Escapar de todo siempre es una buena opción si vives con los reflectores encima. La familia real lo sabe bien y busca los mejores lugares para estar a salvo de miradas indiscretas. Te dejamos una lista con sus favoritos. 

Por Arianna Gonzáles

Trianon Palace Versailles Waldorf Astoria

Trianon Palace Versailles Waldorf Astoria

El hotel cuenta con una selección de habitaciones donde el diseño de época se combina con la elegancia moderna.

A las afueras de París, el Waldorf Astoria Versailles es el lugar perfecto para un fin de semana de lujo. Con vistas espectaculares desde las habitaciones al paraíso de María Antonieta, este hotel ofrece todo el glamour que uno espera encontrar en Francia.

Aquí todo es lujo, calma y voluptuosidad. Una caminata por sus instalaciones permite sumergirse en la historia parisina al llegar a su salón de baile, el Salón Clemenceau, donde se preparó el Tratado de Versalles antes de su firma en el Salón de los Espejos.

Soukya, India

SOUKYA, INDIA (1)

Soukya es el lugar perfecto para aquellos que buscan AAA: ayurveda, astrología y acupuntura.

Pocos lugares en el mundo pueden brindarnos la paz necesaria para un detox mental. El Centro Internacional de Salud Holística del Dr. Mathai es uno de ellos. Un paraíso rodeado de vegetación, donde los pájaros parecen cantarte al oído y mundo parece detenerse.

Soyka fue el lugar elegido por Camila, la duquesa Cornualles, para llevar al Príncipe de Gales a vivir una experiencia de desconexión. En su estadía, pudieron probar un extenso menú vegetariano orgánico, disfrutar de un spa que combina técnicas de acupuntura y sumergirse por seis días en el estilo de vida ayurvédico.

El Príncipe Charles y la Duquesa de Cornwall plantaron un árbol al finalizar una sesión terapéutica en Soukya

El lugar no solo ofrece una estadía de ensueño sino que también promete grandes resultados a problemas médicos, rejuvenecimiento general y una intensa desintoxicación.

  • Ubicación: Bangalore, India
  • Website: soukya.com

Mandarin Oriental Ritz, Madrid

Los nuevos propietarios del hotel prometen renovar las suites sin dejar de lado su lujo característico.

Un derroche de mármol, candelabros de cristal y cortinas de seda. Así es el hotel construido por orden del rey Alfonso XIII.

Lea también:  España llora la muerte de la Infanta Pilar de Borbón

Con grandes jardines con vista a los museos del Prado y Thyssen Bornemisza, el hotel viene siendo remodelado por el grupo hotelero Mandarin Oriental, que prometen hacer de él un paraíso de las antiguedades celestiales.

Montpellier Plantation Inn

Los visitantes pueden pasar los días jugando al tenis o al croquet, o simplemente escondiéndose junto a la piscina aislada.

Un refugio del mundo exterior en el Caribe. Montpellier Plantation Inn ofrece la tranquilidad necesaria para una vida agitada. Ubicado dentro de una plantación de azúcar de 300 años, el hotel está rodeado de jardines cubiertos de jazmines y buganvillas.

Este glamoroso e histórico escondite fue donde la princesa Diana eligió refugiarse con sus hijos, los príncipes William y Harry cuando las cosas en su matrimonio comenzaron a ir mal.

Hotel Imperial

El palacio de Vienna se convirtió en un hotel para la Exposición Universal de Viena de 1873.

La elegancia pura de este lugar lo convierte en uno de los mejores hoteles de Europa. Cuenta con 138 habitaciones en total, de las cuales casi la mitad son suites que han hospedado a personalidades como Richard Wagner hasta el emperador Akihito de Japón.

Al elegir “Hotel Imperial”, también, podrá disfrutar de un excelente restaurante y una elegante cafetería que ahora se especializa en una tarta imperial particularmente deliciosa.

Hotel Union Øye

Este increíble hotel está ubicado en un lugar remoto de Noruega, lo que lo vuelve un paraíso para los que buscan la desconexión.

Una encantadora casa de campo del siglo XIX con sello de aprobación real. La reina Guillermina de Holanda, el emperador Guillermo II de Alemania, el rey Oscar II y la reina Victoria, son algunos de los royals que decidieron escapar aquí para tomar el aire de Sunnmore.

Lea también:  5 nuevos hoteles de lujo para 2020

Cuenta con 30 habitaciones de cálidas alfombras y chimeneas crepitantes en las que podrá descansar después de una caminata alpina. Además, los amantes de la buena comida podrán disfrutar de platillos frescos en el restaurante del hotel, que tiene especialidad en mariscos.

Tivoli Palácio de Seteais

Incluso antes de caminar por el espectacular arco triunfal de Tivoli, todo parece detenerse y volverse más pacífico en las montañas de Sintra.

Como en un cuento de hadas. Este elegante palacio barroco del siglo XVIII, ahora declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue, por años, elegido por la familia real portuguesa para sus vacaciones de verano.

Muchas de las habitaciones ofrecen vistas al Castillo de los Moros y al Palacio de Pena. Tivoli es el lugar perfecto para una escapa romántica, pues sus alrededores pueden recorrerse en carruaje. Una experiencia que nunca pierde su magia.

Château Eza

La subida al hotel representa un gran esfuerzo físico que, sin duda, es compensado con la maravillosa vista.

El castillo de 400 años que perteneció al príncipe Guillermo de Suecia ofrece una de las mejores vistas del mundo.

¿Lo mejor? Su restaurante. El exclusivo carrito de risotto y queso atrae a reyes y zarinas para almuerzos largos y cenas formales. Prueba de ello es la preferencia de Carolina y Stephanie de Mónaco, quienes son clientes habituales, y no dudarían en alojarse si su hogar no estuviera tan cerca.

Royal Mansour Marrakech

El hotel palacio diseñado por el propio rey Mohammed VI está tan grandiosamente bien hecho que parece que lleva allí 500 años.

Un mundo dentro de otro mundo. El hotel cuenta con 53 majestuosos riads privados que dan a patios y hermosos jardines moriscos, y suites tan amplias que tienen piscinas privadas.

Lea también:  El príncipe William recibió nuevo título real tras renuncia de su hermano a la Corona

Su infraestructura representa lo último en glamour, lujo y exceso. Mimar a los huéspedes es su propósito, por ello ofrecen un sinfinde actividades relajantes que dejan a cada uno de sus visitantes con ganas de volver.

The Mark

Un hotel del Upper East Side nunca decepciona. The Mark no es la excepción. Un elegante hotel donde el lujo y la discreción son primordiales.

A lo largo de los años, el hotel se convirtió en el favorito del primer conde de Snowdon, el marido de la princesa Margarita. Y hasta el día de hoy atrae a royals a su glamouroso penthouse. Meghan Markle, la duquesa de Sussex, lo elegió como el escenario de su lujoso baby shower y dejó a todos con las ganas de poder hospedarse en sus instalaciones.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.