A raíz de la cuarentena, muchas madres han tenido que conciliar apretadamente los roles de trabajadora a distancia, ama de casa y compañera de clase de sus hijos. Esto motiva una reflexión más profunda sobre la maternidad. 

Por Redacción COSAS

Daniela Henríquez

Ha trabajado en el rubro de la moda y fundó la marca de ropa para niñas Bel & Blu, inspirada en su primera hija Sienna, que ahora tiene 5 años. A ella se unió en casa la pequeña Salma, de 10 meses. Daniela es una mamá joven: ella misma aún no ha cumplido los 30, y eso le da otra perspectiva sobre la relación que quiere establecer con sus hijas.

¿Cuál es el recuerdo más lindo que tienes de tu infancia?

Cuando íbamos de vacaciones al sur de Chile. Disfrutaba mucho del espacio libre y pasar unos meses en el campo y en los lagos, donde podía jugar libre. Aprendí a conectarme con la naturaleza.

¿A quién admiras?

A muchas personas, dependiendo del contexto, pero cuando realmente veo la esencia de alguien es en los momentos difíciles, en la forma cómo reacciona a estos. Es ahí donde veo las virtudes de otros.

¿Qué es lo primero que sentiste cuando te enteraste que serías madre? ¿Y lo primero que sentiste cuando finalmente lo fuiste?

Sentí una gran responsabilidad y cuando vi a mis hijas por primera vez fue amor puro, que solo ha ido creciendo día a día.

¿Qué piensas del movimiento #MeToo?

El abuso no debe ser tolerado y creo que la fuerza de este movimiento inspira a otras mujeres a hablar. Aún falta mucho por hacer pero lo que se ha conseguido hasta hoy se debe al gran esfuerzo de un grupo de mujeres que están usando su voz para hacerle frente a la violencia.

¿De qué manera afectó en tu relación de pareja tener un hijo?

Nos unió muchísimo.

¿Qué piensas de la depresión posparto?

Es importante que las madres tengan información sobre esto, para que no se sientan solas y que sepan que es un trastorno común que con tratamiento se supera.

Madres pareja tener un hijo Daniela

“Los niños dicen lo que sienten y lo que piensan sin filtros, todo lo preguntan”, dice Daniela, riendo ante Sienna y Salma.

¿Cómo crees que se ha redefinido el concepto de maternidad que vives tú, del que tenías cuando eras niña?

Creo que no hay un manual que te diga cómo ser madre, es algo que se va entendiendo en el camino. Valoro mucho la crianza con respeto y el ejemplo.

Se dice que la mujer es la base de la familia. ¿Qué opinas?

Es un balance, somos un equipo.

Cada vez hay más mujeres que tienen hijos a partir de los cuarenta años y más. ¿Qué opinas de esto?

Cada persona tiene sus tiempos y eso se debe respetar sin presiones.

¿Qué opinas de optar por un “vientre de alquiler”?

Creo en la libertad. Si no le haces daño a nadie, haz lo que te haga más feliz.

 

Patricia Villanueva

Artista plástica, ganadora de numerosos reconocimientos (como la beca Unesco-Aschberg), ha dedicado buena parte de su carrera a enseñar, a la par que continuaba con su práctica artística. Actualmente es curadora de proyectos educativos del Museo de Arte de Lima. Desde hace tres meses, quien aprende es ella: a los 46 años es mamá por primera vez, del pequeño Kai, que significa “océano” en japonés.

¿Cuál es el recuerdo más lindo que tienes de tu infancia?

Hace ya un buen tiempo que vuelvo al mismo lugar: camino con mi mamá por la orilla del mar, de la mano; ella con su sombrero de paja y yo con las sandalias en la mano. Solíamos ir de campamento a la playa todo el tiempo y ella amaba entrar al agua y nadar dando largas brazadas. Una vez en el agua, me ponía en su pecho y yo me colgaba de su cuello y ella nadaba de espaldas llevándonos a ambas a lo largo de la playa. Era totalmente feliz.

Lea también:  Yoga para Mamás: Maestra Seva Siri Kaur en Lima

¿Qué preguntas evitaste hacer a tus padres de niña, pero que no te gustaría quedarte sin saber la respuesta?

