Como parte de su gira llamada “Sweetener”, Ariana Grande de veintiséis años, se encuentra en Europa. Sin embargo, en los últimos días, generó polémica luego de cancelar el meet & greet con sus fans en Manchester, a raíz de los traumáticos episodios que vivió en esta ciudad hace dos años.

El 23 de mayo de 2017, en el Manchester Arena, el concierto ofrecido por Ariana Grande fue blanco de un ataque terrorista por parte del Estado Islámico, el cual  dejó 22 muertos y más de 50 heridos.

Malos momentos

La vida de Ariana Grande cambió significativamente desde mayo de 2017: ese mes, durante un concierto ofrecido en Manchester -el cual era parte de su gira “Dangerous Woman Tour”-, Grande fue testigo de un atentado terrorista en uno de sus conciertos, lo que generó en ella un trastorno de estrés postraumático.

A esto se sumo en setiembre de 2018,  la muerte de su ex novio, el rapero estadounidense Mac Miller, quien murió por una sobredosis, y de la que algunos de los seguidores del cantante, responsabilizaron a Grande, afirmando que este  recayó en las drogas por sus problemas con Grande, además del repentino noviazgo que mantuvo con el comediante Pete Davidson.

Con estas dos situaciones de por medio, la cantante de “Thank U Next”, siguió su vida, asistiendo a terapias psicológicas.

 

De vuelta a Manchester

Luego de un poco más de dos años del atentado, Grande volvió a Inglaterra como parte de su gira “Sweetener”, en la que se presentó en Manchester. Durante su concierto, la actriz se dirigió al público y les dijo sentirse “completamente abrumada” y “muy nerviosa”.

Lea también:  Ariana Grande confiesa por qué finalizó su romance con Mac Miller

Sin embargo, luego de compartir algunas canciones con sus seguidores, la cantante se sintió más tranquila y dijo: “Su amor, fuerza, y unidad me mostraron a mí, a mis bailarines, a la banda y a todo el equipo que no nos tenemos que vencer. Pienso en Manchester constantemente y llevaré esto conmigo todos los días, por el resto de mi vida”.

Grande se sincera

Desde que ocurrió el atentado, Grande siempre ha manifestado públicamente las secuelas que este trauma generó en su vida, los cuales se evidenciaron en continuos cuadros depresivos y trastornos de ansiedad. 

Al parecer, estos síntomas no han desaparecido por completo de su vida, ya que en su última estadía en Manchester, la cantante estadounidense tuvo que cancelar los meet & greet que tenía programados, debido a que se encontraba indispuesta. Así lo hizo saber a través de un largo mensaje que publicó en su cuenta de Instagram.

Ariana Grande volvió a realizar una gira por Europa luego de dos años de ocurrido el atentado en Manchester.

“Hola amores míos. Es hora de de ser sincera. Mi depresión y ansiedad han estado a unos niveles muy altos últimamente. He estado dándoles todo lo que tenía y tratando de dejar estos problemas a un lado, pero no puedo esconderlo más”, se lee en la primera parte del mensaje. 

Luego, la cantante explica los motivos que la llevaron a tomar esta decisión: “Hoy ha sido un día muy duro. Después de sufrir un par de ataques de pánico, creo que la mejor decisión que había que tomar era la de cancelar los meet & greets y guardar mi energía para el show”.

Lea también:  Wimbledon, una tradición de lujo

Asimismo, Grande dijo no sentirse preparada ni con la energía suficiente para reunirse con sus fans. “No quiero apresurarme en la decisión de pasar tiempo con mis fans y que parezca que no estoy cómoda. Me gusta pasar tiempo con ustedes pero no si no soy capaz de dar lo mejor de mi”.

Finalmente, la cantante lamentó no poder controlar los sentimientos que su condición le genera. “Ojalá pudiese controlar estos ataques, pero como cualquier persona que sufre ansiedad o depresión sabe, nadie puede controlarlos”.