Cuando Angelina Jolie y Brad Pitt anunciaron su relación, parecía que su amor iluminaba el cielo. Pero, como sucede con frecuencia con las historias de amor, a esta también le llegó el final. Si bien se reveló recientemente que la actriz contactó a su ex pareja para mejorar su relación como padres, el proceso de divorcio está siendo más que tormentoso.

Por Manuel Coral González

Recientes revelaciones han dado un giro a la tormentosa situación que envuelve a Angelina Jolie y Brad Pitt. Según ha publicado Entertainment Tonight, Brangelina parece haber llegado a una tregua: Jolie “decidió que ya era momento de hacer que las cosas funcionaran y Brad se ha mostrado muy aliviado y muy dispuesto a escuchar su oferta”. Además, “Brad ha estado dedicado a mantener la paz durante todo el proceso y ahora por fin da la impresión de que están en un punto en el que pueden crear una situación más calmada para los niños”. Sin embargo, antes de este encuentro los actores han pasado por un infierno legal.

Desde que Angelina Jolie y Brad Pitt iniciaron su relación, los rumores de su probable separación estuvieron presentes en todos los medios de espectáculos del planeta. Pero, durante el tiempo que duró el romance, la pareja siempre salió a desmentir cualquier impasse. “Tener hijos es lo que te ata. El día que firmó los papeles de adopción de Zahara y Maddox, supe que estábamos unidos para el resto de nuestras vidas”, dijo Angelina a inicios de 2016.

Con el tiempo, los medios fueron conociendo más detalles de los motivos que provocaron el final de ‘Brangelina’, y el tema que más intriga causaba era la futura situación de los seis hijos que comparten (tres adoptados: Maddox, de diecisiete años; Pax, de catorce, y Zahara, de trece; y tres biológicos: Shiloh, de doce años, y los mellizos Knox y Vivienne, de diez).

Brad Pitt y Angelina Jolie en una escena de la película “Mr. & Mrs. Smith” –donde se enamoraron– dirigida por Doug Liman en 2005.

Precisamente, las “diferencias irreconciliables” que alegó Angelina para pedir el divorcio se basaban en la manera que tenían ambos de criar a sus hijos. Trascendió que Brad tenía problemas con el consumo de alcohol y marihuana, de los cuales su esposa estaba harta, y también que el actor no podía controlar sus estados de mal humor.

Uno de los episodios que más llamó la atención fue la discusión que tuvo Pitt con Angelina en un vuelo de Francia a Estados Unidos, trayecto en el que el actor habría peleado con su hijo mayor, Maddox, luego de que este intercediera en la discusión de sus padres. Según la revista People, él estaba “borracho, discutiendo con Angelina”. La riña subió de nivel y “hubo una discusión entre padre e hijo que no fue manejada de la mejor manera y se intensificó más de lo debido”.

En 2009, el periodista Ian Halperin publicó “Brangelina”, libro sobre “la historia no autorizada” de la pareja. Fue uno de los primeros en contar los “detalles secretos” de la relación que mantenían los actores.

Para la prensa estadounidense este hecho terminó de sellar la separación de la pareja. Recordemos que, incluso, motivó que Pitt fuera investigado por el Departamento de Infancia y Servicios Familiares de Los Ángeles por “un posible caso de abuso infantil”, aunque, luego de las investigaciones, quedó libre de todo cargo. Se especuló con que Maddox “no quería tener contacto alguno con su padre”, pero, después de unas semanas del incidente, el portal TMZ reveló que el actor mantiene contacto con su hijo en presencia de un terapeuta.

Lea también:  Drago Kisic Aguirre, presidente de CADE Universitario 2017: de mínimos y máximos

Una fuente cercana a Brad declaró que el actor estaba tomando el caso con bastante seriedad y que lamentaba que los medios mostraran esa imagen suya. “Él estaba dispuesto a ir a terapia o lo que hiciera falta para recuperar a su familia y a su mujer, pero después de esto no quiere tener nada más que ver con Angie. Lo está destrozando injustamente”, dijo a propósito de la discusión aérea que se hizo de conocimiento público.

Tal vez la razón que tuvo más injerencia en su separación se puede resumir en una declaración brindada por un amigo de la pareja, en la que explica que Angelina quería abandonar Hollywood y dedicarse a criar y cuidar a sus hijos, sin dejar de lado su trabajo humanitario; mientras que Brad estaba enfocado en su carrera como productor y actor. “Hay una diferencia fundamental entre Angelina y Brad, y es que cada uno quiere una cosa diferente”, sentenció.

Las confesiones de Brad y Angelina

En el Festival de Cine de Cannes 2008, cuando Angelina estaba embarazada de los mellizos Knox Leon y Vivienne Marcheline.

En una de sus entrevistas más sinceras, ocho meses después de la separación, –en mayo de 2017, para GQ–, Brad Pitt habló por primera vez sobre su proceso de divorcio de Angelina Jolie y reveló que su alcoholismo fue uno de los principales problemas que terminó por separarlos. Además, confesó que llevaba seis mes sin beber y que estaba orgulloso de ello. “Dejé todo excepto las borracheras cuando empecé mi familia”, admitió. También contó que el trabajo lo había alejado de sus hijos y que, para sobrellevar el proceso de divorcio, había comenzado a ir a terapia, lo cual lo mantenía más tranquilo y daba mejores resultados en su vida cotidiana. “No quería vivir así”, subrayó.

