A lo largo de su trayectoria en el mundo de la moda, Kate Moss continúa fascinando a sus seguidores con su estilo dentro y fuera de la pasarela. La supermodelo cumple 44 años el día de hoy y aquí te contamos cuales son los secretos que la hacen lucir tan joven.

Kate Moss

Jugos detox

Al menos 3 veces al año y durante una semana, Kate realiza una limpieza interna de su organismo con jugos detox. La desintoxicación a base de este tipo de líquidos es una de las mejores maneras de alcalinizar el cuerpo y eliminar las toxinas, especialmente después de las vacaciones. La modelo afirma que esto le brinda mucha energía. Además, gracias a que no toma café todos los días, se le hace más fácil llevar a cabo esta dieta desintoxicante. 

Kate Moss

Menos exposición al sol

Cuando era joven, Kate disfrutaba el pasar horas bajo el sol para lograr un lindo bronceado. Sin embargo, la maquilladora de celebridades Charlotte Tilbury, le aconsejó que no se expusiera al sol pues acabaría con envejecimiento prematuro en la piel. Hoy en día, la supermodelo prefiere evitar broncearse y siempre utiliza protector solar de SPF 50 en la cara.

Delicadeza en los ojos

Moss contó en una entrevista para la revista W que, luego de una sesión de fotos para la marca Yves Saint Laurent, comenzó a quitarse el maquillaje de los ojos de una forma muy brusca y el maquillador que la asistía le dijo que no le hiciera eso a su piel. En aquel momento, la modelo tenía tan solo 17 años y, desde entonces, considera aquel tip el mejor consejo de belleza que le han dado en su trabajo.

💋💋💋 📷: @therealmichaelboadi #katemoss #wheresmossy

A post shared by Kate Moss (@wheresmossy) on

Piel perfecta

En la entrevista, la modelo también confesó su secreto para tener el cutis perfecto. El truco está en sumergir la cara en un recipiente lleno de de cubos de hielo. Aunque el consejo puede sonar doloroso, la celebridad británica señala que realmente le funciona para reafirmar y rejuvenecer su rostro, reduciendo las arrugas.

Kate Moss

Kate que aprendió este ritual en un clásico del cine. “Acabo de ver Mommie Dearest y eso es lo que hace”, mencionó para W. Durante la primera escena de la película, la actriz Faye Dunaway inicia su jornada preparando una cubeta llena de hielo y agua para sumergir su rostro. Sin duda, un ritual mañanero que le ha funcionado muy bien a la supermodelo.