Hace pocos días se inauguró el aeródromo que ha mejorado el acceso a las zonas más concurridas del norte de nuestro país. En COSAS conversamos con Carolina Braedt, hija del fallecido Walter Braedt, sobre este y otros proyectos.

Por Redacción COSAS

“Mi papá comenzó este proyecto con sus primos en el 2001”, nos cuenta la conocida influencer y empresaria Carolina Braedt (@fashaddicti).

Carolina-Braedt

Carolina Braedt en Máncora

El pasado 5 de setiembre, Canoas de Punta Sal recibió su primer vuelo directo desde Lima. El Aeródromo Walter Braedt Segú, pertenece a una lista de proyectos que tiene Marina Coast Perú para promover el turismo en la Costa Norte de nuestro país.

“Empezaron a comprar terrenos en el 2001, y poco a poco todo se fue volviendo realidad (…) El norte era su lugar favorito, era un lugar super especial para él y bueno para mí también. Ha sido todo como un sueño, así comenzó“, recuerda Carolina.

Una inversión valorizada en 3 millones de dólares y una pista pavimentada de 1750 metros de largo y 30 de ancho para recibir todo tipo de aeronaves, hicieron posible el regreso de un aeródromo, pero esta vez para uso comercial y turístico.

¿Qué historia hay detrás de esta obra y por qué lleva este nombre?

Walter Braedt fue un empresario peruano cuyo hobbie era volar aviones. Trágicamente falleció el 11 de junio del 2013 viajaba de Lima a San Ramón en su avioneta, acompañado del recordado arquitecto José ‘Titi’ de Col, dejando en pausa el sueño de la primera Marina recreativa In-Land en el norte del Perú.

Walter Braedt

Walter Braedt junto a su avioneta.

Siete años después de su partida, su hija Carolina continuó con su legado e hizo realidad este sueño que su padre le compartió desde muy pequeña.

Me parece alucinante, yo lo veía tan lejano. Veía a mi papá hablar de esto y yo era tan chiquita. De hecho ese aeródromo ya existía en los años 50. Se llamaba “Aeródromo de Máncora”. En el año 2004 con la DGAC y el MTC se obtuvo toda esta información y de ahí empezó a nacer la idea también. Yo nunca me imaginé hacer esto realidad y que lleve su nombre realmente es un gran orgullo para mí y para toda la familia“, confiesa.

Carolina-Braedt-Papa

Carolina Braedt junto a su padre, Walter Braedt, en Máncora

El Aeródromo está ubicado a 3 km de Máncora y es, sin duda, una obra que marca un hito en la historia de este balneario y mejora la accesibilidad a varias zonas como Punta Sal, Pocitas, Vichayito y Órganos.

Lea también:  Cambio de aire: el nuevo rumbo del restaurante Café A. Bistró

Un aeródromo a 15 minutos de los hoteles

¿El tiempo de vuelo? Una hora con 20 minutos es lo que ahora toma viajar de Lima a Punta Sal, asegura la joven empresaria.

“Es súper rápido. Cuando yo viajaba a Talara para ir a Máncora, tenía que tomar un carro que más o menos se demora entre una hora y hora y media para llegar a Máncora. Ahora con un vuelo tan cercano (a Máncora) estás a 15 o 20 minutos de la mayoría de hoteles.

Aerodromo-Braedt

Pista de aterrizaje del aeródromo Walter Braedt Segú

El Aeródromo Walter Braedt Segú no solo apuesta por recibir vuelos a nivel nacional, tienen como plan a futuro poder arribar vuelos de diferentes países.

“El aeródromo tiene planes para, en algún momento, ser más grande y tener vuelos directos de Ecuador y Chile, poco a poco. De hecho ya hay empresas interesadas en volar en él”, señaló Carolina.

¿Cuánto cuesta volar a de Lima a Máncora?

El precio del vuelo está valorizado en $250 y los aviones tienen una capacidad de hasta 80 pasajeros por vuelo.

“Los vuelos ahora los está manejando Wayra y los costos son de $250, de hecho son un poquito más elevados pero como son aviones más pequeños, el costo por persona es un poco más alto. Pero si sacas el cálculo más o menos te sale parecido porque tienes el trayecto que tomas de Talara a Máncora que te cuesta cerca de S/ 150.”

