Tiffany Trump anunció su compromiso con Michael Boulos, pero el timing no fue el mejor. La noticia fue opacada por Twitter y la salida de su padre de la Casa Blanca.

Por Benjamin Palma

Empezamos a creer que Tiffany toma estas decisiones de manera premeditada. La hija menor de Trump aprovechó el último día de su padre como presidente para compartir, por redes sociales, su compromiso de matrimonio. Celebró la ocasión publicando una foto junto a su pareja, tomada en el interior de la casa presidencial.trump

“Ha sido un honor celebrar muchos hitos, ocasiones históricas y crear recuerdos con mi familia aquí en la Casa Blanca, ¡ninguno más especial que mi compromiso con mi increíble prometido Michael!”, escribió en su cuenta de Instagram.

De todas las especulaciones sobre lo que haría Trump en su último día a cargo, esta era una que nadie vio venir. Aprovechar la residencia presidencial como escenario para el anuncio del futuro matrimonio de su hija, estamos seguros no se encontraba en la lista de nadie. Además, la familia Trump abandonará la capital el día de hoy para resumir residencia en otros estados, así que tenemos por seguro que la boda no se celebrará en Washington. Probablemente lo más lejos posible, se especula en Florida.

Twitter no perdonó

Con el anuncia de la boda llegaron las burlas desde Twitter. Los usuarios de la red social rápidamente apodaron a Tiffany “Queen of timing”. Y es que, la hija menor de Trump mantuvo un perfil bajo a lo largo del periodo presidencial de su padre, pero decidió romper su silencio un día antes de su salida.

Lea también:  Juan Francisco Raffo y sus conclusiones de APEC 2016

Algunos usuarios la acusaron de querer robarse el spotlight en una fecha tan importante. Otros, simplemente no le dieron importancia a la noticia, agregando: “¿A quién le importa?”. Hasta estuvieron quienes acusaron a la joven, de 27 años, de postear fotografias montadas con Photoshop. Pues, argumentan que su relación con Boulos no pasa por un buen momento.

Acusasiones más serias especulaban que el compromiso era una estrategia para escapar una posible investigación legal contra la familia. Recordemos que Michael Boulos es el hijo de un magnate de ascendencia libanesa y francesa, así que hipotéticamente Tiffany podría abandonar los Estados Unidos.

Felices Bodas

La pareja se conoció durante unas vacaciones en la isla griega de Mykonos y dicen que fue un flechazo instantaneo. Meses después, los jóvenes presentaron a sus respectivas familias durante una cena de Acción de Gracias celebrada en el club Mar-a-Lago que Trump posee en Florida, y el resto es historia.

Entre burlas en redes y opacada por la noticia de la salida de Donald Trump, así llegó el anuncio de la futura boda de Tiffany y Michael. Esperamos el día de su boda sea menos polémico, pero con la familia Trump uno nunca sabe. Con tal que la celebren el 18 de enero, no debería haber problema alguno.