Ayer fue el primer día del New York Fashion Week (NYFW), arrancando con varios shows, pero uno de mis favoritos de la temporada, y que espero con ansias, siempre es DESIGUAL. Tuvimos el chance de entrar antes de que empiece el show a ver la colección que unos minutos después saldría a la pasarela. Personalmente quedé total y completamente enamorada, para no decir obsesionada, con los accesorios y con la idea de tocar cada chaqueta, falda, vestido pantalón y pieza que estuvieran próximos a mis manos. O de ver hasta cada mínimo hilo fuera de su sitio, y ya que estamos hablando del tema… no había ni uno solo. La onda relajada, alegre y vivaz que caracteriza a esta marca no sólo se vivía en las prendas sino en toda la actitud del personal y modelos que sonreían y posaban para fotos/selfies con todos, viéndose majestuosas y full color en sus batas también de Desigual, aguardando el momento de salir a escena.
c3_1

Por supuesto no podíamos desaprovechar la oportunidad de conversar con el Director Global de Comunicaciones de la marca, Daniel Pérez, quién al contarle que éramos de Cosas Perú, con una sonrisa de oreja a oreja, nos dijo entusiasmado que le encanta nuestro país ¡y sobretodo la comida!. Qué podemos decir, nuestra reputación nos precede. Daniel nos dio una mirada más completa de lo que podíamos esperar ver en la pasarela unos momentos más tarde, así como contarnos de la evolución que Desigual ha tenido a través de los últimos años.

Hoy vamos a ver una colección que es una consolidación de nuestra evolución creativa“, declara Daniel. “Sobretodo ultra femenina, muy sofisticada, trabajada no sólo a partir de estampados sino todo lo que son los embelishments (adornos) y enriquecimiento de las telas a partir de los toques hechos a mano“.

Lea también:  El Rastrillo 2016: moda que ayuda

cosas_entrevista-daniel-perez_1

Estos son los que se denominan estampados tridimensionales, generan una nueva textura con toques morfológicos, botánicos o étnicos utilizando joyas dentro del tejido como lentejuelas o cuentas. La marca está evolucionando con esta técnica así como con un uso más maduro del color, probando combinaciones más sofisticadas, pero siempre manteniendo su ADN; esa alegría y forma de interpretar. Escuchan las tendencias de cada temporada, para seguir conectados con lo contemporáneo pero Desigual tiene su propia interpretación y visión de la moda.

Los detalles alegres y joviales de Desigual no están solo en las prendas sino todo el ambiente que lo rodea, como se pudo percibir en el backstage. La manera de caminar de las modelos, la música, el maquillaje, las luces, el cabello, la distribución de la pasarela.

La marca es dinámica y energética. Nos gusta presentar la propuesta de una manera que engloba nuestra marca y queremos continuar siendo nosotros mismos”, nos asegura Daniel Pérez.

La visión de Desigual para los años que vienen es continuar conectados con lo que pasa, pero dándole a su consumidor lo que esperan de ellos; algo diferente. Creen en una belleza inclusiva y planean continuar en esa línea de alegría, color y dinamismo que los caracteriza y son evidentes al ojo humano a 100 kilómetros de distancia.

Por Diana Ibarra Rake (Editora y Blogger en WWW.DOLCEPLACARD.COM)