Famoso por protagonizar la serie colombiana “La reina del flow”, el actor llega por primera vez a Lima. Aunque se vio obligado a sacar su lado más oscuro para dar vida a su personaje, el pretencioso cantante de reguetón Charly Flow, en su visita al Perú este 22 de junio, Torres mostrará su faceta altruista como invitado especial de la Gala Benéfica Misión Huascarán 2019.

Por Andrea Mena

Todo el flow

A los 30 años, Carlos Torres ha llegado a la cima de su carrera gracias a su participación en la serie musical “La reina del flow”. Con tan solo una temporada y a un año de su estreno, el programa consiguió un innegable reconocimiento internacional. Y nuestro país no fue ajeno al fenómeno. Los peruanos respondieron muy bien a la serie, por lo que no es extraño que el actor no lo haya pensado dos veces antes de visitarnos. “Me hablaron sobre Misión Huascarán y sus labores sociales. Me pareció impresionante”, cuenta el intérprete de Charly Flow. “No tuve dudas de querer formar parte de una causa tan bonita. Además, me pareció la oportunidad perfecta para conocer Lima”.
Misión Huascarán, como iniciativa de la asociación civil sin fines de lucro APES Misiones Rurales, busca mejorar la calidad de vida de las poblaciones vulnerables de las zonas rurales del Perú y brindarles nuevas oportunidades de desarrollo.

La próxima edición de la Gala Benéfica Misión Huascarán, que se realizará este sábado 22 de junio en el Puericultorio Pérez Araníbar, contará con el actor colombiano como invitado especial.

Carlos Torres protagonizará próximamente “Amar y vivir”, serie musical colombiana de los mismos productores de “La reina del flow”.

Anteriormente, Carlos ya ha colaborado con obras benéficas en Colombia; sin embargo, considera que el hecho de poder contribuir a apoyar una iniciativa de esta clase en un país que no es el suyo le da un valor agregado. Por ese motivo, agradece más que nunca su participación en la serie y a su personaje. “Charly Flow es complejo. Nunca sabes qué está a punto de hacer, es completamente impredecible”, detalla. “Está lleno de matices: es carismático y juguetón, pero también engreído y manipulador”.

Carlos Torres es una persona completamente distinta a Charly Flow y, gracias a las redes sociales, ha logrado evidenciarlo. “Me gusta mostrarme auténtico para que mis seguidores me conozcan realmente”, concluye. “Charly es solo un personaje, pero disfruto de usar mi imagen y el reconocimiento que me ha dado para llevar un mensaje. Siempre he pensado que es necesario utilizar la ventaja de tener una plataforma para obrar bien”. Así, fiel a sus convicciones, nos visitará en los próximos días y nos acompañará en una de las iniciativas altruistas más importantes del año.