En la nueva cinta de Quentin Tarantino, “Once Upon a Time in Hollywood”, Margot Robbie interpreta a Sharon Tate, una joven promesa del cine estadounidense que fue asesinada a manos de la ‘familia’ de Charles Manson, en 1969.

¿Quién era Sharon Tate?

Sharon Tate, talento en construcción

Nacida en el 24 de enero de 1943 en Dallas, Texas, Sharon Tate comenzó su vida mediática participando en concursos de belleza. Así, en 1959, a los 16 años, ganó el concurso “Miss Richland” y, poco tiempo después, viajó junto con su familia Italia.

En 1963, volvió a Los Ángeles, para probar suerte en la industria cinematográfica como actriz en Hollywood. Así, gracias a la intervención del agente Harold Gefsky, obtuvo sus primeros roles en shows televisivos como Mister Ed The Beverly Hillbillies.

La actriz comenzó su carrera como actriz a inicios de la década del 60.

Ingreso a Hollywood

Poco tiempo después, en 1965, Tate logró dar un importante paso en su carrera: logró conseguir un papel secundario en la película Eye of the Devil de J. Lee Thompson, protagonizada por Deborah Kerr y David Niven, reconocidas estrellas de la época.

La cinta fue rodada en Londres y, en paralelo, el director Martin Rasonhoff, realizó un breve documental llamado  All Eyes on Sharon Tate, el cual fue lanzado al mismo tiempo que la película. El documental cuenta con una entrevista con J. Lee Thompson, quien expresó su opinión acerca de la joven Tate.  “Habíamos quedado en que si después de las dos primeras semanas Sharon no hacía las cosas adecuadamente, podíamos ponerla el refrigerador”.

Sharon Tate durante el rodaje de “Eye of the Devil”  estrenada en 1966. La actriz, en ese entonces, contaba con 23 años.

Amor en Francia

Luego de terminar la filmación de Eye of the Devil, Tate permaneció por unos meses más en Londres. Durante esta época -en la actriz se sumergió en el mundo de la moda-, conoció al director polaco de origen francés, Roman Polanski, quien se encontraba trabajando en su película The Fearless Vampire Killers.

El día que se conocieron ambos encontrarse en sí mismos diversas coincidencias que facilitaron su relación. Sin embargo, Polansnki -conocido por el perfeccionismo con el que trabaja sus películas-, tenía pensado para el papel protagónico femenino, a la actriz estadounidense Jill St. John, debido a su constatada experiencia.

Lea también:  Festival de Cine de Lima: conoce a los ganadores

Pero fue Ransohoff quien intervino y convenció a Polanski para  Tate audicionara para el papel; y tras una prueba, lo consiguió. Fue así que la futura nueva pareja viajó a Italia para iniciar el rodaje y comenzaron una relación, que terminó en matrimonio, el 20 de enero de 1968.

Roman Polanski y Sharon Tate, se conocieron en Londres, en 1967. Un año más tarde, contrajeron matrimonio, en Estados Unidos.

Fama internacional

El año de 1967 fue clave en la vida de Tate a nivel profesional. Protagonizó la película Valley of the Dolls de Mark Robson -inspirada en una novela de Jacqueline Susan-, donde interpreta a una actriz pornográfica en busca de fama, pero que ve truncados sus sueños debido a que descubre que padece de cáncer.

Su actuación fue valorada por la crítica y, por ello, fue nominada en la categoría Nueva Promesa Femenina en los Globos de Oro de ese año. Asimismo, entre 1968 y 1969, filmó las últimas películas de su vida: Rosemary’s Baby, The Wrecking Crew y The Thirteen Chairs.

Tate interpretó a Jennifer North, una joven actriz en busca de fama en “The Valley of the Dolls” (1967).

Muerte en Los Ángeles

Luego de filmar The Thirteen Chairs  junto con Vittorio Gassman y Orson Welles en Italia, Tate -quien se encontraba embarazada-, volvió a a Los Ángeles. En esta ciudad ella y Polanski alquilaron una casa en Cielo Drive, en Benedict Canyon. Sin embargo, por temas laborales, Polanski se quedó en Londres.

Así, el 8 de agosto de 1969 cerca de la medianoche, Tate -quien se encontraba a dos semanas de dar a luz-, fue cruelmente asesinada junto con sus amigos Jay Sebring, Voytek Frykowski y Abigail Folger, por la secta fanática del asesino serial, Charles Manson.

Lea también:  Torbellino de emociones

Tras su muerte, Polanski quedó devastado. Sin embargo, hace unos años, en una entrevista reveló cómo afrontó este hecho en su vida: “Poco después del asesinato, me vi con un amigo, un siquiatra. Me dijo que tardaría al menos cuatro años hasta que pudiese funcionar otra vez con normalidad. Entonces me pareció mucho tiempo, pero resultó ser más de cuatro años. Me pregunto cómo un siquiatra puede equivocarse tanto”.

Tate y el director italiano Vittorio Gassman, en el rodaje de “The Thirteen Chair” (1969).