En 2013, Alexia Belmont se propuso replicar en nuestro país la metodología educativa Design for Change, que busca cultivar en los niños la mentalidad del “Yo puedo”, permitiéndoles expresar sus propias ideas y que las pongan en acción a través de proyectos de emprendimiento social de gran impacto en la comunidad. Así, a lo largo de estos seis años, el programa ha llegado a colegios de veintitrés regiones del Perú.

Por Manuel Coral González

Diseña El Cambio comenzó sus actividades en el Perú en 2013.

Cambios de paradigma

El panorama de Alexia Belmont cambió por completo luego de viajar a la ciudad de Monterrey, en México, a mediados de 2013. “Me comentaron sobre el programa Design for Change –creado en la India–, que se aplicaba en algunos colegios. Con cuatro pasos, los alumnos desarrollaban proyectos de emprendimiento social de gran impacto en la comunidad”, recuerda Alexia.

Estos cuatros pasos son: Siente (incentivo de la empatía y el compañerismo), Imagina (descubrimiento de los intereses personales y cultivo de la creatividad), Haz (aplicación y concretización de proyectos) y Comparte (invitación a la comunidad a ser partícipe de las iniciativas propuestas por los alumnos). A través de esta metodología, se desarrollan habilidades humanas como la empatía, la compasión y el trabajo en equipo, con el fin de formar futuros adultos capaces de transformar los paradigmas sociales con los que conviven.

Diseña El Cambio está presente en 23 regiones del Perú.

Tras conocer los beneficios de esta metodología educativa, Belmont se preguntó cómo podría replicarla en el Perú. “A mi regreso convoqué a tres amigos, entre los que se encontraba Frida (Ramírez). Sabía que podía contar con ellos para iniciar esta aventura”, precisa. “Cuando Alexia me contó acerca de este proyecto educativo, me encantó el enfoque humanístico, la sencillez de la metodología y, sobre todo, la idea de que las nuevas generaciones pueden cambiar el mundo”, recuerda Frida.

Así, luego de ponerse de acuerdo, ambas contactaron con Kiran Bir Sethi, la fundadora de esta metodología, quien vive en la India, y acordaron iniciar un piloto en nuestro país. “Sabíamos que trabajando desde la gratitud y con un deseo genuino de servir podíamos hacer alguna diferencia que beneficiara a los niños y fuera trascendente”.

Síntomas de cambio

El primer colegio en el que Diseña el Cambió comenzó a implementar su metodología educativa fue el Christa McAuliffe de Lima, ubicado en Lince. Uno de los recuerdos que vienen a la memoria de Alexia y Frida es el proyecto que organizaron y dirigieron en su totalidad los estudiantes de tercero y quinto de secundaria de ese colegio.

El proyecto se llamó Escuela para Padres, y consistió en reunir a todos los padres de familia del colegio para expresarles sus miedos y preocupaciones relacionados con los problemas de la adolescencia y, también, pedirles tolerancia y comprensión en su trato cotidiano. “Los chicos estaban parados en fila en el escenario, cada uno con un papel en las manos, temblando y dándose ánimo entre ellos. Todos los padres estaban muy sorprendidos, algunos con los ojos llenos de lágrimas, escuchando el pedido de sus hijos”, relatan.

Frida Ramírez y Alexia Belmont lideran el grupo de Diseña el Cambio.

Y agregan: “La particularidad de la metodología es que es altamente replicable, ya que los alumnos comparten sus experiencias con la comunidad que los rodea y, en algunos casos, la integran a sus actividades”.

Así, a lo largo de estos seis años en los que Diseña el Cambio lleva trabajando, ha llegado a colegios de veintitrés regiones del Perú. A través de alianzas con las direcciones regionales de educación, empresas, entre otras organizaciones, han desarrollado hasta la fecha más de mil setecientos proyectos alrededor del país, e involucrado a más de treinta y cinco mil alumnos.

Proyección a futuro

Hace tres años, las estudiantes de tercero de secundaria del Colegio Sagrado Corazón de Piura iniciaron el proyecto Implementando una Cultura Lectora, con la finalidad de mostrar que los relatos contados en los libros “no solamente narran historias, sino que enseñan a reflexionar y aprender de las experiencias”. Hoy, han logrado implementar una biblioteca por aula, generando que la comunidad escolar lea más de treinta libros por año.

En la actualidad, Diseña el Cambio cuenta con un equipo de once personas, entre las que se encuentran psicológos, sociólogos y otros especialistas.

Además, han involucrado a más de treinta colegios de la región, con los que realizan una feria del libro por año. Debido al éxito de su proyecto, el año pasado representaron al país en el evento internacional Be the Change, en Estados Unidos; y este año, a puertas de terminar su etapa escolar, visitarán Roma y el Vaticano para participar en la cumbre internacional I CAN – Children’s Global Summit a finales de noviembre. Actualmente, Diseña el Cambio prepara sus próximos proyectos.“En el futuro inmediato, estamos planificando trabajar en las comunidades amazónicas. Nuestro objetivo mayor es lograr implementar el programa en el currículo nacional de educación”.