No escribe un blog ni administra un canal de YouTube. No es actriz, modelo ni cantante. Sin embargo, más de 25 mil personas siguen a diario la vida de Paloma Derteano en Instagram Stories. ¿Cómo pasó del total anonimato a ser una de las influencers más buscadas por las marcas? Aquí, algunas pistas…

Por María Alejandra López

“En el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos”, predijo Andy Warhol. Quizás si hubiera cambiado ‘minutos’ por ‘segundos’, hoy lo consideraríamos el gurú de las Instagram Stories, una de las herramientas con las que Paloma llega a miles de personas todos los días a toda hora.

Esta tarde, @palodirtyano me recibe en su oficina de Comunal, un espacio de coworking en Barranco. Acaba de llegar a Lima. Según me cuenta, divide sus días entre el sol de Ica y la neblina de la capital. Desde que se casó, se mudó con su esposo, el empresario agrícola Cristóbal Cillóniz, y solo viene a la capital de jueves a domingo. A la par de ser influencer, Paloma trabaja en su agencia, “Estudio Constante de Branding”, y en su plataforma web para crear listas de regalos, “Sin Envolturas”.

Paloma se casó el pasado mes de abril. A través de su perfil de Instagram, compartió varios momentos de la ceremonia con sus seguidores. Fotografía: Vlanco Bodas. 

Sí, su cuenta de Instagram le ha permitido ganar dinero, promocionar marcas y hasta viajar fuera del Perú, pero Paloma se niega a dejar su oficina. “¿Qué haría? Ahí sí me convertiría en una blogger normal”, explica.

Y tiene razón. Paloma no es una blogger normal: graba sus tareas como ama de casa en Instagram, conversa con su familia en sus stories (Papanigga y Chadros, sus padres, son personajes recurrentes en su perfil), no teme trabajar con marcas de cuidado higiénico y… “¡Tengo una obsesión desde los 15 años con la caca! Siempre he hablado del tema y me parece chévere. Nadie lo hace y por eso impacta”, cuenta Paloma. Pero, yendo por partes, es mejor hablar de lo que aún no ha revelado en Instagram.

Su colección de cacas es bastante amplia: tiene desde una pijama y pantuflas, hasta su propio mini parlante en forma de caca. Fotografía: Instagram Paloma Derteano.

¿En qué momento te diste cuenta que tu perfil de Instagram ya no era privado?

Empecé a compartir mi vida en Snapchat y cambié de red social porque vi que Instagram tenía la opción de compartir stories. Hice mi perfil público porque pensé que algunas personas querrían ver mis videos de baile (Paloma dicta en Stiletto). Solo trasladé de canal mi contenido y todo lo que publico es sobre mi vida. No es algo increíble: comparto mi trabajo, mi traslado a la provincia, y me burlo de mí misma. Poco a poco, empezó a seguirme más gente y no solo mis amigas. Cuando llegué a los 7000 seguidores, me di cuenta que esto era algo más, pero nunca pensé “ya soy blogger”.

¿Cuando eras niña hacías reír a las personas?

Lea también:  Naomi Campbell cumple 50 años: una vida de fiesta en fotos

¡Sí! Ahora hago lo mismo. A los ocho años, me encerraban en un cuarto porque hacía reír a mis amigas en las clases de gimnasia y no se podían concentrar (ríe). El otro día una seguidora me dijo, “siento que tú eres todo lo que a mí me da roche ser”. He generado una relación increíble con mi comunidad. Estoy presente en su sobremesa y en sus conversaciones de WhatsApp porque hablo de todo y muestro mi vida tal y como es.

A la par de trabajar como influencer y publicista, Paloma también es profesora de baile en “Stiletto We Move”.

¿Has pensado tener un fanpage?

No, detesto Facebook. En un momento pensé en YouTube, pero mi target es tan variado que también me sigue gente mayor de 50 años y ellos ya conocen Instagram. Si en algún momento me dedicara a esto a tiempo completo, podría ser una opción.

Compartes varias stories en tu Instagram. ¿Se te hace fácil compartir tu vida?

Una vez me excedí. Me di cuenta que no podía pasar más de cien stories al día porque se empiezan a borrar las anteriores. Para mí es fácil porque es mi vida y siento que la cámara me acompaña. Me gusta grabar todo. Prácticamente no tengo secretos.

Sus mascotas, Renata y Teo, también son personajes recurrentes en sus historias de Instagram. Fotografía: Instagram Paloma Derteano.

¿Nunca has sentido que tu vida está muy expuesta?

Si lo he sentido es porque mi mamá me ha dicho: “Palo no grabes tanto la casa”. Y ahí sí me asustó, pero más allá de eso no ha sido algo como para cerrar mi cuenta.

Hace poco viajaste a Hawái por tu luna de miel y compartiste casi todo tu viaje, ¿qué piensa tu esposo de esto?

Lea también:  Joe Jonas y Sophie Turner: el compromiso del 2017

De hecho, ahora está más dispuesto que antes y aparece en los videos a su manera. Él sabe que comparto mi vida y él es parte de ella.

Hace poco, Paloma viajó a Hawái para su luna de miel. La influencer peruana compartió varios momentos del viaje a través de Instagram. Fotografía: Paloma Derteano.

Hay personas que no han tomado muy bien tus referencias a la provincia. ¿Tienes muchos haters?

Sí, pero los he bloqueado. ¡Me parece absurdo! El mundo digital es más libre que el mundo real. Puedes tener un primo que no te cae, pero que debes ver en reuniones familiares. En las redes sociales debes seguir lo que te interesa. ¿Por qué seguir a alguien que te irrita o no te suma?

