La colección con la que la casa italiana celebra su centenario mostró una “apropiación” de modelos Balenciaga. La jugada ha despertado la polémica entre las casas de moda.

Por Arianna Gonzáles

El director creativo Alessandro Michele de la firma italiana ha “robado” prendas del diseñador Demna Gvasalia. Foto: Gucci

Gucci lo ha vuelto a hacer. Los cien años de la casa de moda italiana han sido la excusa perfecta para que haga lo que pocos se atreverían: profanar las reglas de la industria de la moda.

Este miércoles, la firma italiana incorporó a su colección “Aria” varias piezas del director creativo de Balenciaga, Demna Gvasalia y nos permitió ver, en exclusiva, cómo dos marcas de la industria del lujo contemporáneo se unían en un mismo producto.

El atrevimiento no solo ha generado polémica entre los amantes de la moda, sino que también ha abierto la esperanza a nuevos e innovadores modelos de negocio.

Todo sobre la nueva colección

Los 94 looks de #GucciAria han dejado a más de uno sin aire al presentar prendas Balenciaga intervenidas. 

“Aria” presenta las prendas de Balenciaga, ahora, como “la incursión, la contaminación”. Alessandro Michele se ha sumergido en el pasado: en el suyo propio, el de su colega y de la firma florentina.

En la colección podemos ver las icónicas abultadas siluetas reloj de arena de los sastres y las escotadas parkas del debut propias de la colección otoño-invierno 2016 de Demna en Balenciaga.

Sin embargo, también resaltan las prendas impresas con el estampado Flora, diseñado por Vottorio Accornero en 1966 en honor a Grace Kelly.

Gucci difundió una imagen en la que una modelo lleva un traje en el que se leen las palabras Gucci y Balenciaga. Foto: Gucci.

No podían dejar de aparecer las botas-calcetín Knife de la primavera/verano 2017 de Balenciaga y su bolso Hourglass. Todos, acompañados de los logos de ambas firmas en distintas texturas.

Lea también:  Presentación de la colección de verano de Inmaculada

El plateado fue uno de los colores estrella de la colección y un traje de chaqueta impregnado de los logos de ambas marcas lo recuerdan. El juego de espejos entre las marcas de lujo ha trasladado los vestidos de noche a las prendas de día y cada uno de los modelos no hace más que demostrarlo.

Aunque el “shippeo” de Gucci y Balanciaga se ha robado toda la atención, “Aria” de Gucci también nos lleva a recordar colecciones pasadas cuando Frida Giannini era la directora creativa de la marca italiana. Diseños de caracter ecuestre nos trasladan al ayer sin perder la esencia actual de la firma.

Un poco de estilo ecuestre, así como las prendas de bling bling con algunos destellos de luz no podían faltar para completar la esencia de “Aria”.

Lo que Michel ha llamado “idea orgánica”, es para muchos la jugada comercial perfecta para hacer que todo el mundo hable de las firmas del conglomerado de empresas Kering. Sin duda, lo ha logrado.