Creada en 1987 por la Universidad de Guadalajara, los años, la relevancia de los autores invitados y la fidelidad de lectores y bibliófilos de toda Iberoamérica han hecho de la FIL la mayor vitrina mundial de publicaciones en español. Y aunque este año la ciudad invitada fue Madrid, como suele suceder, la celebración incluyó la presencia de escritores de otras partes del orbe; y entre ellos también estuvo una muy joven compatriota.

Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2017

Raúl Padilla, presidente de la FIL de Guadalajara, señaló que en esta edición las ventas de libros sumaron un total de 800 millones de pesos mexicanos (lo que equivale a unos 42,92 millones de dólares).

El auditorio Juan Rulfo estaba repleto, feliz y lleno de vida cuando el escritor estadounidense Paul Auster (Nueva Jersey, 1947) decidió aprovechar su primera visita a la FIL de Guadalajara para rendir homenaje a un ilustre cadáver: Edgar Allan Poe (1809-1849). Y lo hizo como mejor sabe hacerlo: contando una historia. Recordó que el destino trágico de Poe –signado por el alcohol, el talento literario y el infortunio- no se detuvo tras su muerte. “La tumba en la que lo enterraron permaneció sin nombre durante varios años”, dijo el escritor ante una audiencia cautiva. “Uno de los primos del autor de ‘Narraciones extraordinarias’ consiguió el dinero para fabricarle una lápida. Pero cuando esta estuvo lista, un tren descarriló y entró en el taller del marmolista haciendo añicos la pieza. Es un giro que el propio Poe podría haber imaginado”, agregó Auster. Este accidente mantuvo al padre del relato policial en el oprobio de una tumba anónima por veinte años. El discurso de Paul Auster reivindicó la figura de Poe ante una audiencia, mayormente juvenil, que había ido para verlo y escucharlo a él, Paul Auster, en la Apertura del Salón Literario, recibir la medalla Carlos Fuentes y firmar autógrafos tras presentar su más reciente novela, titulada “4,3,2,1”. “Ninguna otra ocupación exige a quien la desempeña que entregue el ser, el alma, el corazón y la cabeza sin saber si al final habrá recompensa”, declaró Auster poco tiempo atrás durante una entrevista. Poe habría suscrito cada una de estas palabras.

Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2017

El estadounidense Paul Auster inauguró el evento con un discurso en el que rindió homenaje a Edgar Allan Poe, luego fue condecorado con la medalla Carlos Fuentes y presentó su nueva novela, titulada “4,3,2,1”.

CARRÈRE, LA MODESTIA DE UN GRANDE

Lea también:  Estrenos de Netflix en agosto: Argo, Mission Impossible: Rogue Nation y otras películas

Escritor, periodista, crítico, guionista y cineasta, Emmanuel Carrère (París, 1957) recibió este año el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, que, además del prestigio del galardón, llega con una recompensa en metálico de 150 mil dólares. Autor de títulos contemporáneos fundamentales como “De vidas ajenas” y “Limónov”, en su discurso de aceptación, el narrador francés dijo sentir “gratitud y orgullo (…). Por ocupar un sitio en una galería de premiados tan prestigiosos”; pero, al igual que Paul Auster, Emmanuel Carrère aprovechó la ocasión para poner un toque de melancolía a su discurso al rendir tributo a un gigante de las letras: “Debo confesar que estoy un poco triste porque este magnífico premio ya no lleva el nombre de Juan Rulfo. Porque ‘Pedro Páramo’ y ‘El llano en llamas’, que descubrí cuando tenía unos veinte años, figuran entre las experiencias más fuertes en mi vida de lector”. El auditorio estalló en aplausos ante estas palabras de homenaje al escritor mexicano, precisamente en el año del centenario de su nacimiento.

Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2017

El francés Emmanuel Carrère recibió el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances en reconocimiento a su destacada carrera que combina magistralmente sus dotes literarias y periodísticas.

LA FIL 2017 EN CIFRAS

Tras nueve días de intensa actividad (del 25 de noviembre al 3 de diciembre), la FIL de Guadalajara concluyó su edición número 31 con una asistencia preliminar de 814.833 personas. El presidente de la FIL, Raúl Padilla, resaltó que tanto la capital jalisciense en general como los imponentes 34 mil metros cuadrados que ocupa el recinto ferial volvieron a acoger una “verdadera fiesta de la cultura y del pensamiento”. Algunas cifras más de esta celebración: asistieron más de 2100 editoriales, que llevaron al evento a 700 escritores, en representación de 47 países; lo que hizo de la FIL el escenario ideal para la presentación de 620 novedades editoriales, como las novelas “Ya nadie llora por mí”, del recientemente nombrado ganador del Premio Cervantes 2017, el nicaragüense Sergio Ramírez, y “Los pacientes del doctor García”, de la española Almudena Grandes, por citar tan solo dos ejemplos.

Lea también:  Pedro Pablo Kuczynski: más dilemas que cambios

Raúl Padilla señaló que, en esta edición de la FIL, las ventas de libros sumaron un total de 800 millones de pesos mexicanos (lo que equivale a unos 42,92 millones de dólares), según información brindada por las propias editoriales. Y más concretamente, en el Pabellón de Madrid, la ciudad invitada de la feria de este año, se calcula que al cierre de la edición se habría vendido el 40% de los 13.400 volúmenes de autores españoles que llegaron hasta la FIL.

El año que viene el invitado de honor de la FIL de Guadalajara no será una ciudad, sino un país: Portugal. Y precisamente, en 2018, se conmemoran los 130 años del nacimiento de Fernando Pessoa, acaso el más universal de los escritores portugueses. Una razón adicional para estar atentos a lo que nos traerá la próxima gran fiesta del libro.

LEE LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA MÁS RECIENTE EDICIÓN DE COSAS.