¿Sientes que hay algo de racismo en tus personajes?

El hecho de que yo diga “de la provincia a la capital” no es racismo. Finalmente, Lima es la capital e Ica es una provincia. Las personas le adhieren una connotación negativa. Pero sí creo que si no sigues mi contenido diariamente puedes interpretarlo de manera incorrecta. Sin embargo, no pienso dejar mis personajes. Siento que hacen que mi contenido sea diferente y mi comunidad los entiende. Si dejo de hacerlos me convertiría en una blogger normal.

“Siento que hacen que mi contenido sea diferente y mi comunidad los entiende”, dice Paloma sobre sus personajes.

A tiempo completo

La RAE aún no incorpora el término influencer y en el camino la palabra ha adquirido varias interpretaciones. Si bien el concepto está relacionado con la cantidad de seguidores en redes sociales, la definición más cercana es la de una persona que cuenta con credibilidad en un campo concreto. En ese sentido, Paloma es difícil de encasillar: no es una influencer de moda ni de maquillaje, sin embargo, cada día recibe cientos de regalos de marcas que acuden a ella para promover sus productos.

¿Sueles promocionar varias marcas pequeñas?

Sí, promociono de todo y apoyo a marcas que no figuran tanto porque no tienen presupuesto. Acepto las cosas que me gustan y van con mi estilo. Mis seguidores me ven como una amiga. Nuestra relación es muy cercana y no me gustaría recomendar algo solo por conveniencia. ¡La gente me pide unboxings! Sienten que los abren conmigo y que doy buenas recomendaciones.

Paloma no teme trabajar con marcas de cuidado higiénico o limpieza del hogar. Fotografía: Paloma Derteano.

Varias personas me dicen que te consideran una influencer “real”…

Lea también:  Juntos en esto: iniciativas solidarias ante el COVID-19

Para mí sería difícil ser otra persona en redes sociales. Por eso, si me encuentran en la calle, estoy igual a como salgo en las historias. Solo por promocionar algo no voy a ser otra persona o ponerme algo que no voy volver a usar.

¿Qué tanto te ha servido estudiar publicidad para ser influencer?

Siento que he creado mi marca ideal: una marca a la que no le importa hablar de temas tabú, que no le da roche nada, y que habla de todo un poco. Siempre me pongo del otro lado y pienso qué me gustaría encontrar a mí.

“Me gusta ser blogger porque puedo grabar todo lo que hago. Si dejo mis proyectos, me convertiría en una blogger normal”, confiesa.

¿Podrías vivir de ser influencer a tiempo completo?

Sí, pero no quiero ser solo eso. No me gustaría que algo pase con este mundo. Me tranquiliza la idea de tener algo en paralelo. Me gusta ser blogger porque puedo grabar todo lo que hago. Si dejo mis proyectos, me convertiría en una blogger normal: iría a eventos, andaría de shopping y solo compartiría mis canjes. Creo que me diferencia el hecho de que hago más cosas a la par y justo soy influencer porque comparto esas cosas.

¿Para ti qué es una blogger normal?

Creo que algunas bloggers, por el hecho de no tener un trabajo en paralelo, están sometidas a las marcas que quieren trabajar con ellas. Mi regla es no trabajar con marcas que no uso ni hablar mucho de moda o solo recomendar cosas. Yo quiero contar historias.

Paloma Derteano está cerca de tener 60 mil seguidores en Instagram y aún no planea abandonar su oficina. Fotografía: Instagram Paloma Derteano.

El mundo de las influencers parece perfecto, colorido y hasta lujoso. ¿Es así?

Una blogger normal es una chica que parece tener un mundo perfecto y yo creo que debería ser más alcanzable. Eso va más conmigo. A veces me dicen “Paloma debes seguir creciendo”. Pero yo no quiero que esto se convierta en un estrés. Quiero que mi contenido sea de calidad y la gente que me siga lo haga de verdad.

¿Crees que el trabajo de una blogger es fácil?

Me parece divertido y por eso lo hago. Siempre me gustó grabar videos y ahora lo comparto porque veo que genera algo positivo. Hay psicólogas que me dicen que sus pacientes les hablan de mí y personas que me cuentan que las alegro antes de dormir. Por ese motivo, mientras sea positivo, todo está bien. Felizmente, no me preocupa tener más likes o seguidores porque no me dedico a esto a tiempo completo.

Mostrar el balance de la vida en Instagram es una premisa de Paloma. Un día puede estar comiendo una ensalada y al día siguiente una hamburguesa. “Una blogger normal es una chica que parece tener un mundo perfecto y yo creo que debería ser más alcanzable”, afirma.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Quiero seguir creciendo, pero también quiero seguir con mi vida y mi trabajo. Eso no va a cambiar. Felizmente, las marcas que han llegado a mí me gustan un montón y hemos hecho match. Quizás gane el triple siendo influencer que con mi trabajo de oficina, pero no quiero dejar de hacerlo. Me aterra la idea de ser solo influencer. Vivo el día a día, me gusta lo que está sucediendo y felizmente he crecido un montón.

Créditos:

Producción: Michelle Arteaga / Dirección: Javier Zea / Asistente de Dirección: Johana Cabañas / Sonido directo: Samuel Bárcena / Edición y Color: Johana Cabañas / Post de sonido: Samuél Bárcena / Editor de Contenido Digital: Renato Velásquez / Periodista: Maria Alejandra López.