Melania Trump tomó el té con la reina Letizia de España en la Casa Blanca mientras sus esposos, Donald Trump y el rey Felipe VI se reunieron en privado. 

“Una gran visita del rey y la reina de España en la Casa Blanca. La reina Letizia y yo compartimos un té y tiempo juntas, centrándonos en las formas en las que podemos influir positivamente en los niños”, escribió a través de su cuenta de Twitter la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump

La conversación entre Melania Trump y la reina Letizia se dio en un momento muy particular: el gobierno de Donald Trump ha tomado la decisión de separar de sus padres a los niños migrantes cuando cruzan la frontera sur de Estados Unidos de forma ilegal. 

Debido a la política de tolerancia cero a la inmigración que ha adoptado el presidente Donald Trump, todos los inmigrantes que crucen la frontera entre México y Estados Unidos deben ser procesados por inmigración ilegal. Desde fines de abril, más de dos mil niños han sido separados de sus padres mientras esperan ser juzgados.

El tuit de Melania Trump ha generado mucha polémica en redes sociales. Algunas personas la han tildado de cínica, mientras que otras creen que su comentario es una crítica a la actitud de su marido contra la inmigración. 

Lea también:  El inevitable auge de Ivanka Trump en imágenes

Una portavoz de Melania Trump reveló que la primera dama “odia” la separación de niños de sus familias tras cruzar ilegalmente la frontera sur del país.

La primera dama Melania Trump en la Casa Blanca durante la visita oficial de los reyes de España a Estados Unidos.

La primera dama Melania Trump en la Casa Blanca durante la visita oficial de los reyes de España a Estados Unidos.

Las primeras damas de Estados Unidos suelen comprometerse con una causa. En mayo, Melania Trump lanzó una campaña por el bienestar de los niños, con especial énfasis en la lucha contra el acoso en Internet y en el apoyo a las familias afectadas por la crisis de adicción a los opiáceos.

La reunión entre Melania Trump y la reina Letizia tuvo lugar en la Sala Roja de la Casa Blanca, llamada así por la predominancia del color rojo en las paredes y los muebles. El encuentro se dio en el marco de una visita oficial de cinco días de los reyes de España a Estados Unidos.