Dentro de la nueva y peligrosa obsesión de Silicon Valley por el ayuno. Los defensores del ayuno extremo y otros biohacks creen que los hace más inteligentes y productivos. ¿Pero es seguro? Esto es lo que opina Alex Kuczynski.
Por Alex Kuczynski, para Haarpers Bazzar
alex k

Alex colabora periodista de temas de salud, wellness y belleza.

“A principios de este año, Jack Dorsey, cofundador y director ejecutivo de Twitter, tuiteó que no come durante 22 horas al día y, a veces, no come en absoluto”, empieza el artículo de Alex Kuczynski, hija de PPK y periodista del New York Times y Harpers Bazaar, sobre el ayuno.

“Escribió que había estado ‘ensayando con el ayuno durante algún tiempo’, consumiendo todas sus calorías diarias entre las 6:30 y las 8:30 pm. Algunos días subsiste solo con agua. “La primera vez que lo hice, como al tercer día, sentí que estaba alucinando”, le dijo más tarde a un entrevistador. “Era un estado extraño en el que estar. Pero cuando lo hice las siguientes dos veces, me di cuenta de cuánto de nuestro día se centra en las comidas y la experiencia que tuve cuando ayuné durante mucho tiempo otra vez fue cómo el tiempo se hacía más lento”.

 

Naturalmente, Internet empezó a explotar, explica Kuczynski. “Virginia Sole-Smith, una autora que escribe sobre imagen corporal, feminismo y salud, le dijo a sus seguidores de Instagram: “[Me importa un carajo] tu dieta, Jack. Cuando las adolescentes lo hacen [ayuno] antes del baile de graduación, se considera un trastorno alimentario. Y cuando los hombres ricos y blancos [Thin White Guys] lo hacen, sigue siendo […] un maldito trastorno alimentario”, recoge Alex Kuczynski .

Lea también:  ¿Qué es la ley de la atracción y por qué celebridades como Oprah la recomiendan?

Roxane Gay, autora de las memorias Hunger, tuiteó: “Ah, sí. Desorden alimentario para aproximarse al sufrimiento inducido por la pobreza y / o el acceso al agua potable. Jugar es muy divertido”. Otro defensor de la imagen corporal tuiteó: “Tech bros  [como se le llama a los de Silicon Valley] ‘descubrir’ que la anorexia te hace hiperconcentrado y eufórico es la tendencia más tonta de 2019″.

Ayuno intermitente o biohacking

Este fenómeno aterrador incluso tiene un nuevo y brillante nombre: biohacking, un término que se originó en Silicon Valley, un lugar donde los multimillonarios se hacen transfuciones con la sangre de veinteañeros sanos para aumentar su vitalidad. Enfrían sus cuerpos en cámaras criogénicas. Sobreviven con jugos sustitutivos de comidas como Huel y Soylent. Y controlan sus niveles de glucosa en la sangre las 24 horas del día, los 7 días de la semana con implantes subcutáneos. La revista Outside se ha convertido básicamente en la biblia del biohacking, presentando al extraordinario biohacker Ben Greenfield en muchas de sus ediciones, incluido una en octubre pasado que se centró en analizar cada centímetro y órgano de su cuerpo. Debo admitir que me encanta la web de Greenfield. Incluye artículos con títulos como “Cómo lucir bien desnudo y vivir mucho tiempo” y “9 remedios herbales para sobrevivir a un apocalipsis zombi”. (Y me prometo a mí misma que algún día iré a su campamento de desintoxicación del hígado en los Alpes suizos)”, dice Kuczynski.
Alex kuczynski sobre el ayuno

“Este fenómeno aterrador incluso tiene un nuevo y nombre: biohacking, un término que se originó en Silicon Valley, un lugar donde los multimillonarios se hacen transfuciones con la sangre de veinteañeros sanos para aumentar su vitalidad”, dice  Alex Kuczynski.

Mientras Dorsey es elogiado por su adhesión a la antigua práctica del estoicismo (se sabe que comienza el día con un baño de hielo y luego camina cinco millas hacia y desde el trabajo sin falta), las mujeres que hablan sobre el ayuno y la restricción de calorías son etiquetadas como anoréxicas. O como que sufren de trastornos alimentarios.

Lea también:  Nostalgia de altura: ¿cómo era volar en los años dorados?

Mila Kunis tuvo que perder 20 libras (9 kilos) para interpretar a una bailarina en Black Swan. Redujo sus calorías y fumó una tonelada de cigarrillos y fue criticada por pesar 95 libras (43 kilos) y alentar a fumar. Luego fue criticada nuevamente cuando recuperó el peso. Cuando Matthew McConaughey perdió 50 libras  (23 kilos) para Dallas Buyers Club, dio entrevistas sobre lo bien que se sentía y cómo necesitaba tres horas menos de sueño por noche.

Los doble estándares

“Cuando Gwyneth Paltrow les dice a sus seguidores que se mantengan alejados de las verduras de solanáceas y promueve el detox con jugos, se la considera una loca”, agrega Kuczynski. Cuando vendió huevos de jade en Goop.com para fortalecer los músculos de Kegel, su compañía tuvo que pagar $US 145,000 dólares en multas civiles para resolver una demanda de protección al consumidor. Por otro lado, cuando Greenfield publica un artículo llamado “Cómo hacer que su pene sea más fuerte con un gimnasio privado”, obtiene cientos de nuevos suscriptores.

Los titanes de la tecnología como el fundador de Soylent, Rob Rhinehart, se jactan de que ya no necesitan cocinas. “Este centro de fabricación casera ha sido, con mucho, el más liberador de eliminar”, escribió en su blog.

“No puedo imaginar nada más triste que no tener una cocina (lo siento, me refiero a “un centro de fabricación para el hogar”)”, dice Alex. “Y beber un compuesto químico todos los días en lugar de hacer un gran plato de espaguetis de vez en cuando. ¿Tiene esposa? Niños ¿Un perro? ¿Una cita alguna vez? ¿Alguna vez te preparas un martini? ¿Comes un plato de granola? Dudoso. Aquí está el quid: debido a que Silicon Valley es principalmente un enclave masculino, han aprendido a disfrazar la dieta como una búsqueda de mayor eficiencia, salud física y claridad intelectual. Limitar las calorías o el ayuno de agua no se usa para perder peso sino para mejorar el rendimiento, como una forma de mostrar dureza y agallas mentales”, sentencia Kuczynski.

Lea también:  Rodolfo Guzmán: "Un ingrediente que hace diez años significaba una sola posibilidad hoy ofrece muchísimas"

¿Silicon Valley propone algo nuevo? ¿O es un rebranding?

Y, por supuesto, mucho de lo que hace Silicon Valley es simplemente las prácticas de cambio de marca que hicieron las madres en los años 80. ¿Recuerdan la campaña publicitaria “Un batido para el desayuno, un batido para el almuerzo, luego una cena sensata”. “¡Danos una semana, quitaremos peso!”?, anota Kuczynski.  “SlimFast, [que lanzó esa] campaña, todavía existe, y sus batidos se componen principalmente de proteína de leche, maltodextrina y aceite de girasol. Los Soylent están compuestos principalmente de proteína de soja, maltodextrina y aceite de girasol. ¿La gran diferencia? Se burlan de SlimFast en Saturday Night Live, mientras que Soylent obtiene la aprobación de Anderson Cooper. “No me importa la comida”, dijo el periodista a The Hollywood Reporter el otoño pasado. “Así que estoy tratando de reemplazar toda la comida con [Soylent] porque serían, como, tres decisiones menos [que tomar] en un día”.