus piezas –como dice Mario Vargas Llosa en “Lika Mutal o la tentación de la piedra”– la naturaleza y lo humano están presentes.
En “El espejo de piedra”, su nueva exposición en Lima, la artista holandesa retoma su encuentro con este material para trabajar una serie de esculturas, lienzos y fotografías desde su relación con la física cuántica, la Pachamama y el orden de la naturaleza. La muestra se puede visitar en el Museo de Arte Contemporáneo de Lima (MAC), hasta el 31 de enero.

Por Gloria Ziegler