Días antes del desfile inaugural de El Rastrillo, en el que Aguaclara participará por quinta vez, conversamos con Liliana Villalobos, directora creativa de la marca peruana de trajes de baño. En esta entrevista, nos cuenta sus inicios en la industria y todos los detalles de su última colección.

Por: María Alejandra López

Hace 30 años, Liliana Villalobos regresó de Estados Unidos para tomarse un break mientras hacía las gestiones de su residencia. En ese lapso, se le ocurrió vender mallas de gimnasia con una amiga. Gracias al éxito de esas ventas y con el verano cerca, apostaron por confeccionar trajes de baño. Vendieron todo el lote en un santiamén. Así nació Aguaclara, la segunda marca de trajes de baño que se creó en el Perú. Hoy ya tienen tiendas en el Perú, Punta Cana y Panamá, y venden sus diseños en Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Grecia, Ucrania, Singapur, y varios países más. 

Liliana Villalobos y Aguaclara participarán del desfile inaugural de “El Rastrillo”, que se celebrará el próximo 25 de septiembre.

—Este año cumplen 30 años de trayectoria y no todo ha salido fácil. En el 2008, pensaron en cerrar la tienda. ¿Cómo salieron adelante?

¡Hemos tenido varias etapas! Cuando empezamos, la tendencia era trabajar como vendedores industriales para tiendas por departamento. Nosotros le vendíamos a varias tiendas hasta que llegó China y las empresas se dieron cuenta que podían gastar menos. Esa fue nuestra primera crisis. En ese momento decidimos llegar directo al cliente y abrir nuestras tiendas.

—Empezaste tu negocio de forma casual, ¿cómo inició todo?

En los ochenta, me fui a vivir a Estados Unidos. Era muy difícil ver un futuro aquí por el terrorismo y los problemas económicos del país. Me iban a dar la residencia, pero extrañaba mucho a mi familia y decidí volver. Regresé con otra mentalidad, porque había visto todo lo que hacían allá. Empecé a hacer mallas de gimnasia para vender con una amiga y, como el verano también estaba cerca, decidimos hacer bikinis. Viajamos a Tarapoto para comprar saldos de telas de lycra y luego los confeccionamos en Lima. ¡Se vendieron todos nuestros modelos! Así empezó todo. 

—Ahora hay miles de marcas de bikinis, ¿cómo hace Aguaclara para seguir vigente?

Definitivamente, una marca no puede ser solo de trajes de baño en un país como este. Por eso, nosotros ofrecemos trajes de baño y complementos. También nos dedicamos a exportar nuestros productos y tenemos varios clientes en zonas de verano. También estamos apuntando a posicionarnos como una marca de resort wear, y que nuestros trajes de baño no solo se utilicen en el verano.

Paraiso Fashion Fair 2018. Getty Images for Aguaclara

Inspiración peruana

Antes de presentar su colección 2019 en El Rastrillo, Liliana viajó a Miami para mostrar lo último de Aguaclara en la pasarela del Paraiso Fashion Fairun evento que reúne a las mejores marcas de bikinis de todo el mundo y en el que modelos internacionales como Natalie Rose y Anna Ávila desfilaron las piezas de Aguaclara.

—¿Qué novedades trae la colección 2019 que veremos en El Rastrillo?

Es una colección muy diferente a las anteriores. El año pasado trabajamos una colección muy grande y tuvimos varios problemas de producción para poder entregarla a tiempo. Este año hemos achicado la colección para ir a puntos más específicos: el tema del color es más neutral, ya que es una tendencia que está muy fuerte a nivel mundial con colores claros y pasteles. Eso sí, no hemos dejado de lado el toque especial que le damos a nuestros diseños. Nuestra colección también tiene redes, plumas y varios detalles más.  

—¿Qué tal ha sido tu experiencia en el desfile?

Justo nos presentamos en El Rastrillo después de ir a la feria en Miami. Me encanta el evento porque es familiar y tiene una causa muy linda detrás. 

Liliana Villalobos en Paraiso Fashion Fair 2018. Getty Images for Aguaclara

—¿Cuál es la identidad de Aguaclara?

Nosotros empezamos con una identidad amazónica y andina. Hemos hecho producciones en Tambopata, Aguas Calientes y Tarapoto. Nuestros diseños son exóticos y a la vez sofisticados, pero eso no quiere decir que no nos inspiremos de otras culturas.

—¿A qué mujer se dirige Aguaclara?

No es una marca totalmente playera. Ofrecemos un concepto para días y noches de verano. Puedes utilizar el bikini Aguaclara en la mañana, un almuerzo o en un sunset party. Apuntamos a una mujer moderna, femenina, sofisticada, elegante y que viaja recurrentemente.   

Aguaclara 2019 

Aquí te presentamos un adelanto de la próxima colección de Aguaclara inspirada en la naturaleza amazónica.