¿Se amaron todo este tiempo?

¿Qué es lo primero que sentiste cuando te enteraste de que serías madre? ¿Y qué es lo primero que sentiste cuando finalmente lo fuiste?

Nosotros pasamos un largo tiempo buscando quedar embarazada. Un camino como ese tiene muchos altibajos, a veces más bajos que altos y los bajos pueden dejarte noqueada. Tanto así, que al principio celebras bajito cuando un test sale bien, o cuando los resultados de un tratamiento son positivos. Celebras sentada en el auto afuera de la clínica. Celebras por mensajes de WhatsApp, cortitos. Hasta que un día escuchamos el corazón de KaiTaro en el monitor: ¡Tun tun tun! No había nada “bajito” en ese sonido. Y lo que sentí fueron unas inmediatas ganas de gritar. Me había convertido en jardín y no estaría sola nunca más. Dice Christian [su pareja, el diseñador gráfico Christian Arakaki] que cuando Kai nació, primero me escuchó llorar a mi y luego a él. Yo solo puedo decir que en ese momento lo sentí absolutamente todo.

¿Qué es en lo primero que piensas al despertar?

“¿Le toca su leche?”. Y lo primero que hago es verme el dorso de la mano izquierda ya que siempre apunto, con un lapicero, la hora en que tomó la última vez. Mi vida es como la película “Memento”: si no lo tengo “tatuado” en la mano, no sucedió.

Madres pareja tener un hijo Patricia

“Creo que hace rato que la idea establecida de lo que constituye una familia está caduca. La base de la familia no es una persona, es el compromiso diario, el amor y el respeto”.

¿De qué manera afectó en tu relación de pareja tener un hijo?

La cuarentena nos agarró en cuarentena. Llevamos tres meses aislados del mundo, cuidando de Kai. Una cosa buena que ha traído el aislamiento social es que Christian ha tenido el privilegio de estar estos tres meses en casa con el bebé. Un privilegio que pocos hombres tienen en este país. Eso ha marcado toda la diferencia. Lo hemos visto crecer día a día juntos. Cuando Kai se rió por primera vez, estábamos juntos. Pienso que esta experiencia y cómo nos está tocando vivirla nos ha hecho más fuertes.

¿Qué piensas del movimiento #MeToo?

Soy una mujer feminista que siempre ha estado rodeada de mujeres fuertes que se apoyan y contienen. Siempre pensé que tendría muy claro cómo criar a una niña en el mundo de #MeToo. Pero Kai nació y me ha obligado a pensar mucho acerca de cómo podemos criar niños aliados, sin estigmatizar, al mismo tiempo, su naturaleza masculina. Criar un hombre que esté orgulloso de serlo y que se sienta libre de redefinir qué es lo que eso significa. Criar a Kai para que sea uno de los buenos.

Cada vez hay más mujeres que tienen hijos a partir de los cuarenta años, y más. ¿Qué opinas de esto?

Tengo 46 años y tenía 45 cuando Kai nació. Además, súmale mi cabello todo lleno de canas. Todo el mundo tenía su propia opinión al respecto. ¿Que qué opino? Que hay que seguir a tu corazón, tomar mucha agua y entrenar bastante-bastante porque vas a necesitar tener a tu cuerpo de tu lado.

¿Qué opinas de las mujeres que no quieren tener hijos?

La maternidad debe ser una elección no una obligación. Cada persona tiene el derecho de decidir qué hacer con su vida mientras no dañe a nadie más. Hay demasiados niños no deseados y abandonados en el mundo. La maternidad no es lo único que define a una mujer en lo absoluto.

Lea también:  Mamá deportista: 10 ideas para el regalo perfecto

 

Pamela Rodríguez

La cantante peruana dos veces nominada al Grammy Latino y dueña de La Sanahoria, una tienda de productos saludables y orgánicos, desborda creatividad. El año pasado publicó “Desmadre”, un libro de carácter íntimo en el que revela con absoluta sinceridad su experiencia con la maternidad. Como sus aciertos y errores con Luana, su primera hija, de 11 años, o el hecho de haber conocido al padre de Lila, su segunda hija de año y medio, en Tinder. Pamela nunca ha sido tímida al referirse al caos que viven las mujeres hoy en día en ese intento por compaginar los diferentes roles que deben asumir en la sociedad.

