Con la segunda candidatura de Donald Trump para la Casa Blanca en pleno apogeo, recordamos una entrevista llena de ironía del  año 2005, cuando Camilla Long, de la revista Tatler, fue al piso 66 de la Torre Trump para conocer a la recién casada Melania, quien había navegado por los complicados mundos de la moda, los multimillonarios y el real estate para aterrizar, muy firmemente, en sus perfectamente manicurados pies. “Creo que una mujer nunca puede ser demasiado rica y demasiado delgada.”

Por Camilla Long

Entonces, ¿qué se siente pasar los dedos por el famoso cabello de Donald Trump? “Es hermoso”, susurra su última esposa mientras se reclina en el sofá de su oficina, un cubículo con incrustaciones de oro en el piso 66 de la Torre Trump. “Su pelo es muy suave. Es un chico muy guapo y sexy. Por supuesto, le gustaría que su cabello fuera mejor, pero todos tenemos algo que nos gustaría que fuera mejor, ¿no?”

Melania Trump

Melania Trump en 2005.

Para la propia Melania, hay muy poco podría ser mejor. A sus 34 años, la belleza eslovena es, al menos extraoficialmente, la reina de Nueva York. Desde una infancia comunista bajo Tito, ha navegado por los complicados mundos de la moda, los multimillonarios y el mundo de los bienes raíces para aterrizar con firmeza sobre sus perfectamente manicurados (a la francesa) pies. En enero pasado, su matrimonio en Mar-a-Lago, el resort privado de Trump en Palm Beach, fue aclamado nada menos que como una ‘boda real estadounidense’.

‘Oh, fue solo una gran fiesta’, se ríe, minimizando la histeria global de todo (en un momento, se acercó un canal a la pareja para transmitir la boda en la televisión en horario estelar, una propuesta que ella rechazó firmemente).

La decoración de Melania, entre imperio romano y casino de Las Vegas

Con unos Levis azul pálido, un top de cashmere rosa pálido y tacos Dolce & Gabanna de piel de leopardo, Milania despide toda una imagen de elegancia hogareña a lo Trump. La única joya que lleva es su anillo de bodas. Su rostro está libre de maquillaje. Su pelo en rulos. El famoso apartamento de Trump, que ocupa los tres pisos superiores de la Trump Tower en la Quinta Avenida, se extiende detrás de ella en toda su grandeza dorada.

Melania Trump durante sus años de modelo.

Melania Trump durante sus años de modelo.

Incluso Melania y su sonrisa halógena se ven inundadas por la decoración. Con cientos de accesorios de oro barrocos, el interior es como estar dentro de una caja de chocolates Ferrero Rocher. Las puertas de oro fundido en la entrada, una fuente interior con candelabro a juego de 3 metros de ancho, enormes estatuas, cuadros old masters de colores brillantes y frescos en el techo (sátiros semidesnudos con lomos engrasados ​​y liras) combinan la majestuosidad del Imperio Romano con la estética de un casino de Las Vegas. Y en el centro se encuentra Melania, toda ojos azules ardientes, brazos delgados y perfectos y piernas de caballo de carreras, como una villana de Bond que se ha tropezado con el set de Dinastía.

“Tenemos nuestro espacio privado en el piso de arriba”, dice, con un acento de gatito de Europa del Este. “Vemos televisión allí, cenamos, nos relajamos”. Una sirvienta vestida de uniforme desenrolla una aspiradora en el fondo antes de subir las escaleras para acomodar el edredón de color albaricoque que va sobre la cama con corona. Todo es claramente visible desde el comedor.

El piso superior del apartamento es una madriguera de habitaciones de los niños y las habitaciones de las niñeras. Abajo está el dormitorio que Melania comparte con Donald, donde cenan ocasionalmente à deux (ella le cocinó pescado alguna vez, “pero eso fue hace un tiempo”), y donde se relaja viendo Desperate Housewives.

Las vistas de cincuenta kilómetros de Nueva York se extienden en la distancia. Central Park por un lado; el Empire State Building por el otro. El jardín está en el techo. Todos los fines de semana Melania se va a Palm Beach (invierno) o Westchester (verano) en el jet privado de Donald.

“Traje muchos de estos de mi propio apartamento”, dice Melania, señalando su escritorio. Ya ha renovado algunas de las habitaciones, pero parece más o menos igual que cuando Ivana, la primera esposa de Donald, se instaló hace casi 30 años. Sus toques – a ella y Donald ‘les encanta el estilo de Louis XIV’ – se extienden a su oficina (rosas de plástico, papel tapiz con el monograma Trump, monedas de chocolate de oro con una ‘T’ gigante en bajo relieve…), muchas fotografías familiares y un poema enmarcado llamado ‘¡No te rindas!’.

