Mujer transgénero, modelo, performer, actriz. Tiene 33 años. Saltó a la fama en el reality show “RuPaul’s Drag Race”. De madre peruana, protagonizó nuestra edición especial por los 25 años de COSAS.

Por Mariano Olivera La Rosa

—¿Qué es lo más especial de ser una mujer para ti?

—Tener la habilidad de ser vulnerable y sanar, ser positiva y poderosa.

—¿Qué mensaje darías a todas las mujeres peruanas por el Día Internacional de la Mujer?

—Les diría que nunca se den por vencidas al trabajar en sus metas.

—¿Cómo describirías lo que sientes por el Perú?

—Me siento profundamente conectada con mis raíces y tengo un amor muy grande por la cultura peruana, dado que me recuerda todo el amor que mi familia me ha dado a lo largo de mi vida.

—¿Cuál es, o ha sido, tu mayor adicción?

—¡Mi mayor adicción tiene que ser las redes sociales! Explorar la belleza también ha sido siempre una de mis adicciones.

—¿Sexo sin amor o amor sin sexo?

—El sexo sin amor es solo lujuria y no vale la pena para mí. El amor sin sexo es puro y es algo que todos deberíamos practicar.

—¿De qué parte de tu cuerpo estás más orgullosa?

—De mis caderas y mis curvas. Me encanta bailar, ¡así que mover mis caderas y ser curvilínea me encaja bien!

—¿Qué es lo más difícil que has vivido?

—Separarme de lo que creía que era amor pero solo fue una desilusión, y enseñarme a mí misma a amarme de nuevo, de manera que pudiera encontrar el verdadero amor.

—¿De qué logro te sientes más satisfecha?

—Mi mayor logro es haber estado en la portada de COSAS y haber sido capaz de influenciar en mis hermanos y hermanas LGBTQ+ en Sudamérica.

—¿Qué recuerdo te ha marcado?

—RuPaul tratando de ponerme en la lista negra en el mundo drag. Yo solía seguir a RuPaul y es una vergüenza que él no pueda apoyar a las personas trans que realizan performances como drags. Deberíamos apoyarnos más entre nosotros.

—¿Cuál es tu miedo más grande?

—No ser capaz de entretener o trabajar como modelo por ser transgénero. Ser trans no es algo que puedas controlar y es parte de mi humanidad. Es algo que no quiero esconder, y no quisiera ser juzgada por otros. Merezco una vida de calidad; mi única intención es esparcir amor, de estar unidos. No ser capaz de hacer esto sería una tragedia.

View this post on Instagram

So much fun ☺️☺️💖💖🤫

A post shared by Carmen Carrera (@carmen_carrera) on

—¿Cuál es tu característica más acentuada?

—Soy muy espontánea y cambio de idea muy a menudo, porque amo divertirme y hacer felices a otras personas.

—¿Qué cambiarías de ti misma?

—No cambiaría nada. Me gustaría aprender más rápido, pero me acepto a mí misma por cómo y quién soy, y dejo que Dios sea mi guía.

—¿Qué habilidad que te falta quisieras tener?

—No sé cantar; me gustaría saber cantar. De todos modos, ser líder es una habilidad que tengo de manera natural.

View this post on Instagram

#tbt @dresstokillmagazine 🧡💋

A post shared by Carmen Carrera (@carmen_carrera) on

—¿En qué o quién te reencarnarías?

—Siento que me reencarnaría en un delfín, ¡para conocer los secretos del océano!

—¿Quién es, o ha sido, el amor de tu vida?

—El mayor amor de mi vida son mis fans. Ellos me muestran un amor muy genuino y me encanta escuchar historias sobre cómo están viviendo su verdad y cómo me siguen porque he contribuido a darles la fortaleza para ser abiertos con quienes son. Es el regalo más grande.

—¿Qué serie de televisión te ha enganchado últimamente?

—He estado viendo “Siempre bruja” y “You”, en Netflix. ¡Estoy pegada a esas dos!

—¿Qué te hace completamente feliz?

—Estar con mi familia.

View this post on Instagram

📸: @marianovivanco Please go vote today ❤️💋

A post shared by Carmen Carrera (@carmen_carrera) on

—¿Existe algo que te falte, o que desees, que haría que renuncies a todo lo que has conseguido?

—Desearía poder tener una familia. Desearía poder criar a mis hijos en un lugar seguro y sin preocupaciones. Quisiera tener la oportunidad de mostrarle al mundo que una mujer trans es tan buena como cualquier otra mujer siendo madre. Quisiera probarles a todas las personas negativas que se equivocan juzgándome. Tengo un gran corazón (gracias al Perú) y quiero invertir mi amor en mi propia tribu.