¿Cuál es el recuerdo más lindo que tienes de tu infancia?

Los domingos en pijama con mis papás y mi hermano, comiendo pan francés caliente con mantequilla y leche con Milo.

¿A quién admiras?

A todas las personas que viven en paz.

¿Qué es lo primero que sentiste cuando te enteraste que serías madre?

Pensé: “¡Pobre criatura!”.

¿Y qué es lo primero que sentiste cuando finalmente lo fuiste?

Mucha tranquilidad de que la vida ya no se tratará solo de mí.

¿Qué es en lo primero que piensas al despertar?

Normalmente no pienso. Respiro, intento recordar mis sueños, me estiro, tomo agua.

¿Pero ahora?

Ahora pienso: “¡Cuarentena de m….!”.

¿De qué manera afectó en tu relación de pareja tener un hijo?

No diría que solo la afectó, la transformó. Por un lado, profundizó nuestro vínculo, y por el otro, comprometió nuestros espacios de intimidad. Algo que encontré particularmente difícil fue que la crianza es una zona de gobierno bicéfala y eso, si no se coordina con madurez, puede ser una guerra.

Madres pareja tener un hijo Pamela

“Antes los niños teníamos que ser muy creativos para entretenernos. Ahora las mamás estamos obligadas a ser las animadoras, la agencia de entretenimiento, las coordinadoras de agenda, las tutoras… eso es diferente”, reflexiona Pamela, que aquí posa con sus hijas Luana y Lila, y su madre, Silvana Arnaiz.

¿Qué piensas de la depresión posparto?

Que es una realidad de la que se habla poco y está llena de mitos. Se piensa que la depresión se trata de tristeza y melancolía o que solo afecta a unas cuantas mujeres. Pero es algo muy intenso para la mayoría, una explosión hormonal. Una se siente desencajada, no se descansa y si das de lactar, ¡peor! Es un proceso agotador en el que el cuerpo está recuperándose del parto y, paralelamente, cambia la vida, los roles de la familia, la relación con una misma, con la pareja, los demás hijos si es que los tienes. El problema es que la narrativa de la maternidad es muy marianista y está construida desde una falsa idealización. Y la verdad, yo no supe por dónde encontrarle lo positivo a mis pezones agrietados.

¿Qué aspectos del tipo de crianza de tu madre adoptarías?

Me gustaba que mi mamá tuviera momentos sagrados de familia. Los domingos eran intocables y todas las noches nos sentábamos a comer los cuatro en la mesa. Compartíamos mucho y eso es cada vez más difícil. Por ejemplo, ayer almorcé con mi hija, pero ella no almorzó conmigo. Estaba con las amigas en Zoom.

¿Y qué piensas de las mujeres que no quieren tener hijos?

Ayer me preguntaron a qué le tengo miedo y contesté que le tengo miedo al mundo en el que vivimos y a la responsabilidad que siento de cara a haber traído a mis dos niñas amadas a transitar por él. No me extraña que haya muchas personas que no quieran enfrentarse a ese abismo y que decidan no tener hijos. Pero al margen de esa perspectiva personal, creo que se ha estigmatizado a la mujer por motivos que hoy no tienen vigencia. Ya no vivimos en una época donde la valía de una mujer estaba basada en su capacidad de procreación. Eso ya fue. Ahora el valor y la realización personal están en la manera en que vivimos, fieles a nuestra naturaleza, en libertad y armonía con nuestro entorno.

Lea también:  Volver a casa: las madres de "De vuelta al barrio"

¿Qué opinas de optar por un “vientre de alquiler”? ¿Y si fuera el caso de una mujer fértil?

Creo en el vientre de alquiler en el marco de una legislación sensata y justa. Y si la mujer es fértil, ¿a qué nos referimos con eso? Tal vez pueda tener hijos naturalmente pero no tenga la “fertilidad” mental para pasar un embarazo. Hay tantas realidades, no podemos juzgar a nadie, solo vivir como mejor podamos.