El condominio náutico

Marina Coast Homebeach Club Perú, es un innovador proyecto en proceso que apuesta por el norte de nuestro país y que contará con espacios donde se podrán practicar deportes como kayak, esquí acuático, paddle board, entre otros.

Lea también:  Los mejores conciertos en Máncora durante el feriado largo

“Es una zona residencial que de hecho hay en otras partes del mundo, pero acá en el pacífico todavía. Es un proyecto super ambicioso, pero muy bonito”, comentó Braedt.

Este plan no solo busca promover el turismo local y extranjero, sino también el sector inmobiliario.

“Es un condominio en el que también hay terrenos para que construyan casas. Tiene la Marina In-Land, además de una laguna interna y una laguna artificial a donde las casas van a tener vista. La fase 1 es donde estará un pequeño club house, hay un boulevard donde habrán tiendas y hay un patio de mantenimiento para embarcaciones de recreo”.

Marina-In-Land-Embarcaciones

Marina In-Land tendrá capacidad para más de 300 embarcaciones.

Luego de unos meses de paralización, por las medidas del Gobierno contra la COVID-19, la construcción del exclusivo lugar se ha retomado.

MarinaCoastReal1

Avance de las obras del Marina Coast Perú

“Está súper avanzado, la parte de la construcción se detuvo por un montón de tiempo pero ya está. Yo que he estado viendo los cambios aproximadamente cada tres meses, realmente hay un progreso significativo y es alucinante ver un proyecto tan grande en el norte de nuestro país”, afirmó.

¿Qué ha cambiado con la pandemia?

Carolina nos comentó sobre los cambios que ha percibido en el consumidor peruano, en cuanto al turismo.

“Nos ha sorprendido mucho porque la venta de departamentos ha aumentado muchísimo ahora post cuarentena porque mucha gente está mirando a tener un turismo más enfocado en su país y no tanto internacional”.

Marina-Coast-Maqueta

Maqueta del proyecto Marina Coast Perú

Además, también nos contó cómo fue su experiencia de vuelo en estos tiempos de pandemia.

Yo me sentí super segura, tanto desde que pisas el aeropuerto, te toman la temperatura, debes estar con la mascarilla y la careta facial siempre puesta (…) hay varios cambios. La parte de embarque y desembarque me parece super correcta, los pasajeros van saliendo de 5 en 5, de hecho demoras un poquito más pero creo que se respetan todos los protocolos y es un gran paso que se pueda volar al interior del país de manera segura.”

Lea también:  Cheng Franco Arquitectos: volúmenes en celosía

Otros proyectos

Además de estos negocios, Braedt también es dueña de las Pirámides de Máncora, un exclusivo hospedaje frente al mar, que se ha visto afectado tras la cuarentena impuesta a inicios del año como parte de las medidas para hacerle frente al coronavirus.

Piramides-De-Mancora

La Pirámide Inti – Pirámides de Máncora

“Las pirámides estuvieron completamente vacías por los tres meses principales de la pandemia, de marzo hasta julio. En agosto volvimos a retomar pero de hecho poco a poco, hemos dejado un espacio entre cada reserva de dos días para que se pueda desinfectar todo bien y seguir con todos los protocolos para que todos se sientan seguros”, señaló.

Como comentamos al inicio de esta nota, además de ser una reconocida influencer de moda, Carolina es una exitosa emprendedora peruana que cuenta con más de un proyecto en mente.

“He lanzado hace poco mi marca de ropa, de hecho ya estoy planificando la colección de verano. Y además con mi novio, con Bruno, estamos viendo todo lo que es la cafetería (…) que se frenó con todo lo que está pasando, pero ya lo hemos vuelto a retomar hace como un mes y empezamos con la marcha blanca la primera semana de octubre.”

Por su parte, Caro considera que “es un buen momento para seguir apostando por el país” y que los peruanos “no deberíamos parar, sino seguir adelante y avanzar con los proyectos porque el Perú lo necesita”.

Carolina Braedt es la prueba de que los sueños sí se hacen realidad. Estamos seguros que la vena emprendedora heredada de su padre, quien la acompaña siempre en cada paso que da, nos seguirá dando más noticias de sus futuros negocios.