Lea también:  Beyoncé está de cumpleaños y los celebra con una campaña solidaria

Sobre todo, es adicta a la memorabilia del Golden Jubilee británico. Tazas y platillos, juegos de té y platos de filigrana están por todas partes. “Cuando estaba en Londres, también les compré un juego a mis padres”, dice. Pero incluso estos recuerdos quedan empequeñecidos por los cientos de regalos de boda.

Trump y Melania: Una ‘boda real estadounidense’

“He estado tan ocupada. No hay tiempo para abrirlos” suspira, señalando las pilas de cajas turquesas Tiffany que cubren una antesala. La boda tuvo lugar hace un mes y todavía no ha abierto los regalos de sus 450 invitados. Por el contrario, le tomó 30 minutos armar la lista de bodas. “Fui muy rápida”, dice Melania. Señala un paquete. “Las cintas rojas significan diamantes…”

Es difícil saber si está bromeando o no (sorprendentemente, pocos tienen cintas rojas). Pero ese no es el punto. Al típico estilo de Trump, en la boda todo se trataba de cantidad. El vestido de novia de Melania, una asombrosa confección de alta costura de Dior en el que apareció en la portada de American Vogue, es referido por Donald como ‘El Ochenta y Siete’, porque costó $ 187,000 dólares. “No es que hayamos pagado eso”, agrega.

Durante las agotadoras cuatro horas de prueba para el vestido, Melania tuvo que tener cuidado de no sufrir una deshidratación. “Necesitas comer, necesitas tomar agua”, recuerda.

Melania Trump en su matrimonio.

Melania Trump con el vestido de novia de Dior que costó $ 187 mil dólares.

Para acomodar a los invitados, que iban desde Bill Clinton hasta Simon Cowell, Donald construyó un salón de baile de 42 millones de dólares desde cero. Luego estaba el anillo ($ 1.5 millones de dólares, una esmeralda del tamaño del faro de un automóvil de Graff de corte cuadrado), la cena, la banda, las estrellas, la magia – ‘y el amor’, dice Melania, cuyo momento favorito fue el intercambio de votos.

“Creo que una mujer nunca puede ser demasiado rica y demasiado delgada”

Melania es ligeramente más tímida que su marido en cuanto a menciones de precios se trata, pero no mucho. “Creo que una mujer nunca puede ser demasiado rica y demasiado delgada”, dice. […] Sí, firmé un acuerdo prenupcial. Fue muy generoso. ¡Estuvo bien! Sin embargo, los rumores de que ella y Donald obtuvieron gran parte de su boda gratis son recibidos con el legítimo desdén. “Simplemente no es cierto”, dice. “La gente nos ofrece diamantes para conseguir publicidad. Así que haces un buen trato. Nos viene bien, pero nada es gratis”.

La nueva Sra. Trump es claramente de las que saben hacer buenos negocios. De hecho, la misma idea de que ella solo se ha casado con Donald por su dinero (es 26 años menor que él) es aparentemente una broma entre ellos. “Él dice cosas como,’Ella solo está conmigo porque soy rico ‘, y ella contesta, ‘Así es, cariño’, comentó la fashionista británica Lucy Sykes. Donald agrega, con una risa irónica: “No sé qué la atrae, probablemente porque soy tan guapo”, cuenta.

Las mujeres de Trump

Como tercera esposa de Donald, Melania entra en una rica tradición de mujeres hermosas y extravagantes. Primero vino la inimitable Ivana. Una ex campeona de esquí de Checoslovaquia y madre de los tres hijos mayores de Donald, Donald Jr, Ivanka y Eric, personificó el descaro de los ochenta.

Luego se casó con la actriz de televisión Marla Maples, quien dio a conocer la noticia de su romance con Donald a Ivana en las laderas de Aspen. Marla es la madre de la hija menor de Donald, Tiffany.

Se rumoreaba que ambas habían sido invitados a la boda, pero es comprensible que Melania lo niegue rápidamente. ¿Quién invitaría a sus ex esposas a la boda? dice, su voz se vuelve inusualmente severa. No es apropiado. Yo hice las invitaciones y, de repente, los periódicos… es ahí donde se dijo que fueron invitadas. Nunca fueron invitadas”.

Melania se niega a hacer más comentarios al respecto con la gracia que la caracteriza. “No tengo contacto con sus ex esposas”, continúa. “Este es nuestro momento. Sé quién soy, tengo mi propia vida y espero que ellas también tengan la suya. Este es su pasado”.