Lea también:  Critics Choice Awards: los mejores looks de la alfombra roja

Por su parte, después de un año de su separación, Angelina Jolie habló con The Hollywood Reporter y contó cómo fue que intentó salvar la relación durante el rodaje de By the Sea, la última película en la que trabajó junto a Brad. “Había un peso entre nosotros que no tenía que ver con la película y que siguió existiendo después”, dijo.

Llegada de Angelina Jolie al aeropuerto de Tokio junto a su recién estrenada pareja Brad Pitt y su pequeño hijo Maddox, en 2005.

Panorama incierto

El proceso de divorcio ha transcurrido con diversos giros inesperados que parecen alargar aún más el drama. A mediados de junio, la jueza asignada al caso tuvo que interceder para que Brad pudiera ver a sus hijos, pues Angelina no estaba respetando el régimen de visitas establecido por la corte. Y a inicios de agosto, los medios internacionales aseguraban que los abogados de Angelina Jolie habían acusado a Brad Pitt ante la Corte Suprema de Nueva York por no pagar una pensión alimenticia “significativa”.

Uno de los abogados de la actriz manifestó: “Según los arreglos informales, en torno al pago de los gastos de los niños, estos no han sido sostenidos regularmente [por Pitt] por más de año y medio”. La estrategia de Jolie era solicitar una orden judicial para “interponer una orden retroactiva de manutención infantil”.

Angelina Jolie junto a sus hijos Shiloh Nouvel, Vivienne Marcheline, Maddox, Pax Thien, Zahara Marley y Knox Leon a las afueras del Museo de Louvre, París, a principios de 2018.

Días después, Lange Spiegel, abogado del actor, presentó documentación al Tribunal Superior de Los Ángeles, para sustentar que su representado había cumplido con sus obligaciones y que la solicitud de la demandante era “innecesaria, omite información importante y es un esfuerzo apenas disimulado para manipular la cobertura de los medios”. Salieron a la luz documentos que demostraban que el actor había pagado más de nueve millones de dólares desde que se separaron en 2016. De esa cantidad de dinero, ocho millones fueron destinados a pagar la mansión donde viven Angelina Jolie y sus seis hijos, y un millón a la pensión alimentaria.

Lea también:  Beto Ortiz, Contra todos

Myndy Nyby, portavoz de Jolie, dijo a E! News que “el objetivo de Angelina ante la corte es promover la conclusión del matrimonio de una manera que despeje el camino hacia la siguiente etapa de sus vidas, y les permita, a ella y a Brad, volver a comprometerse como devotos padres de sus hijos”.

El año pasado, Brad Pitt brindó una entrevista reveladora a la revista GQ, luego de ocho meses de silencio.

A mediados de agosto, la Corte de Los Ángeles dictaminó una nueva orden en relación con la custodia de los hijos del matrimonio. Trascendió que Angelina debe dejar que sus hijos pasen más tiempo con su padre, pues este ahora tiene derecho a “disfrutar de sus hijos cuatro horas, cada dos días escolares, y doce horas, cada dos días festivos”. Además, la actriz no podría leer las conversaciones entre el actor y sus hijos; por ello, sería indispensable que estos tuvieran el número personal de su padre.

Este sería un golpe inesperado para los intereses de la actriz. Por este motivo, durante los últimos meses, la familia Pitt-Jolie ha tomado mayor distancia: Angelina se llevó a sus hijos de vacaciones a Londres, mientras que Brad se quedó en Los Ángeles, filmando Once Upon a Time in Hollywood, la nueva película de Tarantino.

Desde que se convirtió en madre, Angelina siempre ha aparecido públicamente junto a alguno de sus hijos. Aquí con Maddox, luego de visitar Ward, Nueva Orleans, tras el paso del huracán Katrina, en 2007.

Fuentes cercanas al actor indicaron que él no tenía ningún problema con que su exesposa viajara por plazos cortos con sus hijos, pero “no está de acuerdo con que sus hijos estén lejos por meses”. Brad Pitt no desea moverse de Los Ángeles, lugar donde solía vivir con su familia, pues “siente que ahí está su casa y que es donde ellos mejor pueden estar”.

En adelante, lo que suceda en este proceso de divorcio valorizado en 480 millones de dólares está marcado por la incertidumbre. Mientras tanto, destaca la presencia de Brad en Italia. Durante la primera semana de setiembre, el actor viajó con su hija Shiloh, de doce años –quien, según fuentes cercanas a la familia, es la más afectada por la separación–, para pasar unos días de vacaciones. Ambos llegaron a visitar al no menos famoso George Clooney –íntimo amigo del actor– a su villa ubicada en Laglio, en el lago de Como.

Jennifer Aniston y Brad Pitt se casaron en 2000 y se divorciaron en 2005. Aquí en el estreno de “Spy Game”, en 2002.

Pero lo que más ha llamado la atención de este episodio es la sorpresiva visita de la ex esposa de Pitt, Jennifer Aniston, quien se encontraba en Milán trabajando en la producción de su nueva película, Murder Mystery. Según medios italianos, la actriz visitó la casa de George Clooney y pudo pasar algunas horas con sus amigos.

Al parecer, uno de los motivos de su visita sería apoyar a Shiloh, que, además de sufrir por la separación de sus padres, afronta un delicado tratamiento para cambiar de género, pues, si bien nació niña, siempre se ha sentido como un niño. ¿Se habrán encendido las alarmas de Angelina por este encuentro? Lo sabremos en el próximo capítulo de esta intrincada historia.