Mary Trump, psicóloga de profesión y sobrina del mandatario, ha encendido la pradera con una polémica biografía que saldrá a la venta la próxima semana. Entre el retrato familiar y el análisis clínico, acusa a Donald Trump de ser un “narcisista” y de “amenazar la vida de los estadounidenses”. 

Por Redacción COSAS

“Creció en una familia profundamente disfuncional, que lo convirtió en un líder destructivo e inestable”. Así es como Mary Trump retrata a su tío, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su más reciente libro de memorias. Bajo el título “Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man” (“Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo”), el texto describe al mandatario como un intimidador y lo acusa de fraude.

El nuevo libro que remecerá los cimientos de la Casa Blanca llegará a las librerías el próximo 14 de julio. Sin embargo, algunos medios estadounidenses han tenido acceso a algunos extractos de lo más explosivos. Aquí resumimos en cuatro puntos las confesiones más duras de la también psicóloga clínica de 55 años.

Libro memorias presidente estados unidos

La familia Trump ha presentado demandas para impedir la distribución del controversial libro.

1. Un narcisista formado en casa

Mary Trump sostiene que para su tío “nada es suficiente” y que posee todas las características de un narcisista. “Esto va mucho más allá del narcisista del jardín de infancia”, escribe. “Donald no es simplemente débil, su ego es algo frágil y debe ser reforzado en todo momento porque sabe en el fondo que no es nada de lo que dice ser”, señala. Para ella, su tío quedó impactado tras ver al patriarca del clan, Fred Trump, intimidar a su padre Fred Trump Jr., quien murió a causa de una enfermedad vinculada con el alcoholismo cuando ella tenía solo 16 años.

Donald Trump, siete años menor que su difunto hermano, “tuvo mucho tiempo para aprender a humillar viendo el ejemplo de Fred”, escribe Mary. “La lección que aprendió, en su forma más básica, fue que estaba mal ser como Freddy. El abuelo no respetaba a su hijo mayor, por lo que Donald tampoco lo haría”. Y es que el  magnate fue extremadamente duro con su primogénito, a quien quería poner al frente del negocio inmobiliario de la familia. No obstante, cuando el padre de Mary se alejó de la empresa, no tuvo más opción que recurrir a su segundo hijo, Donald.

Donald Trump Mary Trump 2

Donald Trump junto a sus padres Fred y Mary An. Trump.

Según deja entrever el libro, esta no fue una decisión que lo dejara satisfecho. “Cuando las cosas se pusieron mal, a fines de la década de los 80, Fred ya no podía hacer nada contra la brutal ineptitud de su hijo. El padre no tuvo más remedio que aceptar el compromiso”, escribe. “Su monstruo había sido liberado”, agrega. En otro apartado, la psicóloga culpa al abuelo de “destruir” a Donald Trump al interferir en su “capacidad para desarrollar y experimentar todo el espectro de las emociones humanas”.

La Casa Blanca ha rechazado las afirmaciones sobre el progenitor del presidente. Además de que cita al mandatario describiendo la relación que tuvo con él como “cálida” y “muy buena”.

2. Su propósito: derribar a Trump

Mary Trump también relata cómo proporcionó documentos fiscales a “The New York Times”. El diario los utilizó para publicar un extenso artículo sobre los “dudosos esquemas de impuestos de Trump durante la década de 1990, incluidos escandalosos fraudes, que aumentaron enormemente la fortuna que recibió de sus padres”.

La autora señala que los periodistas se acercaron a ella en 2017 y que inicialmente no quiso colaborar. Esperó un mes, observando cómo “Donald destruía las normas, ponía en peligro las alianzas y pisoteaba a los vulnerables”, antes de decidirse a contactar a la prensa. Tras retirar 19 cajas con documentos legales del bufete de abogados donde se guardaban, las entregó en lo que describió como el momento “más feliz que había sentido en meses”. “No fue suficiente para mí ser voluntaria en una organización que ayuda a los refugiados sirios”, afirma. “Tenía que derribar a Donald”.

Donald Trump

El magnate estadounidense ha sido criticado por la forma en que se refiere a las mujeres y el libro de su sobrina hace eco de ello.

3. Estafa académica

La mujer también revela que su tío le pagó a un amigo para que lo suplantara en el SAT, un examen estandarizado con el que se evalúa a los postulantes a la universidad en Estados Unidos. Lo hizo porque estaba “preocupado”, argumenta. “Temía que su promedio de calificaciones, que lo colocaba lejos de la cima de su clase, arruinara sus esfuerzos para ser aceptado”.

Contrató a “un chico inteligente, con reputación de ser bueno en los exámenes, para hacer su SAT por él”, escribe. “Donald, que nunca careció de fondos, le pagó bien”, añade. Como se sabe, el político asistió a la Universidad de Fordham en Nueva York, pero luego se trasladó a la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pennsylvania. De momento, el equipo de prensa del presidente ha negado tal acusación.

Donald Trump Mary Trump

Donald Trump ingresó a la Academia Militar de Nueva York en el otoño de 1959, cuando cursaba el sétimo año de su etapa escolar.

4. Su problema con las mujeres

Mary Trump narra que una vez su tío le pidió que escribiera un libro anónimo sobre él, llamado “The Art of the Comeback” (“El arte del contraataque”). Le entregó “una lista de mujeres con las que esperaba salir pero que, después de rechazarlo, se convirtieron en las personas más detestables, feas y gordas que había conocido nunca”. Más tarde hizo que alguien más la despidiera y nunca le pagó por su trabajo, confiesa.

Asimismo, señala que su tío hizo comentarios inapropiados sobre su cuerpo cuando tenía 29 años. Esto a pesar de ser su sobrina y de estar casado en aquel momento con su segunda esposa, Marla Maples. Además, apunta que le dijo a su esposa actual, Melania, que su sobrina había abandonado la universidad y había consumido drogas cuando la contrató para hacer el libro. Si bien la autora reconoce que dejó la universidad, dice que nunca probó dichas sustancias, y que cree que su tío inventó eso para presentarse como su “salvador”.

Tiffany Trump

Donald Trump, Marla Maples y su hija Tiffany en el hotel Crillon, en París, en 1996.

Fotos: @thinklogicalorg, @7ummit