Desde el año 2000, la asociación educativa sin fines de lucro “Aprendo Contigo” brinda clases a niños que se encuentran internados en centros de salud limeños. Su objetivo: ayudar a que ellos, luego de su recuperación, se reinserten en la vida escolar sin problemas. Ya han atendido a más de 50 mil menores.

En 2000 Ana Fernández de Gaveglio –fundadora de Aprendo Contigo– viajó a Houston para que su hijo Fabricio, de tres años, recibiera tratamiento médico especializado contra el cáncer. En ese viaje conoció un programa peculiar: los niños internados no solo eran atendidos por el personal médico, sino que además recibían una serie de actividades y dinámicas educativas según su edad. A su retorno, Ana replicó dichas dinámicas en casa con Fabricio.

La asociación educativa inició funciones con diez voluntarios; hoy cuenta con cerca de 250. Trabajan a diario con 230 niños.

Trágicamente, al poco tiempo su pequeño falleció. Ya por entonces Ana conocía a Claudia Cavassa –otra de las fundadoras de la asociación–, con quien, después de dar vueltas a la idea de implementar la pedagogía hospitalaria, plantearon el proyecto al Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), y lograron su aprobación.

En la actualidad Aprendo Contigo trabaja en tres centros de salud de la ciudad: en el INEN, en el Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN) de Breña y en el Hospital de Emergencias Pediátricas (HEP), ubicado en La Victoria. “Lo que hemos hecho es ajustar la currícula del Ministerio de Educación a un aula hospitalaria”, explica Yvette Muñoz, coordinadora de Imagen y Recursos de la asociación.

En el año 2016, el Ministerio de Educación solicitó a “Aprendo Contigo” su modelo educativo, como ejemplo de gestión educativa hospitalaria.

Su modelo se fundamenta en “la flexibilidad de enseñanza”. Cada niño en tratamiento, debido a la fragilidad de su edad, puede encontrarse emocionalmente afectado por las circunstancias que atraviesa: salir de una sesión de quimioterapia, estar separado de su familia, ser testigo del dolor de los otros niños que convalecen a su lado… Por eso, “nuestros voluntarios, si bien no todos son profesores de carrera, reciben capacitación para que puedan afrontar su labor de asistentes educativos adecuándose a la circunstancia de cada niño y de cada hospital”, precisa.

 

Hasta el día de hoy, “Aprendo Contigo” ha ayudado a más de cincuenta mil niños. Su meta es expandir sus servicios por otras ciudades del Perú.

Así, Aprendo Contigo ofrece clases de comunicación social y lógica matemática; personal social y ciencia y ambiente, y, durante los fines de semana, talleres artísticos. “Hasta el día de hoy hemos atendido a más de cincuenta mil niños; queremos seguir extendiendo nuestros servicios”. 

Más información en:
[email protected]
Teléfono: 447-8140