Con una cena, un gran baile y un día de playa, la cantante y el billonario empresario reafirmaron su compromiso. Los espectáculos protagonizados por Fanny Lu fueron el hilo conductor de los festejos.

Por Iris Torrejón

El empresario peruano Mario Brescia Moreyra, hijo de Mario Brescia Cafferata y Virginia Moreyra, y la cantante caleña Fanny Lu celebraron su matrimonio en una vibrante fiesta de tres días en la Ciudad Amurallada de Cartagena, en Colombia. Luego de casarse discretamente por civil hace algunos meses en Lima, la pareja reunió a amigos y algunos familiares en el pintoresco destino.

Los festejos comenzaron el miércoles 29 con la llegada de los primeros invitados, provenientes en su mayoría de Lima, Miami y Madrid (las tres ciudades en las que reside la pareja). Los hermanos de Mario, Fortunato y Pedro Brescia, asistieron junto a sus esposas, Jessie Helfer y Jackie Hoffman, respectivamente. Así también, distinguidos empresarios como Eduardo Hochschild junto a su esposa, Mariana Correa, y Yamal Zaidan, con su esposa, Margoth Abusada, llegaron en sus aviones privados para celebrar la unión de la pareja.

La novia estuvo acompañada por su madre, su hija Valentina y su hijo Teo, que es también cantante.

El jueves. los novios recibieron a 120 invitados en el restaurante La Vitrola, que cerraron para la ocasión. La cena fue amenizada por un grupo de música en vivo, al que, llegada la medianoche, se unió Fanny Lu para entonar su éxito “Valió la Pena”, dedicado a su ahora esposo.

El día siguiente fue el central. Los invitados fueron citados en el Teatro Heredia a las 5 de la tarde. La invitación dictaba la vestimenta: las mujeres de largo y los hombres de lino. El histórico edificio estaba decorado con miles de rosas blancas y rosadas y a la entrada se lucía un piano de cuarto de cola, como presagio de lo que vendría.

De manera sorpresiva y como para dar inicio a la fiesta, se levantó el telón del teatro y Fanny Lu apareció sobre él luciendo un vestido rosa de plumas y rodeada de niños y bailarines para interpretar nuevamente  “Valió la pena”. Caso al término de la canción, Mario subió a acompañarla, y se unió a su pareja con un tierno abrazo. Tras el romántico gesto y aún acompañados de los bailarines, dieron pie al baile nupcial, al son de “Fools Rush In”, de Elvis Presley.

Teo Madriñan, hijo mayor de Fanny, tomo entonces el micrófono para cantar una balada de Ed Sheeran. Minutos después, la sobrina de Fanny le tomó la posta.

Terminado los homenajes se sirvió la cena, para la cual se habían dispuesto mesas en los antiguos palcos del teatros. Los centros de mesa estuvieron también adornados por enormes ramos de rosas y cada invitado recibió un menú, que era, en realidad, una declaración de amor de la novia a su esposo: “Un acto de amor eterno. Si fue por llegar a ti valió la pena. Una noche donde la música impregnará de magia nuestra inolvidable historia y endulzará cada hermoso momento”.

Los vestidos de Fanny Lu, la novia

La cantante realizó dos cambios de vestuario a lo largo de la noche. Al traje largo inicial le siguió uno corto y resplandeciente, que accesorizó con zapatillas All-Star y una gorra que llevaba la inscripción “Bride” en brilantinas. Vestida así, la novia regresó al escenario para presentar nuevamente algunas de sus canciones más populares.

Fanny Lu

Fanny Lu junto a su actual esposo (derecha) y uno de los invitados.

Mientras tanto, un cuerpo de bailarines de ballet vestidos de arlequines repartían máscaras venecianas y micrófonos de juguete a los invitados, dando inicio así a “la hora loca”.

Finalmente, el sábado, la celebración se trasladó a la playa Hippie Beach, donde los invitados disfrutaron de una mariscada al ritmo de música en vivo, conjuntos de baile y DJs. Fanny Lu, con un traje de baño bronce y un sombrero tradicional colombiano, ofreció una última presentación en el escenario, dando un final golpe de alegría antes de dar por terminado tan emotivo conjunto de festejos.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.