La deportista estadounidense de 34 años se volvió viral este fin de semana, cuando su equipo, la selección estadounidense de fútbol, se alzó con la copa en el Mundial Femenino Francia 2019. Antes de ganar el torneo, Megan Rapinoe dejó en claro que, de ganar el torneo, no pisaría la Casa Blanca.

Aunque pasó un poco desapercibida en medio de la Copa América 2019 y la Copa de Oro de la Concacaf, este domingo se disputó la final de la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2019, en la que Estados Unidos le ganó a Inglaterra con un rotundo 2-1. 

Sin embargo, a diferencia de otros encuentros deportivos, esta vez el torneo capturó algunas miradas a raíz de las declaraciones de la capitana del equipo femenino, Megan Rapinoe. Abiertamente lesbiana y activista a favor de la comunidad LGBTI, la centrocampista es una de las personalidades que se ha pronunciado contra la Casa Blanca. 

Actualmente, Rapinoe mantiene una relación con Sue Bird, una reconocida jugadora de baloncesto estadounidense. Fuente: Instagram @mrapinoe.

Cuando su equipo llegó a cuartos de final, un periodista de la revista estadounidense Eight by Eight le preguntó si estaba emocionada por ir a la Casa Blanca de ganar la Copa Mundial. “No voy a ir a la jodida Casa Blanca. No, no iré. No vamos a ser invitadas de hecho”, respondió tajantemente. 

Lejos de ignorar las declaraciones de la futbolista, Donald Trump le respondió a través de Twitter. “Soy un gran fanático del equipo estadounidense y del fútbol femenino, ¡pero Megan debería GANAR primero antes de HABLAR! ¡Termina el trabajo!”, escribió el presidente de los Estados Unidos. 

A pesar de las rencillas públicas entre el mandatario y la futbolista, Trump no dejó de felicitar a la selección estadounidense de fútbol tras llevarse el primer puesto a casa. “¡América está orgullosa de todos ustedes!”, publicó este domingo.

Lea también:  Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa: la verdadera historia

La protesta de Megan 

Aparentemente, las declaraciones de la futbolista no fueron las únicas acciones que disgustaron al presidente Donald Trump. Según el diario El País, todo inició en 2016.

“En septiembre de 2016, en un partido menor entre el equipo femenino del Seattle Reign y el Chicago Red Star, la futbolista Megan Rapinoe permaneció de rodillas durante el himno estadounidense en rechazo a la violencia racial”, cuenta el diario español. 

Actualmente, la jugadora compite en el equipo Seattle Reign de la National Women’s Soccer League. Fuente: Instagram @mrapinoe.

Rapinoe volvió a guardar silencio este año, durante el partido final del Mundial Femenino Francia 2019. Cuando sonó el himno de su país, no cantó ninguna estrofa y tampoco se movió.

“No se llevó la mano al corazón en protesta a la postura de la Administración de Donald Trump hacia las minorías”, agrega El País. 

View this post on Instagram

❤️ @alikrieger @ashlynharris24

A post shared by Megan Rapinoe (@mrapinoe) on

Y no solo eso. Parece que la deportista también es una abocada activista a favor de la igualdad salarial para hombres y mujeres. Al finalizar el partido, dejó en claro su posición e hizo un llamado de atención al Gobierno de su país. 

“¿Qué viene ahora? ¿Cómo van a apoyarnos? Las mujeres, en todo el mundo, queremos continuar adelante. Estamos listas para tener la igualdad salarial. Todas las jugadoras durante este Mundial hemos brindado el espectáculo más increíble”, expresó. 

Felizmente, ella no está sola. Este domingo 9 de julio, cuando el Perú se disputaba el primer puesto de la Copa América, el estadio de Lyon celebró la victoria de los Estados Unidos y se manifestó a favor de la igualdad salarial. “¡Igualdad salarial! ¡Igualdad salarial!”, coreó el público asistente. 

Parece que, a la par de brillar en el fútbol, Megan Rapinoe es una de las futbolistas que el mundo también necesita fuera de la cancha.