 

Christine Schnyder

Comunicadora de profesión, Christine Schnyder es cofundadora y gerente general de Dress2Go, una tienda de alquiler de vestidos de gala que apuesta por la moda sostenible. Si en lo laboral resaltan sus ganas de hacer algo novedoso, en lo personal también hay una intención de hacer una diferencia, como lo demuestra su voluntariado con niños de hematología pediátrica. Desde hace un año, es madre de Emilio.

¿Cuáles son los recuerdos más lindos que tienes de tu infancia?

Son los más sencillos: jugar con mi hermano en el jardín de la casa, los almuerzos familiares de los domingos y hacer castillos de arena con mis amigas.

¿Qué preguntas evitaste hacerle a tus padres de niña, pero no te gustaría quedarte sin saber la respuesta?

De niña era bastante preguntona y teníamos una relación muy abierta. Que recuerde, no me quedaba con ninguna pregunta dentro.

¿A quién admiras?

A mi mamá. Una mujer que mantuvo el balance entre su familia y su negocio. Siempre nos puso en primer lugar pero jamás se dejó de lado a sí misma. Qué suerte haber crecido con alguien que me llenó de amor, seguridad y que fue mi ejemplo. Hoy es mi mejor amiga.

¿Qué es lo primero que sentiste cuando te enteraste que serías madre?

Sentí una emoción inmensa y mucho miedo. “¿Lo haré bien?”, me preguntaba.

¿Qué es en lo primero que piensas al despertar?

“Gracias por un nuevo día”.

Madres pareja tener un hijo Christine

Admira a su madre, “una mujer que mantuvo el balance entre su familia y su negocio. Siempre nos puso en primer lugar pero jamás se dejó de lado a sí misma. Qué suerte haber crecido con alguien que me llenó de amor, seguridad y que fue mi ejemplo”, dice Christine, quien, por cierto, al cierre de esta edición nos contó que está embarazada de una niña. ¡Enhorabuena!

¿De qué manera afectó en tu relación de pareja tener un hijo?

Al inicio sentí el cambio porque un bebé recién nacido depende mucho de su mamá. Aun así, tratamos siempre de darnos nuestro espacio y poco a poco se tornó más fácil. Por suerte tenemos una maravillosa persona que nos ayuda, y eso nos permite salir los dos solos y darnos el tiempo en pareja que necesitamos.

¿Qué aspectos del tipo de crianza de tu madre adoptarías?

Siempre admiré su sensibilidad, su pasión por la vida, su positivismo, generosidad y entrega con los más necesitados. Pero, sobre todo, el amor que nos da a mi hermano y a mí.

Se dice que la mujer es la base de la familia. ¿Qué opinas?

Depende de la familia. Cada vez conozco más padres que son los directores de orquesta. En mi caso, somos los dos los que juntos hacemos la base. Tengo un esposo increíble que me motiva y apoya siempre en las decisiones.

Cada vez hay más mujeres que tienen hijos a partir de los cuarenta años y más. ¿Qué opinas de esto?

Las mujeres deberían sentirse libres de tener hijos a la edad que quieran, sin tener que dar explicaciones o sentirse en la mira. Pienso que, mientras se reciban los cuidados necesarios y el médico esté de acuerdo, la edad de la madre no es relevante.

¿Qué piensas de las mujeres que no quieren tener hijos?

La sociedad ha estigmatizado el rol de las mujeres y se cree que “debemos tener hijos”. Las personas juzgan demasiado todo el tiempo. Varias veces me he cruzado con mujeres que me han dicho que no quieren ser mamás y me parece genial que lo tengan claro. Soy de la idea de que si no quieres hijos, no los tengas. Implican una gran responsabilidad y si se piensa que no se va a poder manejar, entonces la decisión más inteligente es no tenerlos.

¿Qué opinas de optar por un “vientre de alquiler”?

Una gran amiga pasó por ese proceso y no fue fácil. Hoy, agradecemos a la ciencia que le dio la oportunidad de ser mamá. Hay tantas mujeres con problemas de fertilidad que buscan sin parar la forma de convertirse en madres. Este es un tema tabú que se debería dar más a conocer.