Lea también:  Estefanía León, un ángel etéreo

Sin embargo, la comparación entre las esposas es inevitable. “Mis esposas anteriores eran fantásticas y muy diferentes”, dice Donald. “Ivana era y es una mujer estupenda, pero muy diferente. Y Marla era muy diferente a los dos. En cierto sentido, Melania e Ivana son iguales: europeas, fuertes, inteligentes, con grandes piernas. Marla es inteligente, pero de una manera diferente. Melania es una gran belleza física, con un instinto natural para los negocios: lo salva todo. En Palm Beach le dije que podía ser la reina de este pueblo y la mujer de la sociedad se había enamorado de ella. No pueden creer su belleza física‘. Ivana, Marla, Melania, ¿alguna vez confunde sus nombres? ‘Noooo’, se ríe. ‘Por suerte.’

Un cuento de hadas moderno

A pesar del estruendo estratosférico del estilo de vida de Trump, el romance de Melania con Donald tiene elementos de un cuento de hadas moderno. Llevaba dos años en Nueva York cuando se conocieron en 1998. Ya era una modelo de éxito, había trabajado para catálogos y campañas, en especial en trajes de baño y lencería, ganando lo suficiente para tener un apartamento en Union Square. “Escucho las historias más ridículas sobre mí”, dice. “Que no era un modelo exitoso. Que no tenía dinero y por eso estoy con Donald. De hecho, me iba muy bien”.

Donald Trump y Melania

“Lo que pasa con Melania”, afirma cada vez que puede Donald, “es que es una gran belleza física. Ella es una joven Sophia Loren. Su belleza me asombra. No es normal”

Al contrario de ‘The Donald’, un apodo acuñado por Ivana, Melania simplemente lo llama ‘bebé’. Era una superestrella financiera con una vida privada colorida. ¿Cómo se conocieron? Donal había ido a una fiesta de la industria de la moda en busca de seducir a una supermodelo que estaba allí. “Vi a esta chica sentada a su izquierda”, recuerda Donald. ” Me dije, “No me importa la famosa supermodelo, ¿quién es esa chica?” Amigos míos, unos playboys italianos, me dijeron: “No pierdas el tiempo, todos lo hemos intentado. Prefiere quedarse sentada en casa. Les pregunté: “¿Eso es bueno o malo?” Porque también he estado con chicas con las que todos han estado. La había visto antes, en las pasarelas y otros lugares, pero su belleza me asombró por completo.

Con admirable dureza, Melania, cuya receta para la seducción es la confianza, y Manolo Blahniks, supo actuar muy bien. “Me pidió mi número, pero no se lo di”, recuerda, “porque sabía quién era y sabía que conseguía a todas estas mujeres. Así que quise ver qué tipo de número daba a mí. Si me da un número de oficina, me olvidaba de él. De todos modos, me dio todos sus números y lo llamé a los pocos días. Luego tuvimos una cita “y el resto es historia”.

Melania se mudó don Donald dos años y medio más tarde. Aparte de un pequeño incidente en el 2000 cuando lo dejó por una semana (‘Tuvimos un problema y lo resolvimos’, dice ella secamente), ha una relación tranquila y maravillosa.

“Después de tanto tiempo, pensé que sería injusto no casarme con ella”

Le propuso matrimonio en abril del año pasado, justo antes de que asistieran a la gala de disfraces del Museo Metropolitano de Arte. Le presentó el anillo mientras se preparaban para salir. “Después de tanto tiempo, pensé que sería injusto no casarme con ella”, dice Donald. “Ella es una mujer en la flor de su vida”. La amiga de Melania, Serena Boardman, está de acuerdo. Donald no necesitaba volver a casarse, y no creo que lo hubiera hecho si no hubiera pensado que había encontrado una pareja para toda la vida, una oferta irresistible.

Según todas las fuentes, los dos encajan bien. Hablan de valores familiares que otros consideran pasados ​​de moda. Ambos admiran el matrimonio de sus padres. “Los míos estuvieron juntos 63 años”, dice Donald. “Alguien me dijo que tienes que trabajar en las relaciones. Dije: ‘Si eso es cierto, nunca va a funcionar porque trabajo todo el día’. Mi padre llegaba a casa, le preparaban la cena y luego leía o lo que fuera. Ahora es así. Nunca he tenido una relación tan fácil como esta'”.

Melania es aún más romántica. “Estamos uno al lado del otro y somos iguales en la relación. Nos apoyamos mutuamente, ya sabes. Siempre creemos, los dos, en ‘esa mujer detrás de un hombre y el hombre detrás de una mujer'”.

Lea también:  Bill Gates dispuesto a gastar miles de millones para encontrar la vacuna contra el coronavirus

Los niños ciertamente son una prioridad para los dos. “Sí, queremos tener hijos muy pronto”, confirma, con tanto entusiasmo, que uno se pregunta si ya está embarazada (no lo está).

