5. Pasión por la historia

Si bien muchas personas saben que los duques de Cambridge se conocieron en la Universidad de Saint Andrews, muy pocas personas conocen que la carrera que estudió Kate fue Historia del Arte. Si el príncipe William asciende al trono, ella se convertiría en la primera reina consorte con título universitario. 

6. Trabajo formal

Una de las reglas de los royals es que no pueden tener un trabajo formal. Sin embargo, antes de formar parte de la familia real británica, Kate trabajó como compradora de accesorios para la firma de lujo Jigsaw, una marca recurrente entre la realeza.

7. ¿Alergia letal?

Varios medios británicos, incluyendo el diario The Telegraph, aseguran que Kate tiene una alergia a los caballos que le impide subirse a uno. Sin embargo, Marcia Moody (autora del libro Kate: A Biography, told Town & Country)señala que la duquesa no está acostumbrada a ir en un caballo porque no fue algo tradicional de su niñez, a diferencia de su esposo. 

8. Prendas de lujo

Según el Daily Mail, la cifra que la duquesa gastó en prendas de vestir durante el 2017, fue de 19,000 libras. Sin lugar a dudas, ella también es reconocida por su elegante estilo al vestir. 

9. Condecoración azul

Los duques de Cambridge recibieron la medalla Gold Blue Peter por su trabajo en institutos mentales para niños. Este reconocimiento es prueba del trabajo que Kate viene realizando con los niños del Reino Unido. 

10. Efecto Kate

Existe una devoción alrededor de las prendas de la duquesa de Cambridge: cada vez que se publica cuál es la marca de uno de sus vestidos, éstos se agotan de manera inmediata. Uno de los primeros vestidos que se sometieron al “Efecto Kate” fue un modelo azul de la firma Issa London. Según Glamour, la marca llegó a quebrar porque no podía afrontar la alta demanda de sus productos.