Los momentos privados los pasan viendo películas o cenando en Nueva York. Los fines de semana en Palm Beach toma el sol o va a un spa mientras él juega al golf. Está tan en control de  su vida privada como en la pública. Come de manera muy saludable, nada para mantenerse en forma, no bebe en las fiestas.

Su actitud hacia la cirugía estética la expresa sin titubiar “¡Encuentra a un buen médico!” Se viste de forma conservadora, “apegada a los colores sólidos”, dice Serena Boardman, “y a diseñadores como Valentino, Dolce & Gabbana y Oscar de la Renta”. Sin embargo, está menos interesada en la moda de lo que cabría esperar. No posee una sola pieza de alta costura. “No me gusta mucho”, dice. “Ya sabes, compras una pieza y la usas una o dos veces y eso es todo”. En cambio, deja que su sensualidad hable por sí misma. En la cama, opta por ‘no mucho’.

El clan Knauss

La familia de Melania, todos con sede en Eslovenia, nunca está lejos. Conversa con ellos por teléfono o van a visitarla. Su única hermana es una hermana mayor llamada Inés, que es diseñadora industrial con cabello corto y oscuro y los mismo pómulos. Invitada habitual del apartamento, está aquí en este momento. La veo brevemente antes de salir a la peluquería.

“Viene aquí a menudo”, dice Melania, quien también recibe la visita de sus padres al menos dos veces al año durante varias semanas. Su antigua vida en Eslovenia debe parecer a eones de distancia del esplendor que ahora disfruta. “No teníamos McDonald’s”, dice Melania, que posee cientos de zapatos y cuyo mayor derroche fue un abrigo de piel de cordero de $ 15.000 dólares hasta la rodilla. “No teníamos otras cosas americanas, pero no sentía que me perdía de nada”, añade Melania, cuyo nombre en griego significa “belleza oscura”.

Hija del austriaco Viktor Knauss y su esposa Amelia, tuvo una educación decididamente de clase media para los estándares comunistas. Las vacaciones se pasaban en Austria o Italia, esquiando o visitando a los abuelos. Solo cuando Yugoslavia comenzó a fragmentarse sintió temor de que estalle un conflicto.

“Hubo dos semanas de peligro, ya sea que nos atacaran o no”, recuerda ahora admitiendo que hubo momentos en los que estaba muy asustada. Su padre era el gerente de una empresa de automóviles. Su madre diseñaba ropa para bebés. A los cinco años, Melania comenzó a modelar para ella, un pasatiempo que duró hasta mediados de la adolescencia.

“Empecé a modelar profesionalmente a los 16 años y luego conocí a un fotógrafo. Me presentó a una agencia y así empezó todo”, dice. Se mudó a Milán, luego a París y finalmente, en 1996, a Nueva York. Ahora habla cinco idiomas: esloveno, croata, inglés, francés e italiano.

Foto para GQ

Su actitud hacia la cirugía estética la expresa sin titubiar “¡Encuentra a un buen médico!”

Los novios anteriores son estrictamente un tema del que no habla, pero con su apariencia debe haber tenido bastantes admiradores. Su postura demuestra una determinación silenciosa que da a entender que su progreso no se verá obstaculizado por enredos pasados. “Si quieres lograr algo en la vida, debes ser ambicioso”, dice. “Si no eres ambicioso, no irás a ninguna parte”. Cualquier nostalgia por Eslovenia hace tiempo que se desvaneció. “Me fui hace 15 años”, dice. No tengo muchos contactos con la gente de allí, no tengo amigos de la escuela. Voy allí por mi madre. La última vez fue hace dos años ‘.

El círculo de Melania en Nueva York es muy estrecho y muy privado, al parecer por elección propia, aunque aún así se encuentra con una buena cantidad de sanguijuelas. “La gente dice que me conoce porque tal vez quieren que su nombre aparezca en los periódicos”, dice. “Pero no es cierto. Aparecen declaraciones de personas diciendo, ‘fui a la escuela con ella’ y hablan de mí”.

Su mundo social es su familia y de un pequeño grupo de amigos con los que almuerza dos veces al mes en restaurantes de moda como Cipriani o La Goulue. “Es muy reservada”, dice Serena Boardman. “Es un poco tímida. Por encima de todo, confía en Donald, quien claramente se derrite por ella”.

“Lo que pasa con Melania”, afirma cada vez que puede Donald, “es que es una gran belleza física. Ella es una joven Sophia Loren. Su belleza me asombra. No es normal”. Una vez declaró en el programa de Howard Stern que hacían el amor al menos una vez al día. “Solo está bromeando”, dice Donald. Hace una pausa y agrega: “Pero no está tan lejos, te lo aseguro”.

Este artículo apareció en mayo de 2005 Tatler.